La película Ex Machina y la humanidad de los robots que el hombre crea a su imagen

Por Isabel García Cintas
exmachina3

El interesante artículo de Pablo Brescia, Tecnocuerpos Latinoamericanos, publicado en Letra Urbana edición número 33, me trajo inmediatamente a la memoria una película que se estrenó el año pasado: Ex Machina, un excelente film de ciencia-ficción dirigido por Alex Garland y protagonizado por Alicia Vikander, Domhnall Gleeson y Oscar Isaac.

Ex Machina plantea el conflicto del hombre, creador de esos nuevos seres, ante una criatura que bien puede llegar a ser un agente de cambio de la naturaleza humana. ¿Y cómo sería ese cambio?

En oportunidad del estreno de Ex Machina, la página web de comentarios cinematográficos Rottentomatoes punto com lo describó con lo que es, a mi juicio, la mejor descripción del film: “Hace mucho que no vemos una película que exponga un concepto con imágenes tan económicas. En los primeros cinco minutos Caleb, (el protagonista joven) gana un concurso, lo llevan en helicóptero a un paraíso remoto, conoce a Nathan, un genio inventor que explora los límites, se convierte en un componente humano dentro de un Al Turing Test y nosotros somos inmersos en un complicado triángulo de odio androide-creador-salvador que pone en tela de juicio nuestras nociones de Dios, patriarcado y humanidad.”

Lo que nos lleva a la cuestión que plantea Brescia en el cierre de la nota, “Si nuestro Dasein es cada vez más un ser-(tecnológico)-en el mundo, estas ficciones fantásticas del cuerpo tecnológico que hemos recorrido apuntan a que reconsideremos cuestiones que hasta hace poco parecían perimidas: moral, verdad, lenguaje. Una nueva moral tal vez necesite un nuevo lenguaje, crítico y creativo.”  Yo pienso que será inevitable.

Trailer de la película Ex Machina

https://www.youtube.com/watch?v=SEVapVSI2ZQ

Artículo por:

Isabel García Cintas

Isabel García Cintas
Escritora independiente. Hizo sus estudios de periodismo y fotografia en Buenos Aires. Después de residir tres años en Melbourne, Australia, trabajó por una década en San Carlos de Bariloche para El Diario, dirigido por Carlos Fontanarosa y colaboró en LRA30 Radio Nacional y El Rio Negro. Fue co-fundadora del Fotoclub Bariloche y de la Asociación Contra la Violencia a la Mujer. Reside en los Estados Unidos desde 1987. Ha participado en numerosos talleres literarios tanto en inglés como en castellano y ha recibido menciones y premios en diversos concursos.Tiene tres libros publicados, Incidente en la Patagonia, Del Mediterráneo al Plata y La casa vieja y otros relatos. Sus trabajos figuran en dos antologías.