Comentanto el otro cine: Room. El escalofriante drama del rapto y el abuso

Por Gisela Savdie
ROOM_web.jpg.500x715_q85_crop-smart

Este drama trata una de las peores pesadillas a las que puede ser sometido un ser humano, como es la abducción, el secuestro o encierro involuntario, condición que somete a la víctima a un estado de dependencia, total y absoluta, de su secuestrador. Cuando la víctima es una mujer, que es lo mas común en estos casos donde el dinero no es la motivación, se suma el crimen de la violación y en muchos casos la presencia de un hijo producto de la misma, lo que da otra dimensión a la ya traumática experiencia.

Room cuenta con pocos personajes, los cuales son nombrados de una manera muy simple, acorde con la circunstancia que viven: el pequeño Jack (Jacob Tremblay) es el protagonista y narrador de los hechos quien cumple cinco años cuando comienza la pelicula, Ma (Brie Larson) es la madre, privada de su libertad hace siete años por alguien a quien llama Old Nick, que la mantiene encerrada en un cuarto sin ventanas, con puerta de acero y donde abusa de ella mientras Jack es encerrado en un closet.

El film está basado en la novela de Emma Donoghue, quien también estuvo a cargo del guión, publicada en 2010 y que se convirtió en un “bestseller”. Donoghue se inspiró en casos reales de mujeres que dieron a luz mientras se encontraban en cautiverio, lo cual se manifiesta en el realismo de las escenas.

La película tiene la capacidad de mostrar la percepción del mundo a través de la mirada de un niño, y esto es lo que hace que la excelente cinta sea llevadera a pesar de su temática.  Jack está acostumbrado a una realidad limitada, aberrante para los que conocemos que hay vida fuera de ese cuarto, pero no para él. Parece tenerlo todo con el amor de su madre y las pocas cosas que lo rodean a las cuales denomina con nombre propio como si fuesen seres vivientes.

La única ventana al exterior es un televisor, cuyas imágenes le muestran un mundo que podría ser real, pero que se convierten en una fantasía, hasta el punto en que cuando ve un objeto con movimiento propio como un pequeño ratón, parece un imposible.

Los eventos que suceden cuando nos enteramos del pequeño mundo de Jack y Ma nos mantienen en estado de suspenso y expectativa constante, sensación que no termina con la liberación, la cual prueba ser tan castrante como el encierro. La segunda parte de la película muestra la triste realidad y la condena que llevan estas desafortunadas mujeres, sometidas por el resto de su vida a los efectos de la inmerecida experiencia.

Las actuaciones a las que se suman Joan Allen, Willian H. Macy  y Tom McCamus son excelentes, aunque el tema nos deja tan traumatizados que es difícil pensar en los aspectos técnicos. Sólo nos queda el cuestionamiento acerca de los extremos a que puede llegar la maldad del ser humano, del género masculino en estos casos, y la sensación de impotencia al pensar que son hechos que aun siguen sucediendo y que podemos estar merodeando un recinto donde se vive un infierno similar del cual nadie se entera.

Del 4 al 12 de noviembre

En Coral Gables Cinema

260 Aragon, 33134 Coral Gables

Tags: , , , , ,

Artículo por:

Gisela Savdie

Gisela Savdie
Bachelor of Fine Arts, USA. Master of Arts, USA. Escuela de Bellas Artes, Colombia.Doctor en Odontología, Colombia. Autora del libro "Neurofisiología de la Oclusión", declarado texto oficial por la OMS. Actualmente reside en Miami y se dedica a la fotografía y la escritura. Expuso su trabajo fotográfico en Colombia, Argentina, Shanghái y distintas ciudades de los Estados Unidos. Continúa participando en exhibiciones individuales y colectivas dentro del país y a nivel internacional.