Edición
45

Pandemia, cambio climático y crecimiento exponencial.

Buenos Aires
La pandemia deja a “cielo abierto” los cambios necesarios y urgentes para descontaminar el planeta.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Si bien la pandemia está teniendo muchas consecuencias negativas e incertidumbre, creo que también, en contraposición nos está dejando grandes enseñanzas y certezas sobre el rumbo que debemos tomar.

Estamos viendo como los niveles de contaminación ambiental en todo el mundo mejoran notoriamente al poco tiempo de disminuir la actividad económica.

En China, el país más contaminante del mundo, responsable del 30% de las emisiones mundiales, durante el primer mes de restricciones impuestas al transporte y a las actividades comerciales, las emisiones de CO2 cayeron un 25% según las mediciones de la NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA).Esta cifra representa una reducción de aproximadamente el 6% a nivel globalEn Buenos Aires, un estudio realizado por APRA (Agencia de Protección Ambiental) informó que se redujo el 50% de las partículas contaminantes del aire durante la cuarentena.

Estos datos nos hacen replantear fuertemente que tan sostenible es a corto y mediano plazo nuestro sistema económico mundial…

La disminución de la actividad en todo el mundo también disminuyó la contaminación sobre el agua y la conservación de los ecosistemas.

Estos datos nos hacen replantear fuertemente que tan sostenible es a corto y mediano plazo nuestro sistema económico mundial basado en el consumo cíclico. La pregunta principal es ¿Hasta cuándo se puede sostener?

En este caso considero que quizás la mayor enseñanza que nos deja esta pandemia es la comprensión del crecimiento exponencial y el riesgo que implica no intervenir a tiempo.

Presidentes, médicos y periodistas han hablado mucho de aplanar la curva para evitar disminuir los días en que la cantidad de casos se duplican. Si la población no actúa y la cantidad de casos crece muy rápidamente, el sistema sanitario colapsa y no se puede dar respuesta a tantos pacientes ya sea por coronavirus o cualquier otro tipo de afección.

La particularidad que tienen las curvas de crecimiento exponencial es que al principio no se percibe la dificultad, porque el incremento es más lento y aparenta no pasar nada. El problema es cuando las cantidades se empiezan a duplicar, como se ve en la referencia 1.

La imagen es una típica curva de crecimiento exponencial llamada “palo de jockey” donde se puede ver el aumento drástico en un determinado momento que es en donde se vuelve incontrolable.

Se puede entender también en el ejemplo de Adrian Paenza en la charla Tedx, donde propone un pequeño ejercicio. (Ref .2)

 

Que la sociedad tome magnitud globalmente sobre lo que conlleva cualquier crecimiento de tipo exponencial es muy importante para combatir el calentamiento global, que es sin duda la curva más importante que debemos aplanar en los próximos años, y de la cual los científicos vienen prediciendo.

Solo consideremos que somos más de 7mil millones de habitantes en el mundo, ¿cuánto tardaremos en duplicar la cantidad de emisiones de Co2, la contaminación de los ríos y la explotación de los ecosistemas y las especies en el mundo?
Estas curvas que también son de crecimiento exponencial son sin duda insostenibles en un planeta finito.

De la misma manera que nos estamos informando y organizando para esta pandemia, se debe empezar a hacerlo con el cambio climático.
Es muy importante garantizar que las curvas de impacto ambiental no superen la capacidad de regeneración del planeta.

Por último, existe otra gran similitud entre la pandemia y el cambio climático. Si se analiza bien, el problema no es la gravedad del virus ya que, si bien tiene un rápido crecimiento, en la mayoría de los casos no es letal. Tampoco es determinante la cantidad de muertes, ya que existen motivos en el mundo que ocasionan millones de muertes, como la diabetes o la desnutrición, y no se toman estas medidas. El problema principal, al igual que el cambio climático, es que no importa el nivel socioeconómico, nos afecta a todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos
Relacionados

Imagen bloqueada