Incluido en: Edicion:

XVIII Congreso de la Asociación Internacional de Magistrados de la Juventud y la Familia Túnez, Abril 2010

Tunez

Por
XVIII Congreso de la Asociación Internacional de Magistrados de la Juventud y la Familia Túnez, Abril 2010 | Letra Urbana

En el Congreso Internacional de Magistrados de la Juventud y la Familia que se realizó recientemente en Túnez, se conoció la posición de diversas naciones de África ante las nuevas problemáticas que sufren los niños y jóvenes de diferentes latitudes, en especial la posición del Islam. También se debatió sobre la brecha que se instala en la práctica de la resolución
de conflictos, aún cuando todas las naciones acuerden en centrar al niño como el supremo interés.

 

Congreso-AIMJF

La Asociación Internacional de Magistrados de la Juventud y la Familia, es una organización fundada en 1928, en Europa, que congrega a los miembros de la justicia especializada del mundo entero. Cada cuatro años, sus miembros, son convocados, para reunirse en diferentes países, a fin de mantener lazos de amistad y desarrollo del conocimiento. En los encuentros se profundizan temas académicos y se conocen las soluciones que en distintas latitudes se logran para la atención de los niños y las familias, que tienen problemas penales y otros que padecen la vulneración de sus derechos en general.

Este año, en el mes de abril …

… el congreso mundial se llevó a cabo por primera vez en África, nos recibió Túnez en la ciudad de Hammamed, bajo el lema de estar “unidos en la diversidad”. 

Túnez, se define a sí misma como una tierra de transición entre Europa y África, se presenta como un país musulmán que conserva diferentes costumbres heredadas de la ocupación francesa. El Dr. Nadhir Hamada, Magistrado Presidente de la Asociación local, afirma que es un país ecléctico con muy buena disposición para realizar este tipo de eventos, afirmando en particular, que los derechos de la Niñez son un problema universal y merece que todos nos ocupemos de “los niños”.

En nombre del Presidente de la Nación Sr. Zine El Abidine Ben Ali, nos recibió el Ministro de Relaciones Exteriores de Túnez, quien refirió que es el primer país árabe musulmán que abolió la poligamia y aprobó la igualdad de derechos entre hombres y mujeres. Es una Nación que propone una política de fraternidad, de tolerancia e igualdad de oportunidades. Planteó que se necesita mayor cooperación entre pueblos, sin distinciones de ningún tipo. Abogó por el respeto a la diversidad, precisando que las crisis afectan severamente a los niños, a las mujeres y a los jóvenes.Túnez otorga una especial importancia a la dignidad del niño. Habló del reto que significa el crimen organizado y que requiere de respuestas concretas e inmediatas. Establecieron al año 2010 como el “Año Nacional de la Juventud”, ya que poseen un “Enfoque tunecino respecto de los derechos de la juventud, y representa un esfuerzo contínuo, diario y permanente”.

 
ORIENTACIÓN DE LOS REPRESENTANTES DE ÁFRICA
A lo largo de las jornadas los asistentes examinaron la posibilidad de transitar diferentes puntos de vista para el abordaje de los temas de niñez, propiciaron para ello mucho diálogo, solidaridad, fraternidad, reciprocidad. Si se ha proclamado como lema del Congreso “estar unidos en la diversidad”, para alcanzar semejante objetivo es necesario hacerlo “En nombre de Dios que intercede entre nosotros”. El mundo árabe da mucha importancia a la niñez, ya que es el porvenir de la humanidad completa.

A su vez, Harem Kotrane, de la Universidad de Túnez- miembro del Comité de los Derechos del niño: Ha invitado a reflexionar a los presentes, sobre la forma de mejorar la relación adultos – niños, entiende, que se debe pasar de una lógica de autoridad a una lógica de responsabilidad. Comenzar a definir el rol de los padres en tránsito, desde la autoridad a la responsabilidad.

Piensa que el interés superior del niño es apreciado como una visión mágica. Sin embargo hoy el interés superior del niño, no resulta prioritario para los jueces, pero es el parámetro que se aplica. La familia no es una sociedad política donde haya que repartir “poderes”, pues la Convención sobre los Derechos del Niño, estatuye como nuevo eje a tener en cuenta la “responsabilidad respecto de los niños”.

Al pasar revista a …

… la realidad, recuerda que no se conocen en general los abusos a los niños, ya que hay un gran ocultamiento y silencio sobre ello. 

… Incluso hay referencias que en los Centros de acogimiento también falta desarrollo sobre estos temas, por ello propone que una de las tareas de este primer congreso en África, debería ser tomar en cuenta los derechos del Niño para “prevenir violencia y abuso”. Los Estados deberían poner especial énfasis en la “prevención” y “asistencia” para proteger a los niños de la violencia y el abuso.

Defiende el principio de la aplicación de la ley más favorable para el niño. Pero también reconoce el problema que se presenta cuando los padres son de diferentes países. Las resistencias al avance del derecho del niño en Túnez, sigue siendo importante. No obstante el enfoque comunitarista, y el reconocimiento del interés superior del niño posibilita las soluciones.

Debería establecerse el compromiso desde los Estados, que los adultos no nos escapemos de esa responsabilidad, que los niños tengan un lugar de respeto dentro de su país o lejos del mismo. El niño necesita arraigo y apego, precisa siempre la presencia de la madre. El cambio de vida de los padres siempre acarrea un contratiempo para los hijos.

El derecho del niño, nace desde el embrión. Es de suma importancia atender al desarrollo psicológico junto al crecimiento del niño. Las relaciones deben ser de amor, comprensión y concordia.Otro Catedrático local, hizo referencia al Islam, afirmando que en esta religión se confirió derechos a la persona por nacer. Por ello se prohíbe el aborto, salvo en casos extremos. Dios en el Corán, llama a las mujeres a amamantar a sus hijos hasta los 2 años de edad. Hay derecho a la guarda y a la custodia. Propende atender al niño a nivel psicológico, a la educación, a leer, a aprender el Corán y difundirlo.

Se promueve el Derecho de los huérfanos, que tiene buena recepción en la sociedad. El Corán cuida a los huérfanos: plantea que se debe aprender buenos modales para tratar a los huérfanos, a fin de atender a sus necesidades alimentarias, afectivas, emocionales, dar buena educación a imagen de los demás niños.

El Islam recomienda la buena educación de los niños. Túnez asume los Derechos de los menores de edad a partir de las Convenciones Internacionales y por ello exhorta a que los demás países hagan lo mismo.

Otra Jueza tunecina se refirió a que el Islam prohíbe pegar a los niños. Hay que comprender el Islam y la lengua, para entender este asunto. Expone, que la atención del “niño delincuente” cuenta con una pluralidad de órganos y que garantiza un juicio justo. Existe un Código de la Protección del niño, donde se determina la especialización de los jueces en la cuestión de infancia. Opina que es un Sistema vanguardista de Justicia especializada, el vigente en Túnez. Planteó que puede haber encarcelamiento y sufrir penas importantes por delitos graves.

Por su parte Mohamed Hammouda, Abogado de la Universidad de Derecho y Ciencia Política, de Túnez, afirma que…

… el juez que atiende menores de edad debe tener diversos asesores: como abogados, trabajadores sociales, psicólogos, policías. 

Debe ser gente que tenga un lenguaje que no intimide al niño.

Psicólogos y trabajadores sociales trabajan en Centros de Integración de los menores de edad, donde tratan con niños marginados que pierden el apoyo familiar.
Localmente se cuenta con Centros Correccionales que son espacios especializados, donde hay niños delincuentes. Son instituciones de formación y capacitación para la reinserción social. Cuenta con un cuerpo para la libertad vigilada desde 1955, implementado sólo en la Capital, que está dotado con un educador jubilado o trabajador social que, sigue al niño en espacios abiertos para que no caiga en la delincuencia. Donde se observan dificultades, es en el acompañamiento del niño en la etapa anterior al procesamiento.

Concluye afirmando que el niño no nace delincuente, el medio socio-económico es el que lo hace estar en situación de vulnerabilidad y, que la pobreza no implica delincuencia.

La Magistrada representante de El Yemen, acota, que es muy importante la infraestructura, se puede contar con legislación y formación de los magistrados, pero si no hay Centros para alojamiento y atención de niños, será difícil aplicar las medidas que dicten los jueces.

El colectivo Africano del Congreso de Niñez considera a Túnez “Tierra de culturas y puente de continentes”.
OTRAS EXPERIENCIAS

En Australia les cuesta resolver los problemas que ocasiona Internet en los niños. Es un tema arduo para la ley civil que requiere el concurso de muchos actores de la sociedad civil, para mantener la protección de los niños.

Los menores de edad necesitan protección y asistencia de parte de la comunidad, debiendo acudir al recurso más importante que toda sociedad tiene, la familia, con el debido apoyo del Estado. Siempre las medidas deberían permitir brindar buenas condiciones a los niños como lo disponen las convenciones internacionales.

Se observa que hay una mayor criminalidad de los jóvenes y que los medios de comunicación, en casi todos los países, muestran repetidamente esa mayor criminalidad. Sería útil reforzar las actividades con medidas alternativas, más allá de la condena juvenil. Se necesita mayor protección de los niños de esta sociedad y algunas veces, también protegerlos de la familia.

Desde 1997 se estableció una cooperación entre Policía, Justicia y otras instituciones, para proteger a los niños de manera cordial y eficiente.
Por su parte un representante de Italia, informa que han ingresado a su país, grupos al estilo “de las maras de El Salvador” con formación militar. También llegaron de Ecuador y Perú. Comentó que están muy preocupados por la aparición de estas bandas juveniles de delincuentes que se reúnen o se asocian formando grupos muy violentos que llevan adelante numerosos homicidios.

Nueva Zelanda, en el problema de la violencia se plantean nuevas alternativas en cuanto a la sanción de los menores de edad …

se propende a “Proteger a los niños de ellos mismos”. Estos adolescentes son cuestionadores de los adultos, pero siempre debemos encontrar nuevas opciones para comprenderlos, respetarlos, amarlos y lograr que esta acción sea recíproca. El 80% de los niños delincuentes no llegan al Tribunal. Se ocupa la policía y se usan terapias grupales y de tratamiento individual. No es perfecto, pero permite la posibilidad de recibir la ayuda de la familia. Así no serán delincuentes futuros dado que se usan alternativas diversas para los castigos. No obstante, está aumentando la cantidad de jóvenes delincuentes, lo que obliga a consolidar los factores protectores. Hay que promover la educación y la protección psicológica y social de la juventud. Se deben realizar acciones alternativas: creando una relación amigable “amistosa” entre el Tribunal y los niños. Vincularse con el Ministerio de Educación; con las estructuras sanitarias y con la familia extensa.

La reunión de familia es algo obligatorio para el Tribunal. Hay variedad de personas que concurren y hay planes que se aplican en varios puntos, la familia también aporta soluciones. Hay que hablar con la familia y esto es muy importante para el delincuente. El plan que se hizo con la familia debe ser seguido. Hacer una supervisión progresiva que dura seis meses, el adolescente debe estar presente. “La cárcel en Nueva Zelanda no es algo obligatorio, hay que seguir actuando para que los jóvenes delincuentes no sean delincuentes toda su vida”.

El Dr. Willie Mc Carney Magistrado de Juventud y Familia de Irlanda del Norte y ex Presidente de la Asociación Internacional convocante aborda el tema de los “Niños y las instituciones”. Entiende que los niños necesitan “cuidados especiales”, millones de ellos en el mundo están bajo el sistema judicial. En la calle hacen visible los problemas de los chicos que no pueden atender a sus necesidades, muchos de ellos sometidos a la pobreza y a la vulnerabilidad. Hay suficiente evidencia que los impactos institucionales tienen un efecto negativo, tanto en la sociedad como en los niños. Debe haber un desarrollo con contención social.
Los principales problemas en las instituciones, son:
1.- carecen de un marco jurídico apropiado.
2.- carecen de un sistema de vigilancia y evaluación.
3.- existen malos tratos. El personal carece de formación y de capacitación, supervisión y de gestión. Hay vulnerabilidad a causa de la edad y el sexo. Las violencias en esas instituciones son seis veces más graves que en otras partes. Entiende que se debe fortalecer a los niños con un entorno familiar apropiado. Deberían ser tratados de manera digna. Desarrollar una atención adecuada de los niños de la calle para prevenir la delincuencia. Para los niños ofensores deben ser tenidas en cuenta medidas judiciales, administrativas, sociales; sostener a las familias con recursos materiales. La protección suprema a los niños debe comprender líneas directrices claras para cuidarlos. Los efectos de estas intervenciones deben ser revisados periódicamente. La reintegración de los niños a sus familias es una posibilidad apropiada, con seguimiento y acompañamiento. Las políticas, los estatutos, como las medidas, son necesarias pero no son suficientes, la pobreza en la familia debe tratarse, ya que ofrece espacios vulnerables. El encarcelamiento debe ser la excepción, no la regla. Fundamentalmente, cada niño debe ser escuchado de una forma apropiada.

A MODO DE CONCLUSIÓN
Podemos decir que el Congreso ha posibilitado conocer la orientación de diversas naciones de África ante las nuevas problemáticas que sufren los niños y jóvenes de diferentes latitudes. En especial se pudo conocer la posición del Islam frente a la variedad de padecimientos que tienen los niños.

La idea de resolución de los conflictos de los niños desde su interés superior, o sea resolverlos desde la máxima satisfacción de los derechos del niño, no tiene dificultad desde la óptica de cada nación. Pero, si bien se puede coincidir desde lo teórico, parece que resulta diferente en los hechos, pues cuando el conflicto involucra habitantes de diferentes naciones, la resolución muchas veces resulta más dificultosa. En estos casos entran en juego pertenencias, origen, credo, cultura, tradición, entre otras, tanto de los actores del conflicto, como de aquellos que intervienen para orientar, aconsejar o decidir, teniendo en cuenta desde qué espacio se elabora el discurso sobre el caso y desde que lugar se decide.

Es evidente que cada niño que tenga algún conflicto se hallará sometido a una serie muy fuerte de tensiones entre los padres y su entorno, tanto dentro de cada nación, como si ocurre entre naciones diferentes. Esta aproximación no coincide plenamente con los postulados de la Convención sobre los Derechos del Niño, donde cada uno de los países que han firmado la Convención, garantiza que todo niño sujeto a su jurisdicción, sin distinción alguna, independientemente de la raza, el color, el sexo, el idioma, la religión, la opinión política o de otra índole, el origen nacional, étnico o social, la posición económica, los impedimentos físicos, el nacimiento o cualquier otra condición del niño, de sus padres o de sus representantes legales, (artículo 2°), será protegido respetando sus derechos, por sobre todos los demás. También en orden a los artículos 1 y 2 de la Declaración Universal de Derechos Humanos que proclaman la igualdad de los seres humanos, por su condición de tales.

Estas realidades nos ubican frente a un espacio de transición rumbo al concepto jurídico de protección de un niño universal, aspiración de la humanidad expresada en numerosos documentos sobre los Derechos Humanos. Mientras tanto muchos niños han de sufrir, en la etapa de sus conflictos, la decisión de algunos adultos que privilegian sus convicciones sobre la libertad y el ejercicio de sus derechos, obturan el derecho de los niños, no obstante la proclama de reconocerlos como sujetos de derechos.

A modo de conclusión, invito a reflexionar tras una pregunta que creo todos nos hacemos:
¿“quienes deciden no tienen ningún conflicto ético”?

Artículo por:

Dr. Juan Carlos Fugaretta

Maestro - Procurador - Abogado - Licenciado en Criminología. Ex - Secretario en Juzgado Penal - Fiscal - Juez de Menores - Juez de Cámara de Garantías en lo Penal. Poder Judicial de la Provincia de Buenos Aires, Departamentos Judiciales Mercedes, La Plata, Dolores y San Isidro. Ex DIRECTOR del Instituto Interdisciplinario del Menor y la Familia del Colegio de Abogados de San Isidro. 

Tus comentarios nos ayudan a crecer. Gracias!