Incluido en: , Edicion:

Orígenes, tradiciones y globalización

-

Por
Orígenes, tradiciones y globalización | Letra Urbana

Letra Urbana y Romance in a Can se han unido para traer a Miami la película Soy Andina que, será presentada el próximo 16 de Octubre, en la Alianza Francesa. Esta proyección contará con la presencia del director del film, Mitch Teplitsky, y con el auspicio del Consulado de Perú. En esta entrevista para Letra Urbana, Mitch Teplitsky habla de por qué le ha parecido importante destacar la importancia de los vínculos y el contacto con los orígenes en una era globalizada.

Letra Urbana y Romance in a Can se han unido para traer a Miami una película que remarca la importancia de los vínculos en esta era globalizada. Soy Andina será presentada el próximo 16 de Octubre, en la Alianza Francesa y contará con la presencia del director del film, Mitch Teplitsky, y con el auspicio del Consulado de Perú en esta ciudad. Soy Andina es un documental donde la danza, la música y las cuestiones de identidad toman el protagonismo a través del encuentro de dos mujeres que pertenecen a mundos diferentes. Una de ellas, inmigrante de Perú, bailarina de danza folclórica y la otra es una bailarina moderna de Queens, NY. Ambas viajan a Perú para ponerse en contacto con sus orígenes y sus tradiciones. Este viaje trans-cultural presenta música y bailes prácticamente desconocidos fuera del Perú, mientras que la historia trata de la búsqueda de raíces culturales y la añoranza por pertenecer a un grupo en un mundo globalizado.

Soy Andina

Soy Andina ha sido ya proyectada en Nueva York, Chicago y San Francisco y las repercusiones en el publico valoran el estilo en que el film presenta estos temas.

A propósito de su próxima visita a la ciudad de Miami, Mitch Teplitsky conversó con Letra Urbana.

LU: Soy Andina es tu opera prima. Nos gustaría saber algo del camino que has recorrido hasta llegar hasta ella.
Ha sido un largo y sinuoso camino. Soy un hombre formado en la escuela de negocios que se ha convertido en director de cine. Con la realización de Soy Andina fue como regresar a mis propias raíces. Siempre me sentí atraído por la gente de otras culturas, quizás porque escuchaba las historias de mis abuelos –inmigrantes de Europa del Este. Mientras crecía yo era imaginativo, me gustaba escribir y contar historias. Durante la escuela secundaria mis padres me trajeron una cámara Super-8 y yo hacia cortometrajes para los proyectos de la escuela. Recuerdo que pensaba que me gustaría ser director de cine o periodista.
Mas tarde fui a la universidad –University of Pennsylvania- y fui influenciado por los que me rodeaban, eran alumnos de la escuela de negocios o estaban haciendo la escuela previa a medicina. Entonces, un poco por esta casualidad decidí cambiarme para la carrera de negocios y me gradué con un titulo en marketing.
Luego me mudé a Nueva York y trabajé durante varios años en marketing en corporaciones de medios, .sin estar realmente muy satisfecho con ello. Un momento de viraje para mí fue en 1995 cuando tomé la posición de director de marketing para el Film Society del Lincon Center, que se encarga de organizar el Film Festival de Nueva York y la ronda anual de teatros que muestran cine internacional, incluyendo una gran cantidad de documentales. Eso fue lo que renovó mi interés en los films y especialmente en los documentales.

…en 1995 cuando tomé la posición de director de marketing para el Film Society del Lincon Center, que se encarga de organizar el Film Festival de Nueva York y la ronda anual de teatros que muestran cine internacional, incluyendo una gran cantidad de documentales. Eso fue lo que renovó mi interés en los films y especialmente en los documentales.

Mientras tanto, me había reencontrado con Nélida, en 1989, un año después de que ella llegara a esta ciudad de Nueva York. Nos hicimos amigos y me introdujo a su mundo de inmigrantes peruanos, quienes en su mayoría eran provincianos. Su comunidad celebraba las fiestas patronales con música, comida tradicional y bailes. Todo eso me pareció fascinante y a la vez admiraba la profunda conexión de Nélida con sus raíces, lo que muchos norteamericanos parecieran no tener.

Algún tiempo después, para el 2000, Nélida me contó que iba a concretar su sueño de ser la anfitriona de la fiesta patronal en su pueblo de Llamellin, in Ancash.

Nélida siempre me corrige si digo que su historia es una búsqueda de la identidad. Ella sabe muy bien quien es : Andina! Ella porta, a donde sea que vaya, esa identidad y sus tradiciones, especialmente la danza. La película más bien describe la historia de Cynthia, quien no solo trata de aprender y entender las autenticas danzas peruanas, sino que ella hace de su familia y del país de su madre.

Para entonces hacia ya seis años que venía trabajando para el Lincoln Center y comenzaba a sentirme cansado de hacer marketing para el trabajo de otras personas. Yo había visto películas como |Buena Vista Social Club – films que viajan llevando a la audiencia a otras culturas – y entonces pensé que quizás podría hacer algo con la historia de Nélida. Después de todo, el mundo de la música peruana, su danza y su cultura era casi desconocido en los Estados Unidos. La mayoría de la gente solo pensaba en Machu Picchu y quizás en el terrorismo cuando se referían a Perú. Yo había tenido acceso a otra realidad y eso me había encantado. Entonces decidí dejar mi trabajo y viajar a ese país para seguir la historia de Neli y comenzar a filmar.

LU: En una primera lectura podríamos decir que Soy Andina es la historia de dos neyorkinas que están en la búsqueda de su herencia peruana. La música y la danza son elementos sabiamente remarcados en el film…
Bueno, Nélida siempre me corrige si digo que su historia es una búsqueda de la identidad. Ella sabe muy bien quien es : Andina! Ella porta, a donde sea que vaya, esa identidad y sus tradiciones, especialmente la danza. La película más bien describe la historia de Cynthia, quien no solo trata de aprender y entender las autenticas danzas peruanas, sino que ella hace ese viaje donde conoce más acerca de su familia y del país de su madre. En ambos casos podría decir que se trata mucho mas de una historia acerca de dos mujeres contemporáneas que sienten orgullo de su herencia peruana, sin importar donde ellas se encuentren, y lo manifiestan a través de la danza y de la música.

LU: Las migraciones de nuestros días, aunque aun están relacionadas, van más allá de las clásicas situaciones de falta seguridad o estabilidad económica. Vivimos en un contexto que nos impulsa a la expansión para un mejor desarrollo. Entonces hoy, las migraciones también llevan la marca de un deseo personal de apertura. ¿Han sido estos aspectos considerados en su film?
Si, porque los dos personajes están más llevados por el deseo de concretar un sueño personal, y tienen los recursos para ello: las ganas y la libertad para llevarlo a cabo. Para estas mujeres viajar de un país al otro no tiene que ver con una cuestión de dinero aunque, las razones por las que Neli y Cynthia se encuentran viviendo en NYC responden a la búsqueda tradicional de un mejoramiento económico. Neli, había migrado de Perú en la época de Fujimori cuando el trabajo era escaso en ese país. En el caso de Cynthia, su madre había migrado a los Estados Unidos en pos de una vida mejor.

…podría decir que Cynthia es mucho mas una verdadera “New Yorker”, un producto de una ciudad cosmopolita que ha sido modelada por muchas culturas.

LU: El cosmopolitismo es un fenómeno que se encuentra en las ciudades más importantes del mundo y se incrementa en el nuevo milenio. Ese fenómeno trae consecuencias con las que hay que lidiar. Podríamos afirmar que algunas de estas consecuencias están mostradas a través de Cintia, la bailarina peruano-americana que juega el rol principal de la película?
Bueno, yo podría decir que Cynthia es mucho mas una verdadera “New Yorker”, un producto de una ciudad cosmopolita que ha sido modelada por muchas culturas. Ella tiene un padre artista nacido en Puerto Rico, creció en un vecindario Italiano-Griego, influenciada por el hip hop Afro-Americano, etc. Por otro lado Cynthia nunca ha vivido fuera de su hogar antes de viajar a Perú, ella iba y venia de su escuela y permanecía en su casa de Queens con su madre y su abuela. Eso es algo mucho mas parecido a la vida de un hijo único en Latinoamérica. En ese sentido, podría decir que ella no era muy cosmopolita y que maduró mucho durante su viaje a Perú. Y eso no ha sido solamente porque se fue a otro país sino porque ella ha vivido sola allí.

LU: Soy Andina ofrece una observación interesante, por un lado plantea el regreso al país de origen por los hijos de inmigrantes nacidos en los Estados Unidos. A la vez uno de los personajes dice sentirse muy cómoda viviendo con ¨un pie en cada país¨. ¿Que te ha llevado a reflejar esto en tu película?
Era muy importante reflejar eso porque era la realidad de estos personajes y quería transmitir estas historias de la manera más honesta posible. Pero eso también muestra el contraste entre Nélida y Cynthia, como su entorno y sus experiencias son divergentes. Nélida tiene una relación con Perú mas ambivalente, ella siente orgullo por ser peruana pero sabe del racismo, las actitudes machistas, el alcoholismo y de las privaciones económicas. Cynthia, habiendo crecido en Nueva York, tiene otra concepción de Perú. Ella conoce acerca de la familia y la danza y esta mas protegida de la complejidad y de los esfuerzos que significa crecer en Perú.

Cebiche

LU: Eres un director norteamericano. ¿Para qué audiencia has pensado Soy Andina?
Siempre he pensado en términos de una audiencia múltiple. Primero y principal, quise hacer un film para el publico “regular americano” que va al cine, es decir para aquellos que tenían poco o nada de conocimiento acerca de Perú. Quería lograr una película entretenida y accesible para la audiencia en general y gran parte de mi motivación para hacerla, era compartir con otros “extranjeros” lo que yo había vivido y apreciado de Perú, de Neli y de Cynthia. Pero además de eso, también considere el mercado educacional e institucional. Tenía la esperanza de que la película interesara a los educadores y que les sirviera para lidiar con ciertas cuestiones en la clase tales como identidad, migración, cultura, estudios Hispanos, etc. Para los documentales el mercado cultural puede ser una importante fuente de recursos. Y, por supuesto siempre pensé en el mercado de los inmigrantes latinos,. Siempre me intereso que el film sea respetado y apoyado por la comunidad que estaba retratando.

LU: De acuerdo a los comentarios que vuelven del público, ¿qué es lo que encuentran los norteamericanos en el film y qué, los latinoamericanos?
Pareciera ser que esta película llega tanto a la audiencia peruana como a la que no lo es. Todos parecemos estar relacionados con la búsqueda de lo familiar, con el intento de de relacionarnos con los otros y con nuestro sentimiento de identidad. Creo que ese es un tema universal. Desde ya que los peruanos en particular tienen un fuerte sentido de nostalgia y reconocimiento hacia los lugares y las tradiciones con las que han crecido. Ellos sienten un gran orgullo de ser peruanos y aprecian la manera en que este documental captura eso.

Por otro lado Cynthia nunca ha vivido fuera de su hogar antes de viajar a Perú, ella iba y venia de su escuela y permanecía en su casa de Queens con su madre y su abuela. Eso es algo mucho mas parecido a la vida de un hijo único en Latinoamérica. En ese sentido, podría decir que ella no era muy cosmopolita…

LU: ¿Qué es lo que te ha resultado más enriquecedor durante y después de la filmación de Soy Andina?
Bueno, filmar Soy Andina ha cambiado completamente mi vida, tanto profesional como personalmente. Profesionalmente he aprendido como hacer un film, no sólo como director sino también como productor. Supe cómo hacer crecer el dinero, fue un gran logro y después de muchos esfuerzos creo que ¡finalmente aprendí cómo arreglármelas sin un cheque y sin una red de contención!

En cuanto a lo personal, he ganado un segundo hogar y una segunda cultura y una familia. He conocido a mi esposa Doris mientras filmaba Soy Andina en Llamellin durante la fiesta patronal in 2002! También progresé con mi español y conocí mucha gente sorprendente. La lista continúa……

…además de eso, también consideré el mercado educacional e institucional. Tenía la esperanza de que la película interesara a los educadores y que les sirviera para lidiar con ciertas cuestiones en la clase tales como identidad, migración, cultura, estudios Hispanos, etc. Para los documentales el mercado cultural puede ser una importante fuente de recursos.

LU: ¿Cuáles son tus próximos proyectos?
Recientemente finalizamos un film para acompañar Soy Andina. Se llama “Llamellin y su Fiesta Patronal” y dice más sobre la historia de ese evento que lo que se muestra en Soy Andina.

Por el momento estoy trabajando full-time en el marketing y la distribución de Soy andina Estoy convencido de que distribuir personalmente el film es lo mejor pero, ¡¡es un trabajo a tiempo completo!!

Sin embargo estoy pensado en algunos nuevos proyectos para 2009. Me gustaría trabajar en Perú nuevamente. Hay dos ideas posibles pero nada se ha decidido aun.

Artículo por:

Mitch Teplitsky

Tus comentarios nos ayudan a crecer. Gracias!