El mosaico de Lod (Israel) en el Frost Museum

Por Batia Cohen
thumbnail_IMG_1068 (1)

Traído especialmente al sur de la Florida, este mosaico representa el auge de la cultura romana y su expansión por el Medio Oriente. La antigua ciudad de Lod, (Lydda en griego) habitada por comerciantes, fue conquistada por los romanos después de la guerra de Kitos en 115-117 DC y subyugada bajo el emperador Adriano.

La ciudad de Lydda, localizada en la ruta conocida como Via Maris, fue centro del comercio y creció al grado que en el año 200 DC los romanos le dieron el título de “Colonia Lucia Septimia Severa Diospolis, ciudad de Zeus. Se construyeron avenidas, templos y villas al estilo romano, de los cuales quedaron pocos restos con el paso del tiempo.

thumbnail_IMG_1068 (1)

En 1966, al realizarse trabajos de ampliación de una calle cerca del aeropuerto Ben Gurión, el magnífico mosaico fue descubierto.  A pesar del hallazgo, por falta de fondos, fue enterrado para su conservación y sacado de nuevo a la luz en el año 2009.

El análisis arqueológico y artístico nos permite observar la técnica del mosaico en todo su esplendor. Se trata de una decoración del piso de un pasillo que formaba parte del peristilo de un atrio de un edificio privado. Para la realización de este, se usaron piedras locales cortadas en formas cúbicas conocidas como tessera, creando diseños de animales y plantas. Se tiene evidencia de que los artesanos, contratados para la realización de este tipo de piso en villas alrededor de los territorios conquistados, contaban con manuales que contenían gran cantidad de imágenes. Observando estos ejemplos, los artífices extraían los diseños de moda en la capital romana, interpretándolos muchas veces con resultados muy pobres.

Sin embargo, no deja de llamarnos la atención la ejecución del mosaico de Lod. La sección más compleja e importante es la central caracterizada por la presencia de varios animales salvajes. Apreciamos tanto leones, venados y rinocerontes, así como pichones, delfines y otros tipos de peces. Uno de los frisos más bellos es el que encuadra esta escena por uno de los lados; en él, se relata una travesía marítima, donde se observan dos navíos romanos rodeados de distintas especies que habitan el océano.  En un complicado ir y venir de criaturas acuáticas reales e imaginarias, el autor nos remite al oleaje del mar.

Algunos detalles de la obra nos permiten pensar que el friso llamado “de la viña” se realizó en una de las modificaciones o ampliaciones de la casa, uniendo el gran mosaico de figuras animales con los más geométricos y decorativos, los cuales no viajaron a la exhibición).

La ausencia de imágenes humanas ha sido interpretada como el resultado de las creencias judías en las cuales está prohibida la representación del hombre en cualquier medio artístico. Sin embargo, esta conclusión ha sido debatida por autores como Lucille Roussin, quien declaró en su conferencia del 30 de Abril de 2016 que el haber omitido la presencia de imágenes humanas no se debió a la prohibición de la Torah, sino a que los artesanos, quienes trabajaron en Lod, no tuvieron la destreza suficiente para representar el cuerpo humano y decidieron excluirlo.

thumbnail_IMG_1062

No obstante, no cabe duda que visto la magnitud y el grado excelente de preservación, el mosaico de Lod es uno de los más importantes fuera de Italia, y la presencia de este en el Museo Frost es una excelente oportunidad para los amantes del arte y de la historia clásica.

 

Tags: , , , , , ,

Artículo por:

Batia Cohen

Batia Cohen
México-Miami. Diseñadora Gráfica. Historiadora del arte. Doctora experta en Estudios Mesoamericanos. Ha escrito artículos en revistas especializadas e impartido cursos de arte prehispánico en Florida International University (FIU). Actualmente es profesora de arte en el instituto para adultos Osher (OLLI) en Miami.