Edición
46

COVID-19. La soledad jamás pensada

Buenos Aires
Cuidar nuestra salud en la pandemia es importante, pero no lo es todo. Un médico localiza como la soledad se instala en cada escenario, sus efectos y el antídoto posible.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Observando lo vivido este año teñido globalmente por  el coronavirus, podemos analizar desde distintos escenarios una misma realidad, y por supuesto con distintos caminos, partícipes y  condiciones sociales, pero con un común sentimiento: La Soledad.
Escenario Laboral: Los gobiernos y ministerios de salud piden que la gente se exponga lo menos posible a situaciones de contacto social. Como conducta preventiva mucha gente cambió a home-office. Para ser efectivo hay que lograr disponer un lugar silencioso, sin interrupciones, solo con mi PC, notebook, Tablet, móvil,no importa con qué, sino que esté solo.
Escenario Educativo: Se han implementado clases por medio de la web. Ha cambiado el histórico de “todos en un aula sentados mirando al frente como grupo” a todos mirando la pantalla en red. Ha cambiado un método milenario de aprendizaje en comunidad a un aprendizaje en soledad.
Escenario Social: Se decidió por precaución que la mayor parte de la población se quede en su casa. Podríamos interpretarlo como un “arresto domiciliario” voluntario, pero decidido por el gobierno. Mientras esto pasa, el ciudadano arrestado puede dedicarse a ver TV y dejar de hablar; solo puede hacer aquello que le informan los medios de comunicación. A falta de una guerra donde dos se pelean y hay que tomar parte, el mensaje es “Un malo contra todo este mundo bueno”. El enemigo es uno solo y la lucha es cuerpo a cuerpo. Uno contra uno. Solos el virus y yo. La estrategia es “quedarse en casa”; muchos bien acompañados, algunos mal acompañados y otros solos; el fruto de los meses en esta condición en muchos casos es la depresión. Vivir atemorizados porque el otro pueda contagiarme aísla socialmente.

Los países cierran sus fronteras cuando otra opción podría ser colaborar regionalmente. Nuevamente aparece la soledad como respuesta.


Escenario de la Salud: Los que tienen más riesgo son los ancianos y los pluripatológicos, éstos cayeron más rápidamente. Al mundo asistencial se le abrio una realidad impensada hasta ahora: morir en soledad, sin tener a la familia para acompañar ni para despedirse.
Los médicos sobrepasados por los requerimientos asistenciales tampoco pudimos estar cerca del moribundo. Esta situación cargó de pena a muchos profesionales y, sumado a la falta de tratamiento, incrementó el burnout en el equipo de salud. Muchas veces había que tomar en soledad decisiones críticas, como asignar o no un respirador artificial, sin tiempo de compartir con el grupo de trabajo. Algunos se separaron de sus familias por temor a llevar el virus casa; más soledad.
Escenario Político Económico: Cae la bolsa de todo el mundo, se enfría la economía, caen las acciones, se desvaloriza la moneda. El egoísmo del sistema monetario discute desde el precio de las vacunas hasta a quienes se justifica darla. Los países cierran sus fronteras cuando otra opción podría ser colaborar regionalmente. Nuevamente aparece la soledad como respuesta.
Esta Pandemia se vive de diferentes formas. El escenario común es la soledad y cómo cada uno la vive. La resciliencia puede ayudar. Nelson Mandela dijo” Si 27 años en prisión nos han enseñado algo, ha sido llegar a entender, desde el silencio de la soledad, hasta qué punto las palabras son preciosas y hasta qué punto el lenguaje verdadero tiene su impacto en la forma en que la gente vive y muere”. El lenguaje de la Solidaridad es el único que podrá ayudarnos a dar sentido a esta pandemia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos
Relacionados

Imagen bloqueada