El ascenso de las incertidumbres

Por Letra Urbana

 

Robert Castel
 
El viernes 22 de abril de 2011, el sociologo francés Robert Castel  presentó su último libro, El ascenso de las incertidumbres, en la 37ª  Feria Internacional del Libro de Buenos Aires. Allí  señalaba que la crisis financiera del 2008 caló tan profundamente  en el sistema económico mundial que marcó el fin de un paradigma y la puesta en vigencia de otro nuevo.

En la reseña de esta presentación, se subraya que el título del  libro es un intento de traducir  la mirada de Cartel hacia el futuro de occidente “…en el sentido de que no sabemos muy bien cómo será el porvenir. Hemos perdido el control del futuro, lo que significa una regresión con respecto a un progreso de espiral ascendente constante”.
La magnitud de la crisis económica centra como eje de El ascenso de las incertidumbres la transformación del trabajo y el crecimiento de la precariedad. Al modificarse las condiciones laborales se da un debilitamiento de la protección colectiva alterando el lugar de los propios individuos, que de repente se encuentran desnaturalizados y carentes de referencias. Entran en una situación como de ¨invalidación social”, según la visión del sociologo.
Castel afirmaba que tres cuarta parte de los franceses temen que la situación de sus hijos sea peor que la de ellos, realidad que trasladada al concepto global, genera una “transformación que ha deteriorado la confianza en el porvenir” cuya consecuencia es un “fuerte contraste con las décadas anteriores”. “Los países del primer mundo están perdiendo hegemonía y la globalización es vista por muchos de ellos como una amenaza porque su supremacía estaba sustentada en la adquisición de riquezas de todos partes. Esa hegemonía se está fragilizando, lo que no me parece tan mal”.
Letra Urbana, en su editorial  Los detellos de la otra verdad, publicado en septiembre de 2008, señalaba que la crisis económica interrumpió el sueño de la estabilidad y el progreso, confirmándonos que no todo lo que se multiplica es positivo. El futuro ahora se vuelve inseguro igualando a los pobres y a los ricos como pocas veces, en una sensación de desconfianza e incertidumbre.
Pero, qué es lo que se ha desoído para poder mantenernos dormidos largamente? En su libro La ilusión económica Emmanuel Todd dice que la economía no es una infraestructura, es una superestructura que se apoya en una infraestructura psicológica y sobre todo antropológica. Si esta dimensión humana se eclipsa y solo se enfatiza el valor del incremento se nos pierde la complejidad del mundo. Lo que no impide que la verdad de esa complejidad nos sorprenda de cuando en cuando.

Siga leyendo sobre el análisis de estas perspectivas en la nota completa.