Incluido en: Edicion:

Los tropiezos de la lengua #10

Miami

Por Alejandra Czarny
Los tropiezos de la lengua #10 | Letra Urbana

El tiempo de la infancia es un tiempo donde se construye el lenguaje y esto es un proceso que siempre conlleva sus tropiezos. Alejandra Czarny, cantate y músico terapeuta nos acerca algunas simpáticas anécdotas infantiles tomadas de su propia observación, donde los chicos inventan y equivocan el lenguaje en el intento de apropiarse de las palabras.

Danza

Mariana de 8 años forma parte de un taller de danzas.
Junto con su profesora están preparando una coreografía para presentar
en la muestra de fin de año.
Mariana está contándole a su mamá de las posiciones que ocupan ella
y sus compañeras en las diferentes filas que hacen parte de la coreografía.
-¿Quién es Rosita? –pregunta la mamá-
-Es una nena secundaria…-responde Mariana-
-¿Acaso está en la segunda fila?
-¡No! Es que está en segundo grado!

Las zapatillas

Federico está apurado como todas las mañanas antes de salir para el colegio.
Como siempre se hace tarde, la tarea de ponerse las zapatillas termina siendo asistida por su mamá, para poder avanzar más rápidamente.
Mientras ella intenta atar los cordones, él la interrumpe con un grito:
– ¡Esperá un poquito!  ¡Antes tenés que arrancame la lengua!
La mamá se queda pensando y le dice:
– Federico, si vos querés sacá la lengua que yo te la arranco, pero yo creo que vos te debés estar refiriendo a que tire de la lengüeta de tus zapatillas, ¿no?

Hora de bañarse

Después de dar muchas vueltas, Victoria ha entrado a bañarse.
La mamá está afuera del baño esperando que ella termine y le pregunta:
– ¿Ya te bañaste?
– Sí.  ¡Me estoy AMARRANGANDO el pijama!

Artículo por:

Alejandra Czarny

Alejandra Czarny
Canta- autora. Musicoterapeuta. Formadora Docente. Profesora de Educación Musical con niños. Maestra de canto. Ha conducido y producido su propio proyecto radial. Actualmente se dedica a dar clases de canto y hacer presentaciones personales, en los Estados Unidos y Argentina. 

Tus comentarios nos ayudan a crecer. Gracias!