La Ciénaga, entre el mar y la tierra, obtiene dos premios importantes en Sundace

Por Gisela Savdie
Unknown-3

La presentación de la película colombiana La Ciénaga, entre el mar y la tierra una película de Manolo Cruz, quien además hace el papel protagónico, y dirigida por  Carlos del Castillo, resultó una experiencia única y supremamente emotiva, durante el Festival de Cine de Sundance 2016.

 

La audiencia se identificó plenamente con el tema, que trata la relación de una madre, Rosa (Vicky Hernández)  con su hijo Alberto (Carlos del Castillo), el cual sufre de distonía una enfermedad progresiva e incapacitante que afecta el sistema muscular, limita el movimiento y las reacciones nerviosas.

 

A este problema se le suma el hecho de que la familia es de bajos recursos y vive en condiciones muy precarias, como todos los residentes de La Ciénaga Grande de Santa Marta, donde sucede la historia. Las casas, construidas sobre estacas, dificultan la obtención de los bienes básicos para la manutención como el agua y la electricidad, lo cual obstaculiza proporcionarle a Alberto el tratamiento que amerita.

 

El director contó cómo tuvieron que construir una casa especial para poder rodar la película para no inmiscuirse por tanto tiempo en la privacidad de las viviendas locales,  y posteriormente fue dejada allí para uso de los pobladores después de la filmación.

 

La película cuenta una historia distinta a lo que se muestra tradicionalmente en el cine colombiano, y lo que mas le llegó al público fue su universalidad. El desarrollo de los personajes permitió a los actores desplegar sus excelentes habilidades corporales, por lo que no es casual que los dos protagonistas se hicieran acreedores al premio de actuación en su categoría.

 

Manolo comentó cómo tuvo que bajar de peso para poder representar los gestos derivados de la enfermedad, y cómo convivió con pacientes que padecen este tipo de males para entender lo que viven dentro de la piel. Mencionó además que la actriz Vicky Hernández siempre estuvo en su mente mientras escribía el guión, y que es la actriz que más ha admirado toda su vida, motivo por el cual los dos personajes se compenetran de una manera tan especial.

 

Rosa se entrega totalmente para darle lo mejor que puede a su hijo, y trata de complacer sus deseos, pero Alberto, que ya tiene 28 años, debe vivir conectado a un respirador artificial que lo limita aún más. Conocer el mar, que se encuentra sólo al otro lado de la carretera es casi un imposible bajo esas circunstancias. Sin embargo y a pesar de todo el sufrimiento que esto implica, Rosa se arma de valor y se dedica a lograrlo.

 

La película obtuvo dos galardones importantes en Sundance: el Premio de la Audiencia y el Premio a la Mejor Actuación para Manolo Cruz y Vicky Hernández. Cuenta también con la participación de Viviana Serna, Jorge Cao, Mile Vergara y Javier Sáenz.

 

Si la película fue emotiva, la presentación del actor y el director en la sesión de preguntas y respuestas lo fue más, y ni hablar de la entrega de premios, donde subieron al podio entusiasmados en compañía del director de fotografía y coproductor Robespierre  Rodríguez, quien se apunta otro de los logros importantes de la cinta.

 

“Gracias Sundance” dijo Manolo Cruz cuando recibió el premio, “estamos muy emocionados de estar aquí. Creo que nunca había tenido un momento tan emocional en mi vida. Esto es para Vicky Hernández, la mejor actriz de nuestro país.”