“El Estudiante” una de las películas más comentadas en Cannes

Por

Como parte de la selección Un Certain Regard, se presentó en el Festival de Cannes la película rusa El Estudiante, que trata un tema tan candente a nivel nacional como internacional: la radicalización religiosa de un estudiante de secundaria en una escuela.

Si bien en Rusia se vive la situación contraria a la mayoría de los países, donde de una educación laica se ha pasado a introducir la educación religiosa, en momentos como el actual, cuando el fundamentalismo atrae tantos adeptos entre la juventud mundial, el manejo del tema en esta cinta la convierte en un interesante material de orden psicológico y social. Los alcances que puede tener la convicción religiosa no tienen límite, y en nombre de la fe se puede barrer con todo, incluyendo vidas inocentes.

El protagonista de la historia, Venya (Pyotr Skwortsov) es un muchacho inteligente y de buena apariencia, pero con problemas personales. Vive con su madre (la espectacular Julia Aug) quien después de un divorcio, trata de cumplir con tres trabajos para proveer por su bienestar y el de su hijo. La madre pertenece a una generación que creció atea, y la progresiva inmersión de su hijo en el cristianismo, provoca cada vez más enfrentamientos entre los dos. Venya la culpa por haberse divorciado de su padre y considera que Dios la está castigando por lo que su biblia considera un delito moral.

Los comportamientos extraños de Venya van en aumento y las visitas de la madre al colegio en busca de una explicación se acrecientan. Vanya confronta las reglas de la institución, y hasta logra que se modifiquen ciertas normas como el uso del bikini para las mujeres en clase de natación o por qué no, incluir la enseñanza del creacionismo al lado del evolucionismo darwiniano.

La película utiliza situaciones estratégicas típicas de una escuela secundaria para ir mostrando las posiciones radicales de Vanya con respecto a la sexualidad, la homosexualidad y el judaísmo, utilizando frases muy bien escogidas de la Biblia, la cual lleva siempre consigo en el bolsillo y que le sirve para explicarlo todo. “Los caminos de Dios son misteriosos, y todo lo tiene planeado”.

El mayor enfrentamiento se presenta con su profesora de biología, Elena (Victoria Isakova) cuando ésta trata de dar una clase sobre educación sexual o sobre la evolución de las especies, en la cual Venya satiriza los conceptos disfrazado como un mico. Elena es la única que lo confronta racionalmente, “¿Por qué no aceptar que no podemos saberlo todo en vez de tratar de llenar los vacíos con cuentos de hadas?”

Pero en Venya no hay espacio para el análisis y, en vez de hacerlo pensar los argumentos de Elena lo enfurecen más, llevándolo a cometer actos de extremismo brutal. “Perdóname padre por aterrorizar a la gente. Sólo así te santificarán”.

Si bien un día los padres luchaban contra hijos que se alejaban de la fe religiosa como muestra de rebeldía juvenil, El Estudiante, que está basado en la obra de teatro alemana de Marius von Mayenburg, “Mártir”, muestra la situación contraria, tan familiar hoy en día cuando mucha de la rebeldía juvenil y el terrorismo lleva grabado el nombre de Dios.

[vimeo id=”165552107″]

Tags: , , , , , , ,

Artículo por:

Dra. Gisela Savdie

Dra. Gisela Savdie
Bachelor of Fine Arts, USA. Master of Arts, USA. Escuela de Bellas Artes, Colombia.Doctor en Odontología, Colombia. Autora del libro "Neurofisiología de la Oclusión", declarado texto oficial por la OMS. Actualmente reside en Miami y se dedica a la fotografía y la escritura. Expuso su trabajo fotográfico en Colombia, Argentina, Shanghái y distintas ciudades de los Estados Unidos. Continúa participando en exhibiciones individuales y colectivas dentro del país y a nivel internacional.