Incluido en: Edicion:

Protegiendo a los niños del abuso sexual Rosemary Barreras [1]

Broward, Florida, USA.

Por Rosemary Barreras
Protegiendo a los niños del abuso sexual Rosemary Barreras [1] | Letra Urbana

Para cualquier padre, pensar que uno de sus hijos podría ser víctima de una situación de abuso sexual es la peor cosa que podría imaginar que ocurriera. Venimos escuchando acerca de los depredadores online y como Internet ha facilitado, para los pedófilos, el acceso a sus víctimas. En las noticias vemos historias donde los niños son raptados y abusados y nos preocupamos acerca de que haya extraños esperando a encontrar su próxima víctima y que ella pueda ser nuestro hijo.

A pesar de que todo ello es cierto y que hoy los riesgos son mayores, especialmente a causa de Internet, sin embargo hay algunas cuestiones concretas que los padres pueden considerar para proteger a los niños.

Sin embargo, el signo más importante es si el niño se ha mostrado con francas conductas sexuales hacia alguien.

Cuando pensamos en los depredadores de Internet, todos repasamos las imágenes que se muestran en el show de NBC, “To Catch a Predator”. Da miedo verlos trabajando, pero son cuestiones que todo padre debe saber para ayudar a sus hijos a mantenerse seguros. Vigilar a los chicos cuando están en Internet y establecer algunos controles son maneras simples de monitorear el uso de la red, así como también ubicar la computadora que ellos usan en algún lugar familiar de la casa, en vez de hacerlo en la habitación del niño. Si se nota algún cambio en el uso que su hijo hace de Internet como permanecer más tiempo de lo usual, es conveniente que se examine ese hábito. Hay muy buenos programas en el mercado que pueden ayudar en ese sentido.

Cuando se piensa en el abuso sexual, la mayoría de la gente cree que los pedófilos fuerzan al niño explícitamente a tener actos sexuales. Se considera que en una situación de abuso los adultos hablan a los chicos de una manera sexual, que les envían imágenes pornográficas o que los envuelven en fantasías eróticas. Todo ello pone a un niño o a un adolescente en una situación para la que no está preparado emocionalmente. Además los depredadores sexuales son capaces de manipular a los niños, quienes son inocentes para notar que ellos están consintiendo a ciertas cosas.

Los depredadores sexuales en el mundo real son algo diferentes. Mientras Internet les facilitó el acceso a sus víctimas, el modo en que los depredadores se acercan a los niños es diferente a lo que la generalidad de los padres sospechan.

Este signo en particular es relévate porque los niños imitan lo que ven. En consecuencia si un niño se encuentra llevando a cabo una conducta sexual adulta, en oposición a una inocente exploración sexual, los padres deben ocuparse de averiguar qué es lo que está ocurriendo. Una regla básica es que si un niño esta hacienda algo para lo que supuestamente no está preparado, él ha visto o ha experimentado eso que hace.

El mayor porcentaje de los agresores sexuales continúan siendo alguien conocido por la víctima y su familia. Los extraños que pueden abusar de un niño, continúan siendo una pequeña minoría de los casos reportados (15% a 10%), la vasta mayoría son miembros de la familia, padrastros, tíos, abuelos, etc. Esto es lo que enmascara el mayor problema para los padres cuyos hijos están en riesgo. La persona que está abusando del niño es seguramente alguien que la familia conoce y en quien confía.

En consecuencia no se debe ignorar los signos que se presentan cuando el niño puede estar siendo abusado. Uno de ellos es la dificultad que el niño muestra al separarse de los padres, no desea estar solo con alguien en especial, irritabilidad, automutilación o cortes. Debe aclararse que cualquiera de estos podrían ser síntomas de algún otro problema y no necesariamente de abuso sexual. Sin embargo, el signo más importante es si el niño se ha mostrado con francas conductas sexuales hacia alguien.

Este signo en particular es relévate porque los niños imitan lo que ven. En consecuencia si un niño se encuentra llevando a cabo una conducta sexual adulta, en oposición a una inocente exploración sexual, los padres deben ocuparse de averiguar qué es lo que está ocurriendo. Una regla básica es que si un niño esta hacienda algo para lo que supuestamente no está preparado, él ha visto o ha experimentado eso que hace. Si se trata de que “juegue al doctor” con otro niño de su edad, esto usualmente es un modo de exploración sexual. Pero, si un niño se compromete en una práctica de sexo oral o cualquier otra que es considerada claramente adulta, es necesario conseguir ayuda y establecer el modo en que el niño aprendió eso.

Finalmente, si los padres confirman que su hijo fue víctima de un abuso sexual, es importante que su reacción tiene un gran poder en determinar cómo lo ocurrido afectara al niño. Las investigaciones muestran claramente que los niños abusados tienen diferentes consecuencias, dependiendo de cómo los padres reaccionen frente a la situación.

Lo más recomendable, en ese último caso, es recurrir a la ayuda de un profesional entrenado en el tema. Como padres, es importante saber que la mayoría de los niños responden fácilmente cuando son interrogados. Los niños pequeños se dan cuenta con facilidad cuando el adulto que le habla está ansioso y, probablemente respondan lo que usted quiere escuchar.

Finalmente, si los padres confirman que su hijo fue víctima de un abuso sexual, es importante que su reacción tiene un gran poder en determinar cómo lo ocurrido afectara al niño. Las investigaciones muestran claramente que los niños abusados tienen diferentes consecuencias, dependiendo de cómo los padres reaccionen frente a la situación. Si se demuestra protección, si se le hace saber al niño que lo que ocurrió no es su culpa y si se le da lugar a los sentimientos del niño, ellos podrán entender que lo acontecido es una mala experiencia pero no algo que los atemoriza y les crea problemas emocionales a lo largo de la vida.

Artículo por:

Rosemary Barreras

Licensed Marriage and Family Therapist, Broward, Florida, USA. 

Tus comentarios nos ayudan a crecer. Gracias!