Edición
46

La nueva trama entre el diseño y la tradición artesanal

México
Nanoush México entrama el diseño de indumentaria con los elementos que forjan la identidad del país. Creadores de la moda y artesanos se reúnen en un trabajo que se expande por las rutas de la alta costura internacional.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Buscando imágenes inspiradas en la tradición mexicana del Día de los Muertos, encontré una que me llamó la atención por el atuendo que lleva la modelo. El tejido de la tela está hecho a mano con un patrón que recuerda los diseños geométricos prehispánicos. Decidí indagar y me encontré con una propuesta acorde con la idea que trabajo desde las artes plásticas de eliminar los límites entre la producción artesanal o popular y el denominado “arte culto”, y exaltar la artesanía como un aspecto fundamental y enriquecedor de nuestra cultura. Nina Constandse, la diseñadora del vestido y creadora de Nanoush México, está totalmente de acuerdo. Es por eso por lo que hace un año optó por utilizar la moda como plataforma para reconocer a los artesanos y exaltar su labor fuera de su país.

Nanoush ve la relación con los artesanos como una colaboración. No solo se trata de emplearlos sino de establecer un diálogo en el que ambas partes trabajan conjuntamente por un resultado final.

Según explica, “Nanoush es una línea inspirada en México. Nuestra principal fuente de inspiración han sido sus artesanías. Abstraemos elementos de éstas, diseñamos y elaboramos nuestras propias telas e integramos piezas creadas en justa comunión con los artesanos. Es un arte que refleja sus dones, el cuidado, la sensibilidad, la delicadeza y el amor con el que cual elaboran piezas impregnadas de su esencia.” El concepto como tal no es novedoso, pues es común encontrar diseñadores de alta costura que basan sus colecciones en tradiciones populares o utilizan mano de obra artesanal en la realización de prendas y accesorios. La diferencia con otras propuestas es que Nanoush ve la relación con los artesanos como una colaboración. No solo se trata de emplearlos sino de establecer un diálogo en el que ambas partes trabajan conjuntamente por un resultado final. De lado y lado se aceptan sugerencias y en esa medida cada prenda se integra y evoluciona hasta lograr el resultado deseado. La diseñadora no impone su criterio sino que estimula un empoderamiento mutuo del cual surgen piezas que muestra en las más destacadas pasarelas y aparecen en prestigiosas revistas de moda.

 

Un objetivo fundamental del proyecto es el aspecto educativo. No solo se inspira en tradiciones como el arte otomí, la cerámica de Talavera, el piteado, el arte huichol, el traje mariachi, los bordados mazatecos y el uso del rebozo para el diseño de prendas y accesorios, sino que además utiliza su plataforma digital para describirlos y enaltecerlos. De la población otomí, uno de los grupos indígenas más numerosos de México, destaca sus coloridos bordados que plasman paisajes, flora, fauna e iconografía relacionada con la vida cotidiana incluyendo diseños alusivos a la siembra y la cosecha. Igualmente destaca a la comunidad indígena mazateca del centro de Oaxaca y en especial a sus bordadoras, quienes realizan coloridos diseños inspirados en las aves y la flora de la región. Además de la gran riqueza visual, Nanoush reconoce el carácter místico y espiritual de estas tradiciones indígenas. Al referirse a la comunidad huichol o wixarika, que habita principalmente en los estados de Jalisco y Nayarit, explica que las piezas que realizan con chaquiras son producto de experiencias asociadas al hikuri o peyote. Según sus creencias, cada una resulta de su contacto con los dioses y a su vez constituye una ofrenda.

Todos los artesanos sueñan con mantener vivas sus tradiciones. Sin embargo, como en muchos otros campos, las nuevas generaciones no quieren seguir realizando esos oficios manuales. En tan solo unos meses, Nanoush ha logrado enaltecer su labor artesanal al llevarla al nivel de la alta costura. Esto ha creado nuevas oportunidades de trabajo y ha hecho que los jóvenes se interesen por perpetuar las tradiciones familiares. Podría pensarse que se trata de una estrategia de mercado, pero esta posibilidad es desmentida por los propios artesanos que reciben crédito con nombre propio por cada una de las piezas realizadas. Sus testimonios y sus datos son compartidos, lo cual es inusual en este tipo de proyecto. Como explica Nina, “uno de los objetivos de Nanoush es crear una red de gente creativa y promocionar el talento de México través de la moda.” Además de crear prendas únicas de gran belleza, presenta una importante propuesta ética y sostenible que exalta el trabajo de los artesanos y enriquece el acerbo cultural del país.

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos
Relacionados

Imagen bloqueada