Incluido en: Edicion:

Monedas que reflejan al hombre de hoy

Entrevista a Luz Forero
Miami

Por Francine Birbragher-Rozencwaig
Monedas que reflejan al hombre de hoy | Letra Urbana

Luz Forero conversa con Letra Urbana acerca del trabajo que presentará próximamente en París. Una obra que interroga el valor y la función del dinero en una cultura de la acumulación.

Luz-ForeroLuz Forero

Con motivo de la exposición de Luz Forero, que se inaugura el martes 27 de septiembre en el “Espace 117”, 117 Rue St. Dominique 75007 en Paris, Letra Urbana entrevista a la artista de origen colombo-francés, cuya obra realizada con monedas invita a reflexionar sobre el dinero y las funciones que éste cumple en el contexto social, económico y político actual.

FB | La representación del dinero en el arte contemporáneo no es novedad y cualquier referencia al tema debe mencionar a Andy Warhol. Los cuadros de billetes de un dólar o los signos $ de Warhol generaron gran polémica en los años setenta. ¿Qué la inspiró a utilizar monedas como medio y cuál es su objetivo al hacerlo?

LF | El interior de una casa que se puede ver desde el exterior por una ventana o por el orificio de una cerradura: Pica la curiosidad por saber lo que los otros guardan y tienen en sus casas, lo que presentan en sus paredes para que sus invitados vean. Son momentos fugaces de “voyerismo” que nutren mi imaginación. En muchos interiores he visto cuadros que creo han sido escogidos por razones tan frívolas o gratuitas como  el tamaño, el color, el costo…  Y un día pensé que sería mejor que colgaran la plata directamente en las paredes. De esa idea relámpago se tejió en mi mente una red de reflexiones sobre la acumulación del dinero y esta se convirtió en mi objeto de observación y de trabajo.

FB | Comenzando con la obtención de las monedas y pasando por el trabajo de pegar meticulosamente cada una de las piezas, coméntenos sobre el proceso que implica hacer cada cuadro.

Luz-Forero2

LF | La primera etapa es definir el dibujo y el formato de la obra. Así puedo planear cuántas monedas necesito para realizarla. Luego pego una lámina  de madera de ocho  o diez milímetros sobre el chasís y la entelo. Sobre la tela dibujo y pinto en acrílico.

El tema de las monedas es difícil por varias razones.  En Francia es muy difícil conseguir monedas nuevas… vamos, es casi imposible. Limpiar las monedas usadas es necesario, pero éstas nunca vuelven a ser brillantes. Les puedo quitar la mugre y un poco de óxido con diferentes productos químicos, pero una moneda jamás vuelve a ser nueva, ni siquiera puliéndola. En este momento tengo la suerte de contar con el respaldo de La Banque de France que me provee monedas nuevas.  En Colombia las consigo en El Banco de la República.

El último paso y el más laborioso es el de pegar las monedas una por una. Es un trabajo un poco maníaco que debe corresponder a un rasgo de mi personalidad y que me permite hacer este trabajo repetitivo.

FB | Según sus propias palabras, su trabajo se inscribe en dos conceptos: el dinero y la repetición.

LF | El conjunto de monedas compone el cuadro y la totalidad se hace visible por la acumulación de las unidades, como si fuera un organismo cuyos átomos pueden ser observados a simple vista.

En muchos interiores he visto cuadros que creo han sido escogidos por razones tan frívolas o gratuitas como  el tamaño, el color, el costo…  Y un día pensé que sería mejor que colgaran la plata directamente en las paredes

FB | Su trabajo con monedas no es sólo una invitación a la reflexión sobre el valor del dinero sino también sobre la acumulación en general.

LF | Antiguamente la riqueza se llevaba físicamente en sacos que se amarraban al cinto o se guardaban en baúles. Su portador sentía el peso del dinero y era consciente de su valor real. En la actualidad, dado el carácter virtual del dinero, se habla de sumas astronómicas sin tener plena conciencia de las cantidades que representan. Si bien el dinero permite comprarlo casi todo y multiplicar las posibilidades de acumulación, lo cierto es que ha perdido visibilidad e incluso su valor de intercambio.

La acumulación es comprensible en un mundo que vive a una velocidad vertiginosa. La visión instantánea del mundo que nos llega gracias a las pantallas y que también es virtual, nos amplía el deseo ya casi insaciable de saber, de conocer, de viajar, de comprar, de poseer. El dinero como medio para alcanzarlo y/o como objetivo de vida es mi objeto de observación.

La visión instantánea del mundo que nos llega gracias a las pantallas y que también es virtual, nos amplía el deseo ya casi insaciable de saber, de conocer, de viajar, de comprar, de poseer

FB | Usted hace un paralelo entre sus cuadros y el sistema financiero del mundo globalizado en el que vivimos y en el que las economías están interconectadas.

LF | Al igual que una caída en la bolsa de una economía fuerte puede desestabilizar la economía mundial, existe una interdependencia entre las monedas que componen los cuadros.

FB | Para realizar sus primeros cuadros reunió monedas colombianas que se encuentran fuera de circulación y las limpió con una técnica particular que les devolvió parcialmente su brillo. Sin embargo, según me explicó, el dinero no se puede limpiar y de alguna forma siempre está sucio. El término “dinero sucio” tiene además otras implicaciones que inspiran algunas de sus obras.

LF | El deseo casi insaciable de acumulación al que me refería anteriormente implica también aspectos negativos como el fraude, la depravación, la corrupción y la violencia. El “dinero sucio” está relacionado con todo lo sórdido de lo cual el ser humano es capaz en su búsqueda por acumular dinero: robo, trampa, injusticia, muerte, son cometidos a cada momento en todo el mundo en nombre del enriquecimiento. Incluso después de limpiar las monedas ya utilizadas éstas siguen “manchadas” simbólicamente, quizás por el deshonor o incluso por sangre.

Luz-Forero3

FB | Ese “dinero sucio” está estrechamente ligado a temas como la violencia, la guerra, el azar. Coméntenos cuales de estos temas son de su interés y cómo son representados en su obra pictórica.

LF | Yo soy colombiana de nacimiento. He heredado el dolor de la violencia en Colombia. Me siento frustrada al ver que después de tantos años de tanta reflexión sobre el tema y de tanto diagnóstico social este proceso no se ha detenido.

También tengo la nacionalidad francesa, que adopté siendo ya adulta, y mis hermanos y muchos amigos viven en Estados Unidos,  por lo que he vivido en carne propia los “chistes” internacionales típicos sobre los colombianos. Descubrí con tristeza que en el extranjero no entienden nuestro dolor. El cliché de la droga y de los carteles nos hace ver como delincuentes adictos y no como las víctimas valientes que somos.

En cuanto al juego y la prostitución, son los negocios que más dinero mueven en el mundo, además de la venta y compra de armas.

FB | Como colombiana ha vivido en carne propia el vivir en una sociedad en la que la violencia, la guerra, el narcotráfico, y el secuestro entre otros, son parte del diario vivir. ¿Cómo se traduce esta experiencia en su obra? 

El “dinero sucio” está relacionado con todo lo sórdido de lo cual el ser humano es capaz en su búsqueda por acumular dinero: robo, trampa, injusticia, muerte, son cometidos a cada momento en todo el mundo en nombre del enriquecimiento

LF | La violencia en Colombia no es diferente a la violencia en cualquier otro lugar del planeta. Siempre hay sufrimiento, dolor y muerte. Lo que quiero es mostrar la guerra y la violencia desde el punto de vista de la mujer. Las guerras siempre las han contado y mostrado los hombres, porque ellos van a la guerra. Pero el valor de las mujeres no es menor. Ellas se quedan y asumen. Asumen a los niños y a los ancianos. Cuidan a los enfermos y a los heridos. Siguen produciendo y trabajando y además tienen que cuidar a los más frágiles, sin contar que pierden a sus hijos, a sus hermanos, a sus padres y a sus maridos.

FB | Como artista sensible a la realidad del mundo que la rodea también trata temas más generales como la mujer, el amor, la religión y la música.

LF | El dinero es el medio de pago, es el medio de transacción y por lo tanto lo impregna todo. Como en el poema de Neruda y si el dinero fuera el que hablara diría: “como todas las cosas están llenas de mi alma, emerges de las cosas llena del alma mía”.

En mi obra utilizo símbolos sencillos, referentes de la simbología internacional de señalización. Me interesan esos símbolos. Un himno es un símbolo que exalta los espíritus hasta el punto de motivar guerras y hacer identificar a un individuo con un grupo y unos valores predeterminados. Los símbolos religiosos son solo un dibujo sobre un soporte físico, ya sea papel, plástico, lienzo, pared, metal…. pero se perciben como algo sagrado. En mi obra las monedas son otro símbolo, el símbolo de la acumulación y por esa razón hay quienes pueden sentirse ofendidos. Esa no es en ningún momento mi intención. Propongo reflexionar sobre lo verdaderamente importante e íntimamente prioritario para cada uno.

Lo que quiero es mostrar la guerra y la violencia desde el punto de vista de la mujer. Las guerras siempre las han contado y mostrado los hombres, porque ellos van a la guerra

FB | Los títulos de los cuadros son bastante significativos y demuestran que estos no son sólo válidos por su calidad estética sino que cuestionan desde la sensibilidad de una artista comprometida una realidad conflictiva.

LF | “Retratos para las madres de los jóvenes héroes muertos en combate” es uno de esos títulos. Los jóvenes soldados que se van a la guerra, ya sea porque en sus países de origen el servicio militar es obligatorio, porque han sido reclutados a la fuerza como es el caso de las guerrillas o de los grupos paramilitares, o porque eligen la profesión militar en los países que lo permiten son, desde mi punto de vista, unos niños. Ellos dejan sus familias para ir a la guerra. En las guerras se necesita “carne de cañón,” se necesitan muertos. Cada uno de estos jóvenes ha nacido de una madre que se queda esperándolo, una madre que espera su regreso para festejar, para prepararle su comida, para hacerle tal vez una torta y celebrar el regreso. Pero muchos de estos hijos mueren en combate y lo que conservan estas madres es tan solo un retrato. Esta obra es una acumulación de los retratos de los hijos soldados que nunca volverán a comer en sus casas con sus familias.

FB | Aún en una obra tan lírica como Hymne ala joie (2010) en la que representa una partitura cuyas claves están formadas por monedas, el tema de la música escapa de caer en el juego del dinero.

Luz-Forero

LF | El himno de la alegría es el conjunto del texto del poema de Friedrich von Schiller y la música del cuarto y del último movimiento de la novena sinfonía de Beethoven. Es la alegoría de la Discordia vencida por la Alegría. La introducción instrumental del cuarto movimiento fue adoptada en 1972 por el Consejo Europeo y en 1985 como himno oficial de la Unión Europea.

La adopción del euro como moneda única ha tratado de dar una identidad unificadora a varios países de lenguas distintas y que se han enfrentado bélicamente a lo largo de la historia. El euro es por lo tanto un símbolo muy fuerte. En estos momentos de crisis económica el euro significa la toma de decisiones importantes para salvar de la quiebra a algunos de los miembros de la Unión, lo cuál recrea las seculares tensiones entre ellos.

También me parece curioso que este himno fuera interpretado en la apertura de los Juegos Olímpicos de Berlín (1 de agosto de 1936) y en los cumpleaños de Hitler (1937 y 1942). Sus intérpretes más famosos son la orquesta filarmónica de Berlín y Karajan, quién fue miembro del partido nazi desde 1933.

En la obra reúno todos estos símbolos de tal manera que queden en armonía.

FB | ¿Qué es lo que más le sorprende al público cuando observa sus cuadros?

Trabajamos para obtener dinero. Ese trabajo es nuestra vida y por lo tanto esa búsqueda del dinero se convierte en nuestra vida

LF | Al público le sorprende descubrir un medio de transacción monetaria en una obra de arte y le llama la atención descubrir que en los lienzos en los que parece que hay una fortuna solo hay unos cuantos euros. Muchos espectadores no creen que son realmente monedas y algunos ni siquiera las reconocen. Me han dicho que toman consciencia de las “cantidades” y las sacan de sus bolsillos para mirarlas y compararlas con las de las obras.

Para la mayoría de los seres humanos el dinero es la base del sustento y un objetivo primordial especialmente para quienes viven en sociedades capitalistas. Un cuadro hecho con monedas nuevas ofrece al espectador su propio reflejo como si fuera un espejo. Trabajamos para obtener dinero. Ese trabajo es nuestra vida y por lo tanto esa búsqueda del dinero se convierte en nuestra vida. Así que conceptualmente es muy fuerte ver su reflejo sobre el dinero. Nos devuelve una imagen de nosotros mismos que debemos asumir. Algunos espectadores, después de la sorpresa de ver su reflejo, dicen frases sueltas… como hablándose a sí mismo. En ese momento yo me siento muy feliz.

Artículo por:

Francine Birbragher-Rozencwaig

Francine Birbragher-Rozencwaig
Historiadora del arte, escritora y curadora independiente. Lic. en Comunicación Social, Pontificia Universidad Javeriana, Bogotá, Colombia; M.A. en Historia del Arte y Ph.D. en Historia Latinoamericana, Universidad de Miami, Coral Gables, Florida. Colaboradora de Letra Urbana y de la revista Arteria. Presidente de ArtNexus Foundation y miembro de la junta asesora de Friends of the Uffizzi, Florencia, Italia. 

Tus comentarios nos ayudan a crecer. Gracias!