Incluido en: Edicion:

When the beat drops – Miami Film Festival 2018

Miami

Por
When the beat drops – Miami Film Festival 2018 | Letra Urbana

El mundo del bucking es el tema del documental ganador del Miami Film Festival

El conocido coreógrafo Jamal Sims, que ha trabajado con personalidades de la talla de Madona y Jennifer López, se ha introducido a fondo en el fascinante y subversivo mundo del bucking, una maravillosa y misteriosa danza apropiada por la comunidad gay afroamericana en el Sur de los Estados Unidos. El documental When the beat drops, que tuvo su premier en el pasado Miami Film Festival y resultó ganador del Knight Documentary Achievement Award, registra esta experiencia.

Letra Urbana tuvo la oportunidad de entrevistar al director, Jamal Sims, y al productor, Jordan Finnegan, quienes estuvieron presentes en el festival, y se hicieron acreedores de uno de los premios de documental del evento.

Cuando entré a la pista y los vi bailando me pareció una de las experiencias más espectaculares que he tenido en mi vida. El bucking, como se manifiesta en la actualidad, se originó en los años 1990 como respuesta al hecho de que los hombres eran excluidos de ciertas actividades de las batonistas en las universidades de mayoría afro-americana, quienes empezaron a introducir los movimientos típicos de esta danza. Esto hizo que se recluyeran en los bares underground que frecuentaba la comunidad LGBT, donde sintieron la libertad de expresar el simple deseo de bailar.

¿Cómo habiendo trabajado con celebridades tan importantes como Madona o Jennifer Lopez terminaste involucrado en este documental?

Jamal: La danza siempre ha sido mi pasión, es una especie de súper poder para mi. Por otro lado está el ser gay y luchar con mi situación, salir del closet y todas sus implicaciones. Con el tiempo me di cuenta de que, al igual que la danza, ser gay no estaba en mi contra sino a mi favor; era otro de mis súper poderes.

En los años 90 viajé de Los Ángeles, mi lugar de residencia, a Atlanta, donde visité un club underground llamado Traxx. Allí vi por primera vez a estos personajes que ejecutaban esta danza. Cuando entré a la pista y los vi bailando me pareció una de las experiencias más espectaculares que he tenido en mi vida. Decidí hablar con ellos, y les dije que quería hacer un documental. Eso fue hace 20 años.

Luego empezó mi carrera como coreógrafo, y mi productor Jordan Finnegan, quien produjo un video que dirigí para Shoshana Bean llamado Cold Turkey, con el que nos fue muy bien, me preguntó qué más quería hacer, y le comenté la idea del documental. Le hablé de la danza y de estos muchachos que había conocido hace 20 años, y él aceptó hacerlo. Tres semanas después estábamos en Atlanta filmando. Eso fue hace 5 años.

“When The Beat Drops” Feature Documentary Trailer (Clean) from Jordan Finnegan on Vimeo.

¿Cómo es posible que hayan pasado 20 años desde que empezaste con esto y la situación siga igual?

Jamal: Sí, ha pasado todo este tiempo y la situación sigue igual, la apertura ha sido poca. Ha habido alguna influencia en la cultura pop, como el baile de Beyoncé en su video Single Lady, que muestra el estilo del bucking, pero nunca ha sido reconocido oficialmente. El mundo no sabe que esta danza sea la inspiración. Hay un Reality Show llamado Prancing Elite que también muestra algo relacionado con esta danza, pero básicamente ha permanecido underground.

¿Cuál es el objetivo del documental, esperas que esta danza se convierta en algo más popular y más aceptado?

Jamal convirtió esta historia en un relato tridimensional que incluye la vida de los personajes.
Jamal:
Evidentemente eso espero. Por un lado, se trata de que la danza sea más popular, pero por otro, está la situación de estos muchachos que aún luchan con su propia sexualidad, y mientras esto no se supere va a permanecer underground.

Los jóvenes que aparecen en el documental manifiestan temor, porque piensan que pueden perder su trabajo o su posición. ¿Cómo los convenciste para que hablen y bailen frente a la cámara?

Una de las cosas más sorprendente para mi cuando descubrí estos espacios, fue que a pesar de su carácter o imagen subversiva, sus integrantes son profesionales graduados que ejercen en distintas ramas de la economía, educación y trabajos corporativos. Lo que los une es su pasión por la danza y la discriminación a causa de la misma.

Nosotros tuvimos que convencerlos de que la película no pretendía convertirlos en caracteres sino que se iba a mantener su integridad personal, con todo el respeto que merece, mostrando que son personas educadas, y no solo jóvenes que andan en locura permanente.

Jamal Sims

Jamal Sims

¿Ha habido alguna consecuencia a raíz de la película?

Jamal: Bueno, el film no ha salido aún, así que eso está por verse. Hay uno de ellos, que tiene por ejemplo dos grados de master y comenta que si pierde un trabajo, aplicará a otro.

Jordan: Respecto a esto, me gustaría aclarar cómo Jamal, a partir de la danza, introdujo una historia sobre seres humanos, eliminando los malentendidos que la gente pueda tener, cuando las cosas se aprecian desde la superficie. Jamal convirtió esta historia en un relato tridimensional que incluye la vida de los personajes. Mientras en algunas partes de los Estados Unidos todavía hay discriminación sexual y la gente puede perder su trabajo por exponer su sexualidad, por otro lado está el peso de su preparación intelectual. Estos jóvenes son muy educados, algunos con doble grado.

Jamal: Yo mismo tenía mis propios juicios acerca de ellos, de dónde venían y qué hacían. Al conocerlos cambie mi opinión, así que cuando la gente lo vea también habrá un cambio en ellos.

¿Por qué los integrantes son específicamente de la comunidad afroamericana?

Jamal: Porque la danza viene de la región de Mississippi, de los colegios con mayoría afroamericana donde las batonistas mujeres eran las que iniciaban el baile y los hombres se escondían en los bares gay para poderlo bailarlo.Pero lo central del documental es contar una historia sobre la danza, una danza que no hemos visto en la cultura popular.

Pero lo central del documental es contar una historia sobre la danza, una danza que no hemos visto en la cultura popular. Es una casualidad que los personajes que lo interpretan pertenezcan principalmente a la comunidad LGBT. Lo más importante es la aceptación y la tolerancia. Personalmente la danza me sirvió a mí mismo para definirme y decidir casarme con mi pareja.

When the beat drops es un documental que expresa la pasión por la danza y el derecho a la libertad de expresión. Cualquier ser humano, independiente de su raza o inclinación sexual debe ser libre de expresar sus pasiones. Mientras más aceptación y educación haya hacia este tipo de expresiones, hará que no se consideren subversivas y probablemente se convertirá en popular, como ha sucedido con tantos movimientos por el estilo.

Artículo por:

Gisela Savdie

Gisela Savdie
Bachelor of Fine Arts, USA. Master of Arts, USA. Escuela de Bellas Artes, Colombia.Doctor en Odontología, Colombia. Autora del libro "Neurofisiología de la Oclusión", declarado texto oficial por la OMS. Actualmente reside en Miami y se dedica a la fotografía y la escritura. Expuso su trabajo fotográfico en Colombia, Argentina, Shanghái y distintas ciudades de los Estados Unidos. Continúa participando en exhibiciones individuales y colectivas dentro del país y a nivel internacional. 

Tus comentarios nos ayudan a crecer. Gracias!