Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Tale of King Crab
Cortesía de Oscilloscope

The Tale of King Crab – Mágica historia inspirada en la tradición oral

Los directores Alessio Rigo de Righi y Matteo Zoppis con su estilo documentalista conocido por Il Solengo (2015) donde presentan el caso de un ermitaño que habita en las afueras de Roma, se desplazan en esta ocasión con una historia de ficción basada en un cuento del folclor popular que se extiende desde Italia hasta Argentina a principios del siglo pasado.

Con gran habilidad artística, los directores son capaces de transportar al espectador a lo largo de escenas que incluyen romance, drama y aventura utilizando el hermoso recurso de la tradición oral, común a todos los pueblos del mundo, que reunidos alrededor de una mesa evocan historias que se transforman de una manera orgánica.

Evocando el Fitzcarraldo de Werner Herzog o algunas escenas de Passolini que pueden rayar con el realismo mágico, The Tale of King Crab se centra en la historia de Luciano (Gabriele Silli), un personaje marginado de la sociedad en el pueblo italiano de Vejano. Cuentan los cazadores sentados en la mesa que se le tildaba de “loco”, “alcohólico” y “aristócrata”, mientras la cámara se desplaza en tiempo y espacio al plano de ficción, y vemos a Luciano con una abundante y desordenada barba y unos protuberantes ojos claros que nos recuerdan las expresiones de Giancarlo Gianini.

Pero mientras nos introducimos en el personaje, empezamos a apreciar otros aspectos interesantes que pueden explicar la tal “locura” de Luciano. Siendo hijo de médico, no sólo goza de ciertos privilegios, sino que aprende a ver las cosas bajo otra perspectiva, permitiéndole enfrentar las injusticias sociales impuestas por el sistema monárquico.

Es así como desafía al príncipe local (Enzo Cucchi) cuando éste decide cerrar una puerta por la que pasan los campesinos con el ganado, hecho que crea confusión y desconcierto en la población. Al fin y al cabo, aunque estén de acuerdo con Luciano, pocos se atreven a protestar.

Pero por otra parte, Luciano debe confrontar también a los de su propia clase, en especial el padre de Emma (Maria Alexandra Lungu), quien se desata en ira ante la idea que un “loco” como él pueda pretender casarse con su hija, a quien ha confesado su amor y muy serias intenciones.

Y es éste hecho el que desata la tragedia que culminará la primera parte de la película, y nos llevará con el protagonista a experimentar un nuevo mundo en la Patagonia argentina. La cinta cambia de panorama, de idioma, y de género, y encontramos a un Luciano transformado, enloquecido de otra manera, y lanzándose a la aventura en busca de un tesoro.

 

La película logra transportar al espectador con los alucinantes paisajes y la música folclórica con su alusiva lírica, y, aunque la segunda parte no sea tan absorbente como la primera, la inclusión del elemento mágico del cangrejo, le permite cumplir su cometido.

The Tale of King Crab tuvo su premier en el Festival de Cannes en la sección de Director’s Fortnight y participó también en la Selección Oficial del New York Film Festival. Presentada por Oscilloscope estrena enabril 15 en New York en Film at Lincoln Center, abril 29 en Los Angeles, y posteriormente en otras ciudades.

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Relacionado

Imagen bloqueada