¿Pantalla o Papel?

Por

El auge de las tablets, la rápida evolución editorial y un significativo aumento en las ventas de libros electrónicos, ha calentado el debate entre precursores del “ebook” y los apasionados del libro tradicional.

El mercado
de las tabletas hoy

“Apple comenzó a vender el iPad el sábado 3 de abril de 2010.  En 24 horas entregó 300 mil de sus dispositivos en Estados Unidos, a pesar de que algunos analistas y competidores auguraban que el producto sería un gran fracaso. En su primer día en las calles también se descargaron más de un millón de aplicaciones y más de 250 mil libros. Steve Jobs, CEO de Apple, dijo que partir de ese momento su invento cambiaría el juego. Y lo cambió.” Con esta afirmación, Hiroshi Takahashi en su artículo de CNN ¿Por qué es el año de las tabletas? nos introduce en la vertiginosa evolución del mercado de tabletas en el último año; dispositivos que permiten a los usuarios navegar en Internet, leer, enviar correos, ver videos en alta definición, escuchar música, jugar y muchas cosas más.


El temor de las editoriales
Los factores que inciden en la atracción por el eBook de parte de las editoriales tienen que ver con temas a nivel judicial, económico y de piratería. Pero el mayor temor para la Industria radica en el hecho de que esta nueva gama de dispositivos brinda a los escritores la oportunidad de autoedición y publicación digital, lo que dejaría a un lado a las editoriales en el proceso de publicación.
Por otro lado, el artículo de WSJ “Los medios en 2011: digitalizarse o morir” señala que este será un año récord para las ventas de libros electrónicos, mientras cae la venta de libros físicos. Apple y Google ya saltaron al mercado de los libros electrónicos y les dieron a los editores nuevas oportunidades de vender sus títulos digitales además de Amazon.com y Barnes & Noble. Al respecto, Brian Murray, pte. ejecutivo de HarperCollins Publisher Inc. (que pertenece a NewsCorp., también propietaria de The Wall Street Journal), prevee que los libros digitales serán el segmento de más rápido crecimiento que haya visto la industria editorial.
De acuerdo con WSJ, “parece probable que los libros electrónicos estén canibalizando las ventas de los libros de papel, y los minoristas tradicionales se ven perjudicados. El año pasado, en una presentación ante sus accionistas, Barnes & Noble citó un informe que sostuvo que el gasto de los consumidores en nuevos libros físicos bajará a US$19.000 millones en 2014 desde los US$20.500 millones de 2009.”

La palabra final: los lectores 

Como ya se ve reflejado en las ventas, hay un gran crecimiento y aceptación del libro electrónico entre los lectores. Una de las mayores causas en su defensa es la ecológica debido a que gracias a este dispositivo no se necesita talar árboles para la fabricación del papel.
Asimismo, según el artículo de CNN, Las tabletas electrónicas cambian la forma de leer, el libro impreso es para algunos cosa del pasado porque hoy en día las tabletas abren a cualquier lector un mundo nuevo de posibilidades, permitiéndole almacenar y llevar a cualquier parte desde enciclopedias hasta sus libros favoritos, en un ligero y portátil dispositivo electrónico. A la vez que, expertos en pedagogía y tecnología sostienen que el uso de esta herramienta por parte de los estudiantes puede resultar muy beneficioso para su desarrollo intelectual, puesto que pueden hallar en dichas pantallas una poderosa fuente de consulta y un aprendizaje mucho más didáctico en el que interactúa el desarrollo sensorial.
En cambio, para los nostálgicos y clásicos lectores del libro de papel, la razón más importante de su defensa es que “no hay experiencia mejor que tocar y oler las hojas de un libro”. En entrevista con Letra Urbana, el fundador de Books & Books, Mitchell Kaplan no cree que el libro vaya a desaparecer. Para Kaplan, existe una especie de romance con la palabra escrita, y también con el sentido de encontrarse, de reunirse en una librería. “No me parece que con los libros vaya a pasar como con la música. Cada año se publican más de 150.000 ejemplares. (…) Lo que creo es que va a darse un cambio cuando los escritores empiecen a escribir diferente de la manera tradicional. Eso no será mientras la historia mantenga principio, medio y fin, sino cuando realmente se cambie la estructura misma del relato. También va a cambiar la manera de distribución, pero no creo que la tecnología vaya a terminar con el libro. No me gusta la tecnología, quiero decir, sí tengo algunos aparatos electrónicos, tengo esto (señala su celular de ultima generación), pero para mí la realidad es el libro físico, y probablemente seré la ultima librería que se mantenga en pie cuando todo haya desaparecido, porque realmente creo en esto.”
Las nuevas tecnologías cambian nuestro mundo día a día. Las nuevas generaciones (nativos digitales) ni siquiera son conscientes de estos cambios, adoptando los diferentes dispositivos electrónicos casi como extensiones de sus propios cuerpos, quizás dejando en el olvido, o entre anécdotas de generaciones anteriores, objetos tan representativos, amados, protegidos como el libro de papel.
¿Terminarán estos compendios de cultura no virtuales entre las referencias históricas de Wikipedia?.

Si le interesó esta nota, también puede interesarle:
“Inocencia Digital”
“Presentación Nativos Digitales”