Zygmunt Bauman y Javier Gomá, en la Segunda edición del foro de la cultura, Burgos

Por marisa aragona

¿Cómo es el hombre del siglo XXI? ¿Cuáles son los límites de la libertad individual?

Un debate sumamente enriquecedor de Zygmunt Bauman y Javier Gomá sobre temas como el papel de la filosofía, el valor de la cultura y el pensamiento actual de la sociedad.

Bauman hace referencia al estado de Interregnum y nos muestra la importancia de esa palabra, que ha actualizado su significando: “Estamos en un tiempo diferente, estamos en un tiempo nuevo y la manera antigua de hacer las cosas ya no funciona, sin embargo muchas veces las seguimos aplicando”.

Ante su visión, a pesar de tener nuevas herramientas y nuevas maneras de análisis no somos eficaces haciendo uso de las mismos, ni mejoraremos las cosas si seguimos moviéndonos como antiguamente. El problema es que sabiendo qué nos gusta y qué no, falta claridad respecto adónde nos dirigimos y cuál es nuestro objetivo. Por eso Bauman considera una tarea muy riesgosa caracterizas a la mujer y al hombre del siglo XXI.

Desde su aparición en el siglo XVIII, el concepto de cultura y su función han cambiado considerablemente. Si bien la cultura surge como algo humano para construir una sociedad madura que puede recrear un nuevo orden en una sociedad confusa, Bauman sugiere que ya no es más una colección de normas y fuerzas estabilizadoras sino una colección de ofertas desestabilizadoras, porque se han convertido en algo comercial. Está de moda comprar cultura y esto genera una percepción confusa del mundo.

Desde su punto de vista afirma que la cultura ha sido siempre indispensable, añade significado a nuestras vidas y nos distingue de los otros, pero está en crisis.

Muchas autoridades se mueven de acuerdo a las necesidades materiales que promueven y no acorde a la profundidad de los asuntos de real importancia.

En tanto para Javier Gomá, hay momentos en la historia que modifican todo el mundo como la transformación que ocurrió entre el siglo XVIII y XIX en que la subjetividad se convierte en el nuevo todo. Partiendo del descubrimiento que el hombre hace de su dignidad de origen y su indignidad de destino, la muerte, de la cual quiso por mucho tiempo liberarse, el hombre se ha hecho enemigo de la aceptación de los limites para la convivencia y ha llegado al máximo en el proceso de  ampliación de la esfera subjetiva de la libertad individual. Ahora toca acordar reglas y usos para hacer un empleo virtuoso, social y responsable de la esfera de la libertad ampliada.

Este es solo el comienzo de la exposición del pensamiento prodigioso de estos dos intelectuales. Vea todo el encuentro: [youtube id=”dy7mPXvhLZU”]