Incluido en: Edicion:

Visita a MoMA PS1 Una experiencia sensorial de inmersión en el arte

Long Island City, NY

Por Clarita Spitz
Visita a MoMA PS1 Una experiencia sensorial de inmersión en el arte | Letra Urbana
CSS Art - MoMA PS1 - Central Governor

La institución, dedicadas al arte contemporáneo, celebró 40 años, con un programa completo de exposiciones y eventos.

En pleno centro de Long Island City, a unos pasos  de  One Court Square  y de la bulliciosa y popular estación del metro Court Square, se encuentra MoMA PS1, una de las instituciones más grande y la más  antigua de los Estados Unidos, dedicadas exclusivamente al arte contemporáneo, Más que un espacio de exhibición, MoMA PS1 es una vitrina del arte experimental de todas partes del mundo, defensora de las nuevas ideas y de las tendencias más innovadoras en el arte contemporáneo, que atrae a unos 150.000 visitantes al año.

Visitar el MoMA PS1 es sumergirse en el arte, desde la puerta de entrada hasta el patio principal, sobre las paredes y las escaleras, desde el sótano hasta el techo. Sus programas incluyen retrospectivas de reconocidos artistas nacionales e internacionales, instalaciones in-situ (site-specific installations), encuestas históricas, así como recitales de música y performances. Además de sus exposiciones permanentes y temporales, MoMAPS1 organiza anualmente su serie de Proyectos Internacionales y Nacionales, una oportunidad para que artistas emergentes o poco conocidos expongan sus trabajos.  Es sede también del concurso anual Young Architects Program, donde jóvenes arquitectos presentan diseños para el patio del museo y cuya propuesta ganadora se convierte en el escenario arquitectónico del Summer Warm Up, una fiesta de música y baile al aire libre que, con el tiempo, se ha convertido en toda una tradición y atrae a miles de visitantes locales e internacionales cada verano.

Desde su concepción, MoMA PS1 es la vanguardia de la innovación  y la experimentación.  Ha colaborado durante muchos años con el Kunst-Werke Institute for Contemporary Art de Berlín y, desde el 2000, está asociado al MoMA, el prestigioso Museo de Arte Moderno de Nueva York. La institución celebró este verano 40 años, con un programa completo de exposiciones y eventos, muchos de ellos conmemorativos de su exposición inaugural Rooms (Habitaciones) de 1976. De los 78 trabajos de aquella primera muestra quedan algunas instalaciones como Hole at PS1, la pequeña abertura  que el escultor neoyorkino Alan Saret talló en una de las paredes, generando una aureola de luz casi celestial en uno de los extremos del pasillo del tercer piso que se aprecia hasta el día de hoy. A la salida, si uno se vuelve y mira con detenimiento, puede encontrar el agujero entre las gigantescas M y A en la fachada principal del museo.Sus programas incluyen retrospectivas de reconocidos artistas nacionales e internacionales, instalaciones in-situ (site-specific installations), encuestas históricas, así como recitales de música y performances.

No es casualidad que una extraña sensación de déjà vu te acompañe durante el recorrido. El edificio de ladrillo rojo de estilo neorromántico (Romanesque Revival) fue construido originalmente en 1893, para albergar la Escuela Primaria First Ward School. Posteriormente se le conoció como Public School 1 o P.S.1.  De ahí el nombre de la institución, y el tema de la cafetería del museo, M. Wells Dinette, donde cada detalle recuerda un salón de clases, desde su ambiente hipster y los tableros verdes,  hasta sus largas mesas que simulan escritorios escolares.

Concebido inicialmente como  Institute for Art and Urban Resources Inc. (Instituto para el Arte y Recursos Urbanos), PS1 fue fundado en 1971 por Alanna Heiss, pionera del movimiento espacial alternativo (alternative space movement), que buscaba transformar edificios abandonados o poco utilizados de la ciudad de Nueva York, tales como almacenes, bodegas o depósitos de fábricas, en talleres para artistas y espacios de exhibición de sus obras.  Estos espacios, surgidos en la década de los 60s y 70s, rompieron el esquema de los museos tradicionales, concebidos con frecuencia como cubos blancos, estériles, neutros, que no resultaban adecuados para montajes in situ.

Las exhibiciones temporales del MoMA PS1 son tan variadas como sus creadores. Durante el recorrido encontré en el vestíbulo del museo el registro fotográfico y la documentación de  Superman 51 de Papo Colo (1977), uno de los primeros performances de este artista puertorriqueño.  Colo amarró 51 piezas de madera pintadas de blanco a su cuerpo y corrió, sin camisa,  por un tramo desierto de la célebre autopista West Side Highway de Manhattan, hasta desplomarse, exhausto, evocando el mito griego de Sísifo, como metáfora del esfuerzo inútil e incesante del hombre, en protesta por el rechazo de la candidatura de Puerto Rico por convertirse en el Estado No. 51 de la Unión. Esta retrospectiva coincidió con The cleaner, (El limpiador) su nuevo performance, una protesta contra el lavado de dinero en los paraísos fiscales de América Latina y contra el estereotipo de los latinos que trabajan como domésticos en Estados Unidos.

La obra Landscape Paintings de Rodney McMillian, originario de Columbia, Carolina del Sur, consta de doce cuadros elaborados sobre sábanas que, a menudo, conservan etiquetas de precio o muestran rastros de antiguos propietarios, y aluden al encuentro íntimo de cuerpos y los placeres que tenemos en la cama como el sueño, la lectura y el sexo.

Estos espacios, surgidos en la década de los 60s y 70s, rompieron el esquema de los museos tradicionales, concebidos con frecuencia como cubos blancos, estériles, neutros, que no resultaban adecuados para montajes in situ.La primera exposición individual en los Estados Unidos de la joven artista china Cao Fei, cuyos innovadores proyectos multimedia, películas e instalaciones, exploran las experiencias de los jóvenes ciudadanos chinos en su búsqueda por superar y escapar de la realidad y el caos de una sociedad en constante y vertiginoso cambio.

Las esculturas abstractas de Thea Djordjadze (Georgia, 1971) reflejan la historia del modernismo.  Sus obras, que a menudo parecen inacabadas, como si fueran bocetos o maquetas en lugar de obras de arte terminadas,  evocan objetos funcionales familiares, que se han vuelto obsoletos por el tiempo y el descuido, o escombros extraídos de edificios abandonados.  Para su instalación Projects 103 utilizó materiales de construcción básicos, como espuma plástica, madera contrachapada y metal, para recrear una farmacia medieval de la Cueva de Vardzia, Georgia, representada en un póster que colgaba en su dormitorio de niña.

El museo exhibe de manera permanente varias instalaciones in situ, que varían en tamaño, medio y temática.

En el cubo de la Escalera A encontramos las apacibles imágenes de In the Woods (2004) del madrileño Ernesto Caivano, un mural elaborado en pintura de látex y gouache negro, representando una densa red de ramas de árboles desnudos y nudosos que serpentean por las paredes y trepan hasta el techo, enredando al espectador en el oscuro y mágico abrazo de un mundo imaginario que el artista ha ido plasmando, a través de los años, en una historia de dibujos y esculturas de papel titulada After the Woods.

La figura central del sótano del edificio, el llamado Basement Boiler Room, o Cuarto de la Caldera, es Central Governor (2010), instalación de Saul Melman, resultado de un performance de seis meses, durante los cuales el artista esculpió 5.000 libras de sal en bloque, además de cubrir la caldera de la antigua escuela con hoja de oro, evocando las propiedades alquímicas de la sal y el oro. Encontramos también las distópicas esculturas de Lionel Maunz (2015) representando cuerpos desmembrados, fragmentados y parcialmente descompuestos, elaborados en hierro fundido, hormigón y acero, cuyas formas sugieren artefactos excavados después de una catástrofe, con títulos tan sugestivos como Fertilize My MouthI Need Love y  Parasite.

En el sótano encontramos, además, Crayola Square de Sol LeWitt, un cuadrado dibujado en crayola roja diseñado para la exposición inaugural del Instituto de Arte y Recursos Urbanos de1971, y cinco baldosas de acero diseñadas por Matt Mullican (1997), quien utilizó formas y símbolos para crear vistas utópicas de la ciudad.

En diversos espacios del museo hay, inclusive, instalaciones camufladas y descubrirlas  es parte de la experiencia. Es el caso de los blps, formas ovoideas muy particulares que, hacia finales de los años 70s, empezaron a aparecer en los sitios más inesperados de la ciudad de Nueva York: plataformas del metro, andenes y chimeneas. Su creador, Richard Artschwager, dejó un rastro de blps para atraer la atención del público hacia superficies y estructuras que, por lo general, pasan desapercibidas.  En los pasillos y escaleras de MoMA PS1 estos blps resaltan la arquitectura del edificio y referencian la forma en la que los visitantes se mueven a través del espacio.

Las propuestas innovadoras más recientes del museo incluyen instalaciones multisensoriales como los paseos auditivos de la canadiense Janet Cardiff y las gigantescas esculturas del danés Olafur Eliasson, quienes utilizan diferentes elementos como el sonido, la voz, la luz y el agua, el espacio y la temperatura para explorar nuestra percepción de la realidad, o exhibiciones interactivas, como la Eco Savage Suite del músico neoyorkino James Ferraro, un grupo de 18 tonos disponibles para descargar del sitio web del museo, y que sólo se puede escuchar llamando al teléfono del museo en horas hábiles.

Meeting (Encuentro) de James Turrell, invita al espectador a dirigir la mirada hacia arriba, para admirar una vista sin obstáculos del cielo y experimentar sutiles cambios de luz sincronizados con la salida y la puesta del sol.

MoMA PS1 es un paradigma de la transformación de los museos de sitios de contemplación pasiva en espacios de experimentación y participación.  Visitar el MoMA PS1 es una vivencia sensorial de inmersión en el arte.