Ramón Lago, Diarios al filo de lo áspero

Por Letra Urbana

Barrio Workshop Art Space
Dic. 2 Enero 14 2012

Por Willy Castellanos y Adriana Herrera Téllez

El trabajo escultórico de Ramón Lago (Las Villas, Cuba, 1947), encarna la raíz más antigua de lo que Nietzsche llamaría “el fenómeno de un arte dionisiaco” y su intensa afirmación vital, en medio de la búsqueda de un modo de unidad que desborde la relación entre realidad y representación. De ahí también su filiación con un expresionismo que ya es de por sí, atemporal. Sus esculturas resumen así ese “saborear la felicidad de vivir, no en cuanto a individuos, sino en la unidad de la vida, confundidos y absorbidos por su placer creador”. En dos de las tres series aquí expuestas Las Cuatro estaciones y 50/50 (cincuenta hombres de más de 50 años)- hay un origen común: el retrato masculino es propuesto como desafiante paradigma que encarna el espíritu dionisiaco. En las Estaciones inspirada en los conciertos para violín y orquesta de Antoni Vivaldi-, Lago sustituye a las gráciles doncellas de una estética clásica y almibarada, esculpiendo cuatro hombres vigorosos y maduros, muy lejanos en proporciones a los cañones dorados de la estatuaria griega. Los modelos son amistades o simplemente conocidos del artista, que reafirman con su imagen una vitalidad y una perfección no convencional e iconoclasta.
 Su serie más reciente de frutos y plantas eróticas, impone una perspectiva diferente en su arte, no solo por la técnica empleada – son piezas en su mayoría de fibra de vidrio– sino por el subterfugio conceptual desde el cual el artista aborda un erotismo predominantemente centrado en lo masculino, expuesto en esta oportunidad, como objeto del deseo erótico y de la gula: lo que el instinto añora con la mirada –parece clamar la obra-, también se puede comer. Las claves lingüísticas del título bilingüe de la figura del pimentón –Ají (A He), están sutilmente relacionadas con la estructura de su composición: tres espaldas se entrelazan en una insinuada fusión de índole masculina. Los brotes de la papa que esculpe son en realidad los ombligos de sus amigos, así como los rostros sucedáneos de la mazorca del maíz, símbolo de una herencia y una cultura pre-colombina. Lago ha construido obras de detalles hiperrealistas, recurriendo a la semejanza que iguala las partes del cuerpo humano con los frutos y donde hay un juego lingüístico entre las formas esculpidas y los textos de los títulos que abre sus implicaciones semióticas a múltiples lecturas.

BARRIO WORKSHOP ART SPACE
518 West Flagler Street, Miami, Forida 33130
Teléfono: 305. 547.2325
Email: barrioartspace@gmail.com

Horarios: Lunes a Sábado, de 3:00 pm a 7:00 pm.