Incluido en: , Edicion:

Talento irlandés: una mirada a la caligrafía de Denis Brown

Irlanda

Por
Talento irlandés: una mirada a la caligrafía de Denis Brown | Letra Urbana

¿Arte en vías de extinción o sobreviviente de era digital? En una entrevista con Letra Urbana, el prestigioso Denis Brown, quien se describe a sí mismo como escriba del Siglo XXI, traza una reflexión casi poética sobre la función de la caligrafía en la sociedad de hoy.

Desde el primer momento en que Mónica Márquez, una calígrafa residente en Miami, tuvo conocimiento de cómo Denis Brown interpreta el arte de la caligrafía, quiso asistir a un taller que el prestigioso maestro irlandés ofreció en las montañas de North Carolina, doce años atrás. De allí regresó diciendo “no tengo palabras para describir la maravilla de mi experiencia “y, a partir de entonces, siguió muy de cerca las destrezas de Brown.

El pasado mes de Junio, Mónica Márquez, miembro del Board de South Florida Caligraphy Guild, gestionó una invitación para que Denis Brown dictara un workshop en la Bakehouse Art Center de Miami, sobre la técnica de una obra que está en el primer plano internacional del arte de avanzada.

“Denis nos aproximó a la vanguardia de este arte milenario y demostró su experto manejo de la pluma. Con sus veloces trazos y a veces como por arte de magia, conseguía con extrema perfección, lo que para algunos de nosotros resultaba complicado. Mostró su técnica con elegancia y explicó los procedimientos con carisma. Su flexibilidad le facilitó la comprensión de los intereses, limitaciones y potencial de cada uno de los participantes a los cuales brindó su punto de vista profesional”, dice Marie Marcano, una de las calígrafas que asistió al curso.

“En este momento histórico en que la caligrafía está siendo reemplazada por el correo electrónico, los mensajes de textos y otros medios digitales de comunicación, mi trabajo explora el significado y la función de un escriba en el siglo XXI”

Como solista inexorable, el reconocido calígrafo irlandés demostró su capacidad para desempeñar diversas tareas; desde la escritura hasta la composición de música electrónica que acompaña a sus piezas, en múltiples oportunidades. Además de dedicarse permanentemente a enseñar técnicas caligráficas alrededor del mundo, Brown es el productor, editor y camarógrafo exclusivo de sus videos y el web máster de sus páginas web.
Dedicado al estudio de manuscritos antiguos y al perfeccionamiento riguroso de su arte desde muy temprano, Denis Brown también se interesa por incluir en su trabajo caligráfico conceptos tan actuales como el correo electrónico y los mensajes de texto. En su obra reciente, este artista ha incorporado elementos gráficos de uso cotidiano como los códigos de barra, alegando su relación directa con la escritura.

denisBron2

“En este momento histórico en que la caligrafía está siendo reemplazada por el correo electrónico, los mensajes de textos y otros medios digitales de comunicación, mi trabajo explora el significado y la función de un escriba en el siglo XXI”, nos dice Denis Brown en su página web (2).

Marie Marcano, quien tuvo la ocasión de observar el desenvolvimiento de su trabajo en las jornadas compartidas en Miami, destaca que Denis Brown es un hombre que se arriesga interrogar el campo tradicional de la caligrafía y abre espacios para que las nuevas generaciones perpetúen la práctica de la escritura a mano como huella del ser humano y expresión rítmica de la vida.

Letra Urbana tuvo ocasión de conversar con Denis Brown para explorar más a fondo este ángulo del arte y su función en una época donde la digitalización va desplazando los modos tradicionales de la escritura.

Quizás convenga comenzar por acordar si la caligrafía es un arte o un oficio. ¿Existe una “caligrafía moderna” o es la caligrafía un arte para todos los tiempos?

la sensualidad táctil de la pluma sobre el papel que muerde, se resbala, fluye,  nos remontan a la realidad humana tan opuesta a la realidad virtual

La caligrafía significa muchas cosas distintas para cada uno. La mayoría la concibe como una  aptitud, como un buen comienzo pero no como un buen fin. Para mí la caligrafía es un proceso manual que aplico para crear obras de arte.  El arte se da en la interacción con el proceso tanto desde el punto de vista material como desde el conceptual. Pero esto se refiere a mi propio abordaje, la caligrafía es algo más que esto. ¿Qué sería para ti la caligrafía? ¿Puede ser esto? La caligrafía es como un diálogo abierto,un fluir, está en movimiento permanente. Definirla debe ser un proceso continuo ya que una definición precisa corre el riesgo de no dar en el blanco.

Pareciera que la caligrafía es un  arte obsoleto y condenado a los museos pero sin embargo, su gran actividad muestra que sobrevive muy bien en la era tecnológica.

Estamos presenciando el eclipse de la escritura a mano, más aun de la caligrafía.  Tu observación se podría aplicar a la aparición de la imprenta en Europa hace seiscientos años. Sin embargo, la caligrafía sobrevivió. Hoy en día los calígrafos no deben dejar de preguntarse cuál es su función en nuestra sociedad en continuo movimiento. Claramente hoy existen otras formas más funcionales de trasmitir un texto pero tanto hoy como antaño su esencia no ha consistido en su funcionalidad sino en su distinción. Por ejemplo, la gran obra irlandesa del Siglo IX, “El libro de Kells”…Su ornamentación meticulosa y la calidad de su forma la distinguen y la convierten en algo mucho más grande que una simple versión del Evangelio. La caligrafía buena tiene espíritu propio, para conocerla hay que sentir su vida y poder aprehender en ella la vida de su autor. La mejor caligrafía de hoy todavía expresa características individuales y respira espíritu contemporáneo, no es una copia del pasado.  Ahora que las interposiciones en la computadora ocupan gran cantidad de nuestro tiempo, la sensualidad táctil de la pluma sobre el papel que muerde, se resbala, fluye,  nos remontan a la realidad humana tan opuesta a la realidad virtual. Del mismo modo, la interposición de lo manual con lo digital le da al artista una ventaja en un campo en el cual hay mucha similitud, con todo el mundo usando los mismos programas de computación. Estos instrumentos digitales necesitan una directiva visual del mismo modo que la precisa la letra escrita a mano.

¿Considera a la caligrafía como un eslabón ente las diferentes culturas o le parece que la palabra “caligrafía” cambia de sentido según el ambiente en que se encuentra?

Claro que hay diferencias culturales enormes. Históricamente la caligrafía occidental ha estado comprometida con la religión y la ley; en el Este, en cambio, ha estado ligada a lo espiritual.  En el mundo árabe, la caligrafía ha florecido en una cultura donde las imágenes vivas están prohibidas.  Sin embargo hay divergencias que se borran mientras surgen otras nuevas.  Los calígrafos que emplean o dejan de emplear facebook crean diferencias parecidas a las de Occidente versus Oriente.  La pasión es el elemento que las une.  La caligrafía es la forma en que se expresa el ardor creativo de cada uno.  En este sentido la caligrafía es tan abierta como lo es cada individuo.

En la música sucede con el tono y la amplitud, lo que en la escritura se manifiesta en los espacios y en la manipulación de la pluma.

Háblanos específicamente de tu experiencia como instructor en Miami.  ¿Alguna particularidad que haya hecho a este taller diferente a lo que hicieras  en otros países?

En Miami disfruté tomando mi café cubano en vez de mi capuchino en la mañana pero la gente reacciona en la misma forma en todas partes. Comparten sus pasiones  igual que yo lo hago con ellos.  Esto me complace mucho.  Me sentí totalmente en casa.

Tus cursos se destacan, entre otras cosas, por ese rasgo innovador que une el  ritmo gráfico y musical. Cuéntanos de ello.

El ritmo implica cadencia, repeticiones regulares.  En la música sucede con el tono y la amplitud, lo que en la escritura se manifiesta en los espacios y en la manipulación de la pluma. En mi caligrafía pretendo orquestar estos ritmos como un compositor trabaja con sonidos.  Después de diseñar en esta forma, cuando compongo una muestra caligráfica, me gusta improvisar apartándome del diseño original, ya sea en forma sutil o radical, según el grado de libertad que la obra demande. Estos espacios de composición antes de la producción final es lo que caracteriza mi caligrafía.

¿Hay una diferencia intrínseca entre la pincelada en un cuadro y el trazo de la caligrafía?

Preferiría primero prestar atención a las similitudes. Tenemos por ejemplo la  palabra “dibujar” que implica un movimiento de la mano, podemos dibujar una ilustración, una letra o correr una cortina, todo esto implica un movimiento de la mano o del brazo; un gesto.  La palabra “golpe” se usa en los deportes, en el golf, en el tenis y también en la caligrafía que significa un movimiento tan definido como un saque ganador en el tenis. Sí hay una diferencia entre la caligrafía y la pintura. Los trazos en la pintura se acumulan  gradualmente para construir poco a poco una imagen, se sobrepone un trazo sobre otro hasta que la imagen surge de la tela; en cambio, en la caligrafía el trazo se hace de un solo golpe y se produce una marca que no se modifica. Como en el deporte, se origina en la memoria muscular desarrollada con la práctica y la experiencia pero también proviene de improvisaciones supeditadas a golpes anteriores.

La literatura le da un lugar de relevancia a la caligrafía en algunas obras tal como la tradición al estilo de los miniaturistas de Orhan Pamuk, en My Name is Red o también en El marqués de Sade. Lo que aparece en esas historias, ¿tiene alguna relación con la caligrafía actual?

denisBrown3

No puedo comentar porque no los he leído. Sin embargo, pienso que la caligrafía debe suavizar su voz cuando se junta con la literatura. Esto es lo apropiado en muchas circunstancias. Sin embargo, se puede reconocer que hay un espacio en el que la caligrafía puede asumir un rol principal, expandirse más allá de su condición de letra legible y asumir una forma compleja y artística. En Occidente, ésta es una  nueva manera de pensar. Pero si se acepta el principio de que la forma caligráfica puede ser compleja y artística, si se acepta que el requerimiento de que ser legible no es lo primordial, se llega a una conclusión contraria a lo que sugiere tu pregunta. En realidad la literatura le ha negado a la caligrafía un lugar de prominencia. Los escribas han estado siempre al servicio de los textos pero personalmente agradezco que hoy tengamos computadoras, correos electrónicos, SMS y todo el resto que se ocupan de la  función  de trasmitir textos.  Semejante cambio podría causar pánico a los esclavos de la escritura pero en realidad los calígrafos  de hoy están liberados, sólo que también hay que ver que  se hace con esta libertad!

En toda Latinoamérica y España la palabra caligrafía está asociada con tediosas horas de práctica a las que, en el pasado, eran sometidos los niños. Hoy la enseñanza de la escritura es mucho más flexible, se utiliza la escritura a mano en letra imprenta y en USA ya no se exige el aprendizaje de  caligrafía. Cada día nos acercamos más al uso generalizado de sistemas de reconocimiento de voz y transformación directa de la información oral en escrita. Entonces, ¿Cuál es el rol de la caligrafía en el S.XXI? ¿Crees que hoy tenemos tiempo para aprenderla?

En realidad la literatura le ha negado a la caligrafía un lugar de prominencia. Los escribas han estado siempre al servicio de los textos.

Lo que sugieres como caligrafía está muerto. Por el contrario, para mí caligrafía significa vida. Es la energía de la línea. Cierto, puede tomar años de años copiar escritos y aprender las reglas pero un  calígrafo que sabe su oficio, no tiene nada que ver con la copia. El verdadero calígrafo es como el músico, ejecuta en cada función. No debe ser tomada como un trabajo. ¿Quién quiere escuchar a alguien que trabaja el violín? Sin embargo tocar bien requiere una ardua labor. Los niños lo hacen intuitivamente y los calígrafos podrían dar sus primeros pasos en esta misma forma. Puede ser una gran liberación, un verdadero abandono, sin embargo es necesario conocer lo básico, es una habilidad a desarrollar. O sea, es necesaria mucha práctica y una buena enseñanza para poder jugar con los elementos de la caligrafía. Ya no debemos limitarla asociándola con lo funcional, casi sería como limitar a la música a los pitidos y los gorjeos del timbre del teléfono.

¿Conservas en tu memoria algún momento especial de tu infancia relacionado con el aprendizaje de la escritura?

No sé quien se animará a seguirme en diez años pero desafío a cualquiera que reconoce la pasión en mi voz, a poner la misma atención en la suya.  La caligrafía puede convertirse en el vehículo de su pasión

Hable de “memoria muscular” en relación a la caligrafía. Si uno depende de la memoria mental en el momento de improvisar los trazos rápidos, inevitablemente falla. Cuenta mucho más cómo se siente,  saber cómo hacerlo casi por instinto. Claro que cuando recién se empieza, hay mucho que recordar.  Sin embargo, en clases de caligrafía, he notado que los estudiantes necesitan olvidar las 26 letras del alfabeto como las aprendieron de niños y re-inventar cada forma de acuerdo a un principio formal y a los ritmos relacionados con cada estilo en particular.  La memoria puede ser un amigo o un enemigo, o ambas cosas.

¿Cómo percibes el futuro del arte de la caligrafía en unos diez años? Tengo entendido de que muchos de los artistas dedicados son gente mayor.  ¿Crees que “sobreviva”?

La caligrafía es una forma excelente de encontrar una veta creativa para los adultos mayores pero, creo que en todas partes se necesita gente joven para que se animen y la lleven adelante en el futuro.  Es necesario promoverlo. Yo apenas era  adolescente cuando me inicie y mi profesor de arte en la escuela fomentó mi interés dándome libros. Sin tantas obligaciones, pude dedicarme de lleno a la práctica, siempre me sentí muy cómodo, me encantó.  Podía olvidarme de todas las angustias típicas de un adolescente, bueno tal vez esperas que te diga que me sentía relajado y a pesar de ser verdad,  ¡al mismo tiempo me sentía energizado y verdaderamente entusiasmado por lo que hacía! En unos diez años  estoy seguro que será diferente para mi, tuve suerte en encontrar mi pasión a una edad tan temprana. Mucha gente joven no tiene idea sobre que le ocupará en diez años.  Se lo que pasó  antes, se lo que me pasa ahora. No sé quien se animará a seguirme en diez años pero desafío a cualquiera que reconoce la pasión en mi voz, a poner la misma atención en la suya.  La caligrafía puede convertirse en el vehículo de su pasión.

[youtube id=”MNtUmPTtjUI” mode=”normal” align=”center” autoplay=”no”]

Colaboraron en este artículo: Marie Marcano y Dolly Bell.

http://www.quillskill.com

Artículo por:

Mónica Prandi

Mónica Prandi
Fundadora y Directora de la revista digital Letra Urbana. Psicoanalista. Lic. en Psicología, Argentina. Master of Science in Psychology, USA. Licensed Mental Health Counselor, en el Estado de la Florida. Se dedica a la práctica clínica privada en la ciudad de Miami. Actualmente investiga y divulga las ideas y teorías que contribuyen a entender las transformaciones que observamos en el hombre contemporáneo, bajo los efectos de la globalización. 

1 comentario

Tus comentarios nos ayudan a crecer. Gracias!