Incluido en: Edicion:

Solo vos sos vos. Los sonetos de Shakespeare en traducción rioplatense

La Plata

Por Miguel Angel Montezanti
Solo vos sos vos.  Los sonetos de Shakespeare en traducción rioplatense | Letra Urbana

Cuando los Sonetos de Shakespeare cumplieron cuatro siglos, se celebraron globalmente. El Dr. Montezani, formó parte de ello y nos cuenta cómo realizó su aguda y rioplatense traducción.

En 2009 se cumplían los cuatrocientos años de la publicación de Sonnets. Por este motivo los responsables de la publicación Shakespeare’s Sonnets Global convocaron a especialistas de todo el mundo para que reseñaran la recepción de los Sonetos en los distintos países y ofrecieran una muestra de piezas traducidas.

Encargado de esta tarea en la Argentina, pude observar que por una u otra razón los traductores han vuelto sobre sus versiones realizando enmiendas de variado tipo. La comprobación de que los traductores no se muestran conformes con sus resultados y vuelven al texto traducido se constituyó en estímulo para mi experimento. Acometí la tarea de retraducir los sonetos a una variante que llamé “rioplatense”. Por cierto el pronombre “vos”, en lugar de “tú”, junto con el desplazamiento del acento verbal es su carácter sobresaliente. Puesto que la traducción “esperable” de los autores clásicos es el español culto o literario, es claro que la variedad dialectal elegida  por mí se desvía de la norma. Dado que “vos”, a diferencia de “Ud.”, comporta familiaridad o coloquialismo, es evidente que esta traducción hace “sonar” los sonetos en una cuerda diferente. Puede llamarse a esta traducción paródica, no porque tenga como finalidad central el humor, sino tomando el término “parodia” como reescritura. Con todo, por lo mismo que se desvía de la norma literaria culta, el resultado cómico o al menos extraño, resulta inocultable. Consideraré en primer lugar aspectos fónicos.Puede llamarse a esta traducción paródica, no porque tenga como finalidad central el humor, sino tomando el término “parodia” como reescritura.

Los caracteres más notables de la variedad dialectal argentina son el seseo y el yeísmo. No presentaré casos donde se consideren perfectas o consonantes las rimas que empleen “ll” – “y” o “s” – “z” porque de hecho las he considerado así en las otras traducciones que he realizado. Sí me he permitido, a manera de travesura prosódica, el desplazamiento del tónico “yo” en posición final de verso a pronombre átono, para rimar con “embrollo”, en el s. 72, v. 7, “y me cuelgues más méritos muerto yo”, donde el acento versal debería caer sobre la sílaba “to”: “muer yo”. En otros casos me he acogido a usos probablemente pretéritos de personas que pronunciaban “lo que leían”, fenómeno decreciente bajo la influencia de los medios, que propalan (no siempre) la pronunciación “correcta”. Por ejemplo “affaires” suena tal como se escribe para rimar con “aires” en el s. 57, v. 19. Lo mismo se aplica a la palabra “nurse”, que es un bisílabo literal en el s. 22, v. 2, “como una nurse cuida a su bebé”.

El aspecto estilístico es sin duda el más rico y el que más inquietaría a un lector esperanzado en toparse con una traducción “clásica” de un clásico. El “vos” rioplatense, se acompaña de algunas libertades léxicas, estilísticas y gramaticales. Una de estas características es el empleo de pronombres pleonásticos. Los matices subjetivos son sutiles, a veces inasibles. Los pleonasmos han servido no sólo al coloquialismo sino también a la métrica. El v. 13 del s.15, por ejemplo, resulta: “Por tu amor lo peleo al Tiempo experto”; el v. 13 del s. 12, “No le parás al tiempo la guadaña”; el v. 4 del s.14, “No me le atrevo a profecía alguna”.

El aspecto estilístico es sin duda el más rico y el que más inquietaría a un lector esperanzado en toparse con una traducción “clásica” de un clásico.Otro rasgo de estilo tiene que ver con diminutivos de carácter estético-valorativo. Así, el s. 14, v. 2, “aunque un poquito sé de astronomía” traduce a “And yet methinks I have astronomy”. En el s. 18, v. 3, “el viento bate al capullito enano” traduce a “Rough winds do shake the darling buds of May”. En el s. 15, v. 6, “pero al sol, igual que una florcita” corresponde a “But as the marygold at the sun’s eye”, reforzando la idea de la debilidad de la flor. En fin, en el s.73, v. 4, “coros donde no cantan pajaritos” traduce a “Bare choirs where late the sweet birds sang”.

Me he inclinado a favor de una frase hecha, coloquial, más bien que a favor de la dicción culta. Por ejemplo, en el s. 11, v. 7, referido a la reticencia del joven celebrado para formar una descendencia, el poeta amonesta “If all were minded so, the times should cease”, que se traduce “Si vos pensás así se acaba el cuento”. En el s. 26, v. 12, cuando el poeta revela que no hará evidente la vinculación con el amigo, “Till then, not show my head where thou mayst prove me”, se vuelve: “pero entretanto mutis por el foro”, expresión alejada del texto inglés y sin embargo no completamente disonante si se piensa en el trasfondo teatral que se entrevé a menudo en los Sonetos.

La elección idiomática puede alejarse más considerablemente de la imagen expresada en el original. Así en s. 3, v. 7, “Or who is he so fond  will be the tomb”, traducido como “¿O quién que por quedarse en piel y hueso”, donde “piel y hueso” evoca corrientemente flacura y no sepultura, aunque pueda existir vecindad entre ambas.

En el s. 82, v. 2, “And therefore mayst without attaint o’erlook”, la traducción reza “y así podés hacer la vista gorda”, donde la frase idiomática castellana corresponde casi exactamente a “overlook”. En el s. 104. v, 3, cuando el poeta da cuenta del ciclo de la naturaleza, afirmando que tres inviernos “Have from the forest shook three summer’s pride”, la traducción dice “le han bajado el copete a tres veranos”, donde la expresión popular significa poner en su sitio a quien se ha infatuado o ensoberbecido.

El aspecto cómico se hace a veces más evidente. En el s. 140, v. 11: “Now this ill-wresting world has grown so bad”, la traducción reza: “y como el mundo anda mal del coco”. Otro caso en que el humor se marida con la imagen invocada en el original es la del s. 37, v. 3, “So I, made lame by Fortune’s dearest spite”, llevado a “yo, que por mala pata ando cojeando”, donde “mala pata”, como nadie ignora, significa, además del sentido literal, “mala suerte”. Otro ejemplo es el pareado del s. 151, de fuerte impronta sexual: “No want of conscience hold it that I call / Her ‘love’ for whose dear love I rise and fall. La traducción reza: “Mi conciencia al final no se rebaja / sirviéndole tu amor de subibaja”.Me he inclinado a favor de una frase hecha, coloquial, más bien que a favor de la dicción culta.

Otras expresiones son cronolécticas, como en el ejemplo “de movida”, con el significado de “desde el comienzo”, “inmediatamente”, “sin dilación”. S. 90, v. 11: “But in the onset come so shall I taste”, que se vuelca “venite de movida y yo primero”.

Expresiones concretas en la traducción pueden intentar reflejar fraseos más cultos, elaborados o abstractos del original. El s. 4, v. 11, “Then how when Nature calls thee to be gone” se vierte “y así, cuando te llamen al osario”. En el s. 35, v. 2 “Roses have thorns and silver fountains mud”, se vuelve “barro en las fuentes hay, pinche en la rosa”. O bien apelo a una comparación corriente: el s. 108, v. 9 “So that eternal love, in love’s fresh case”, resulta “Fresco mi eterno amor como lechuga”. O bien me valgo de un sufijo estético-valorativo, como en el s. 65, v. 4, “Whose action is no stronger than a flower”, trocado en “si su acción, como flor, es debilucha”.

En cuestiones léxicas puntuales la norma general podría definirse así: se ha preferido la variante coloquial o popular a la otra, más culta o refinada. Por ejemplo en el s. 1, v. 12, “churl” se vuelca como “amarrete”, en lugar de “tacaño” o “avaro”. En el s. 5, v. 6, cuando el Tiempo conduce al verano “To hideous winter and confounds him there”,  el verbo “embarulla” desplaza a “confunde”. En el s. 12, v. 10 la idea del tiempo destructor o erosivo se vuelve “el sopapo del tiempo te derriba2. En el s. 17, v. 2, “And stretchèd meters of an antique song” se trueca en “ritmos de algún calenturiento bocho”, ya lindando con la total familiaridad. En el s. 23, v. 1, “As an imperfect actor on the stage” se traduce “Como un actor chambón sobre las tablas”.

Algunas elecciones léxicas rayan en el humorismo por anacrónicas. Tal es el caso del célebre soneto 116 y el polémico verso 4, “Or bends with the remover to remove”. De muchas traducciones consultadas sólo una emplea en castellano el verbo “remover”. En mi reciente traducción el verso aparece “O si se quita con removedor”. La sustancia química, ciertamente desconocida en épocas de Shakespeare, no se distancia de la imagen predominante en el s. 116 sobre la solidez e inmutabilidad del verdadero amor.

El experimento de domesticación rioplatense de los Sonetos se encuentra con dificultades insalvables. Hay sonetos de tal intensidad lírica que no parece posible “bajar” el nivel de la lengua hasta la expresión coloquial.El experimento de domesticación rioplatense de los Sonetos se encuentra con dificultades insalvables. Hay sonetos de tal intensidad lírica que no parece posible “bajar” el nivel de la lengua hasta la expresión coloquial. Comparadas ambas versiones mías, la de 1987/2003 (en castellano “culto” y la de 2011 (en castellano “rioplatense”),  los sonetos de la segunda no difieren demasiado de los de la primera. No he hallado formas de “coloquializar” estas expresiones. A modo de ejemplo ofrezco la traducción del primer verso de cada uno de estos sonetos según la versión de 1987/2003 y la de 2011:

s. 7 Mira, cuando la luz en el oriente (1987/2003)
Fijáte, cuando el sol en el oriente (2011)

s. 33 Miré al sol en las glorias mañaneras (1987/2003)
Más de una vez he visto a las auroras (2011)

s. 73 Puedes mirar en mí la época del año (1987/2003)
Podés mirar en mí la temporada (2011)

En los ejemplos de 2011, la nota local está dada tan sólo por el desplazamiento del acento verbal anejo al pronombre “vos”.

En lo relativo a la métrica algunos endecasílabos de la publicación de 2011 no son perfectos si se apunta a la acentuación ortodoxa sobre determinadas sílabas. También estas imperfecciones tienen que ver con el propósito general de esta versión. Por ejemplo, en el s. 4, v.2 “las leguas no me frenarían el paso”, pediría un acento sobre el átono “no”. Parecidamente, en el s. 32, v. 11 “sería su parición más aceptable” pide pronunciar “sería” como “seriá”. O bien, en el s. 9, v. 9, “Lo que gasta el que no tiene cabeza”, donde el adverbio “no”, que está en distinta posición que en el caso anterior, pide sin embargo acento, a pesar de ser átono.

A modo de ejemplo ofreceré dos versiones, la “culta” y la rioplatense, del soneto 94:

They that have power to hurt, and will do none,
That do not do the thing they most do show,
Who, moving others, are themselves as stone,
Unmoved, cold, and to temptation slow;
They rightly do inherit heaven’s graces,
And husband nature’s riches from expense;
They are the lords and owners of their faces,
Others, but stewards of their excellence.
The summer’s flower is to the summer sweet,
Though to itself, it only live and die,
But if that flower with base infection meet,
The basest weed outbraves his dignity: 
For sweetest things turn sourest by their deeds;
Lilies that fester, smell far worse than weeds.

 

Traducción de 1987-2003 (culta):

Quienes pudiendo el mal el mal no infligen,
quienes no hacen lo que hacer pudieran,
que son cual rocas aunque a otros rigen
porque ni tentaciones los alteran;
éstos heredan gracias celestiales
y administran los dones de natura,
de sus rostros son dueños señoriales;
otros sólo custodios de hermosura.
La veraniega flor grata al verano
para sí misma nace, crece y muere,
mas si la flor es pasto del gusano
no hay yuyo que su porte no supere.
Amárgase lo dulce con vileza:
podrido lirio hiede cual maleza.

Traducción de 2011 (rioplatense):

Los que pueden joder y no te joden
y aunque pudiendo no hacen lo que pueden,
caras de piedra aunque a otros incomoden
aunque a las tentaciones nunca ceden;
esos se ligan bendición del cielo
y manejan con éxito el negocio,
por los demás no se les mueve un pelo;
los otros son apenas tristes socios.
Flor del verano es dulce en el verano
aunque sólo para ella es el orgullo,
pero si al fin la muerde algún gusano
sufre la humillación de cualquier yuyo.
Se echa a perder la cosa más honesta
es peor que el yuyo el lirio cuando apesta.