Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Servants
Servants, Film Movement

Servants – La iglesia católica durante el régimen comunista en Checoslovaquia.

Los conflictos entre el comunismo y la religión han sido discutidos a nivel ideológico antes del surgimiento de las teorías filosóficas marxistas. La experiencia histórica ha mostrado cuán arraigada se encuentra una, y cuán difícil de implementar resulta la otra. Lo cierto es que en ambos casos, la práctica dista mucho de lo que sus adeptos pregonan con la palabra.

Si bien el régimen comunista no logró terminar con la religión y el catolicismo siguió practicándose en los países que implantaron dicho régimen, el precio a pagar fue alto, y las instituciones sufrieron transformaciones necesarias y/o requeridas para subsistir. Tal es el caso que muestra Servants, película dirigida por Ivan Ostrochovský, y escrita por Rebecca Lenkiewicz y Marek Lescák.

Con una impactante fotografía en blanco y negro que recuerda escenarios del expresionismo alemán, la cinta nos introduce al interior de un seminario a través de la llegada de los dos protagonistas, Michal (Samuel polakovic) y Jurai (Samuel Skyva), quienes deciden abandonar su pueblo natal para introducirse en la educación religiosa.

Con ellos entramos a conocer lo que se teje en ese recinto perteneciente a la organización Pacem in Terraque existió entre los años 1971 a 1989, donde las imposiciones de la religión y el estado no sólo sientan presencia, sino que suponen una competencia voraz. La línea divisoria entre ambas instituciones se hace muy frágil, y una ligera inclinación de la balanza hacia uno u otro lado puede tener consecuencias graves.

Tal es el caso que sucede con algunos estudiantes que, en un “acto de rebeldía” o fervor religioso contactan al vaticano directamente y mandan panfletos de denuncia acerca de las restricciones educativas impuestas por el gobierno. Esto hace que la maquinaria estatal, personificada en el nefasto Dr Ivan (Vlad Ivanov), confisque todas las máquinas de escribir del establecimiento para poder dar con el autor del comunicado.

Poco a poco nos damos cuenta de que allí todo está bajo control, y que tanto el director del seminario ((Vladimir Strnisko) como los estudiantes son monitoreados de forma permanente.

La tensión que experimentan los jóvenes la sentimos como espectadores a lo largo de la proyección. Si no son los ojos que acusan, son los que indagan, y un ambiente claustrofóbico nos envuelve tan pronto entramos a los recintos.

Percibimos también cómo la mirada inocente de los rostros casi infantiles que entraron con idealismo se va perdiendo, y los jóvenes se ven confrontados a situaciones inesperadas que los transforman en adultos a la fuerza. No sabemos en qué momento algo nefasto va a suceder, pero lo estamos esperando, y lo único cierto es que hay que tomar partido.

Las actuaciones son excelentes y convincentes, reforzadas por la impecable fotografía de Juraj Chlpík que logra hacernos partícipes de los cuestionamientos morales y la dicotomía que experimentan los estudiantes, en quienes se deposita la responsabilidad de la supervivencia de la institución.

 

Servants se presentó en la sección de Encuentros del Festival de Cine de Berlín, está distribuida por Film Movement y se presenta a partir de febrero 25 en plataformas digitales, VOD y Virtual Cinema.

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Relacionado

Holy Spider – Festival de Cannes

Una de las películas mas impactantes del Festival de Cannes fue la iraní Holy Spider, que cubre el caso real que aconteció en Mashhad, pueblo conservador

Imagen bloqueada