Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Screen Shot 2016-10-17 at 1.38.57 AM

Tony Erdman en GEMS del Miami Film Festival

 

Tony Erdman es la película alemana dirigida por Maren Ade que causó sensación en Cannes tiene como fondo una relación padre-hija, que se presta para elaborar una fuerte crítica social sobre aspectos relacionados con la familia, la obsesión con el trabajo, el dinero y la soledad.

Winfried (Peter Simonischek) es un profesor de colegio divorciado que busca por todos los medios reconectarse con su hija Inés (Sandra Hüller), a quien decide visitar por sorpresa, hecho que no recibe la mejor acogida de parte de ella.

Ines, que ha sido trasladada a Rumania por su trabajo, se siente molesta y exasperada con los excesos de su padre, quien con su peculiar sentido del humor la avergüenza ante sus amistades y compañeros de trabajo. Si bien cuando pequeña los chistes la divertían, ahora son otras sus prioridades, y su progenitor ha pasado a un segundo plano.

A pesar de que la película tiene un tono irónico y logra hacernos reír mas de una vez, el trasfondo es triste y nos deja pensativos ante situaciones tan reales de choque generacional.

El título alude a uno de los caracteres cómicos que el padre personifica en su afán por llamar la atención de Ines. Lo cómico se torna patético y triste, y todos sentimos a la vez el desconsuelo del padre y la impotencia y la culpa de la hija.

Lo importante de esta cinta es que todos hemos podido ser en algún momento tanto Winfried como Ines, e independiente de que nos guste o no lo excesivo de ciertas escenas, que por otro lado le dan su carácter único y la alejan del posible cliché, se logra algún tipo de identificación.

El guión es también de Maren Ade y la película estuvo nominada a la Palma de Oro y ganó el premio FIPRESCI (International Federation of Film Critics) en Cannes en 2016, ganó el Iris de Oro y Premio del Jurado en el Festival Internacional de Cine de Bruselas y otros premios importantes y nominaciones importantes. Además esta cinta es la seleccionada para representar a Alemania para el Oscar a Mejor Película Extranjera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Relacionado

Mamá, Mamá, Mamá

La opera prima de la joven directora argentina Sol Berruezo Pichon Rivière, quien tenía sólo 21 años cuando filmó la película, tuvo el privilegio de

Imagen bloqueada