SCREWBALL – Documental sobre el problema del dopaje en el béisbol

Por Gisela Savdie

Billi Corben, el conocido director de Cocaine Cowboys (2006) y Dawg Fight (2015), nos trae un espeluznante recuento del problema del dopaje en las grandes ligas del Béisbol, elaborado de una manera histriónica, pero al mismo tiempo factual, que nos deja tan sorprendidos que no sabemos si reír o llorar.

El submundo de la gente involucrada en el negocio de estimulantes en Miami parecía no tener límites, llegando a situaciones surrealistas involucrando personalidades como Alex Rodríguez, de los New York Yankees, Manny Ramírez y otras estrellas del deporte que se dejaron llevar por esa ola de gente bella y sin escrúpulos que invadió la ciudad en un momento dado.

Asesorados por un médico de dudosas credenciales como Anthony Bosch, quien mas que médico era un buen cuentero y vendedor de imágenes, protagonizaron el mayor escándalo en la historia del deporte. El método consistía en proporcionar la cantidad mínima necesaria para que en el momento del test resultara negativo.

Bosch operaba a través de una compañía llamada Biogénesis of America que se especializaba en tratamientos de hormonas de reemplazo y sistemas para bajar de peso. No pudiendo dar prescripciones debido a un grado obtenido en Belize y no reconocido en Estados Unidos, hacía uso de los recetarios de su padre, un médico ya mayor de origen cubano.

Acaparó tanta clientela que en un momento dado las provisiones no le alcanzaban, teniendo que acudir a traficantes de procedencia desconocida para suplir la demanda. Los salones de bronceado que funcionaban 24 horas servían de pantalla, y uno de sus propietarios que entra como socio en el negocio, Porter Fischer, termina denunciando la operación al verse estafado.

Aparecen también entrevistados el periodista del Miami New Times Tim Elfrink, y Pedro Gómez de ESPN.

Mientras el escándalo se va exponiendo paso a paso, paseando por los diversos personajes implicados, como entrenadores, deportistas, salones de bronceado, investigadores privados, periodistas y toda clase de personajes del bajo mundo, nos preguntamos cómo el problema se pudo extender hasta ese punto, y que tantos pudieran hacerse los de la vista gorda.

La cinta se concentra en Bosch como centro de la investigación, y el uso de niños para representar a los personajes con sus argumentos infantiles nos deja ver y sentir cuán fácil podemos ser engañados por el sistema.

Esta película en un “must” para todo residente de Miami y sus playas.

Screwball tuvo su premiere en Toronto International Film Festival y estrena en Miami en Marzo 29 en MDC Tower Theater y en el O Cinema Miami Beach.