Incluido en: Edicion:

La semana del arte en Miami, desde una perspectiva latinoamericana

Miami

Por
La semana del arte en Miami, desde una perspectiva latinoamericana | Letra Urbana
Gabriel de la Mora, OMR, Mexico Foto: Arielle Rozencwaig

Un análisis de lo que ocurrió en Art Basel y las 22 ferias adicionales que se realizaron en Miami.

 

Durante las últimas dos décadas Miami ha venido consolidándose como un importante centro para las artes visuales con la apertura de galerías, museos públicos y privados, espacios independientes e instituciones dedicadas principalmente al arte contemporáneo. Pero es durante la primera semana de diciembre, con la presencia de Art Basel Miami Beach (ABMB) y las 22 ferias adicionales que se llevan a cabo paralelamente en Downtown, Miami Beach, Midtown y Wynwood, que el sur de la Florida experimenta una verdadera explosión artística y se convierte en una meca del arte internacional.

En el 2014, ABMB fue nuevamente el epicentro de la semana del arte en Miami. La feria contó con la participación de 267 galerías provenientes de 31 países y reportó una asistencia de más de 73.000 personas, entre ellas representantes de más de 160 museos e instituciones culturales y coleccionistas procedentes de América, Europa y Asia, cuyas actividades adquisitivas aseguraron el éxito del evento.

Tania Candiani – Foto Letra Urbana

Tania Candiani – Foto Arielle Rozencwaig

ABMB fue sin duda exitosa, no solo en cuanto a ventas sino también al brindarle al público la posibilidad de admirar y disfrutar obras de grandes maestros que no pueden apreciarse en las colecciones de los museos locales, descubrir nuevos talentos…En esta ocasión Art Basel Miami Beach presentó algunos cambios. Los primeros dos días estuvieron dedicados a coleccionistas e invitados especiales y los tres restantes al público en general. Se eliminó el vernissage nocturno que se había concebido originalmente como un evento social. Según los organizadores este fue cancelado a petición de las galerías participantes pues estas prefirieron dedicarse exclusivamente a atender a sus clientes y a los posibles compradores durante las primeras dos jornadas. Esta decisión se entiende perfectamente en el contexto de un evento cuyo principal objetivo es el mercado. De hecho, las ferias son las que, junto con los medios de comunicación y las casas de subastas, identifican el triunfo de una galería con el monto de sus ventas y por ende el éxito de un artista con el precio y la disponibilidad de su obra. Al juzgar por los altos precios de las piezas expuestas en ABMB –muchas de ellas valoradas en cientos de miles e incluso millones de dólares- y el hecho que muchos compradores tuvieron que colocar sus nombres en “listas de espera”, no es descabellado decir que, en este contexto, el arte se ve reducido a una mercancía. Este tema es bastante complejo y amerita un análisis mas profundo. Lo importante aquí es hacer mención del impacto que Art Basel Miami Beach tiene en el mercado del arte internacional y compartir el sentir de quienes consideran que este último está experimentando un estado de “burbuja”, al juzgar por los precios exorbitantes de los precios de las obras de arte y la especulación que existe en torno los mismos.

ABMB fue sin duda exitosa, no solo en cuanto a ventas sino también al brindarle al público la posibilidad de admirar y disfrutar obras de grandes maestros que no pueden apreciarse en las colecciones de los museos locales, descubrir nuevos talentos y tener la posibilidad de escuchar en los programas de conferencias a personalidades del mundo del arte que de otra manera hubiese sido poco probable que vinieran a nuestra ciudad.

Donde más se destacó la presencia de los artistas latinoamericanos fue en los Kabinetts, espacios reservados para exposiciones individuales dentro de cada una de las galerías.La feria presentó los sectores Galleries, Nova, Positions, Edition, Kabinett, Public, Film y Magazines, e introdujo una nueva área denominada Survey conformada por doce galerías que mostraron exposiciones seleccionadas por su valor histórico de gran variedad a nivel temático, generacional y conceptual. Vale la pena mencionar la muestra que realizó la galería Cecilia de Torres (Nueva York) con importantes obras de artistas del Taller Torres-García, espacio fundado por el maestro uruguayo en 1943 que sirvió como catalizador para la elaboración de sus teorías y jugó un papel primordial en el desarrollo del arte moderno de America Latina.

El arte de Latinoamérica tuvo un papel protagonista en esta edición de ABMB. Si bien desde el 2002 la feria había dado cabida a algunas galerías de esta región, es de mencionar el reconocimiento que los artistas de origen latinoamericano recibieron en esta ocasión por parte de coleccionistas, curadores y críticos internacionales. El título del artículo de la primera página de la edición internacional de The Art Newspaper, publicada con motivo de Art Basel Miami Beach en diciembre del 2014, lo confirma: “Latin America’s Moment: As U.S. curators look south, collectors take note”.

Donde más se destacó la presencia de los artistas latinoamericanos fue en los Kabinetts, espacios reservados para exposiciones individuales dentro de cada una de las galerías. Casas Riegner (Bogotá) presentó una selección de sellos de goma del artista colombiano José Antonio Suárez Londoño, acompañada por pequeños cuadernos impresos por el artista. Nara Roesler (São Paulo) exhibió obra de Paulo Bruscky, uno de los artistas más importantes del arte conceptual de Brasil conocido por sus intervenciones urbanas, performances, poesía visual, películas y libros de artista. Iván Serpa, miembro del Grupo Frente y uno de los miembros más importantes del Concretismo y Neo-concretismo brasileños fue presentado por la Galerie 1900-2000 (París). La galería Jorge Mara – La Ruche (Buenos Aires) exhibió obra de la pintora uruguaya Amalia Nieto. Sperone Westwater (Nueva York) presento una serie de dibujos abstractos de gran escala inspirados en la arquitectura, el teatro y la cartografía del argentino Guillermo Kuitca. Sicardi (Houston) mostró una colección de dibujos inéditos de Antonio Asís que datan de la década de 1950. Ruth Benzacar (Buenos Aires) presentó obra en pequeño formato de la argentina Liliana Porter. Henrique Faria Fine Art (Nueva York) expuso la obra de Jaime Davidovich.

Entre las galerías estadounidenses que representan artistas de origen latinoamericano se destacaron las siguientes: Mary Anne-Martin (Nueva York), con obras de Wifredo Lam, Gunther Gerzso e Isabel de Obaldía; Lehmann Maupin (New York), con obras de Adriana Varejão y Teresita Fernández; Tanya Bonakdar (Nueva York), con una instalación de Ernesto Neto; Andrea Rozen (Nueva York) con obra de Félix González-Torres; Sicardi (Houston), con trabajos de los artistas cinéticos, ópticos y abstracto-geométricos Carlos Cruz-Diez, Jesús Soto y Gego; y Ameringer McEnery Yohe (Nueva York) con una muestra individual de Julio Larraz.La presencia latinoamericana también se destacó en las ferias realizadas paralelamente, especialmente en Art Miami y Context.

Entre las galerías latinoamericanas, se destacaron Luisa Strina (São Paulo) con obra de Cildo Meireles; Vermelho (São Paulo) con trabajos de Daniel Senise, Dora Longo y Lia Chaia; Anita Schwartz (Río de Janeiro), con una instalación de Waltercio Caldas en Nova; Kurimanzutto (Ciudad de México) con obras de Damian Ortega y Allora y Calzadilla; y OMR (Ciudad de México) con Gabriel de la Mora.

Debido a la atención que recibió el arte colombiano en el 2014, es importante mencionar la participación de Casas Reigner (Bogota) con una colectiva de los artistas que había presentado anteriormente en ABMB como Mateo López, Icaro Zorbar y Johanna Calle. En Nova se presentaron el Instituto de Visión (Bogota), con una instalación de la artista mexicana Tania Candiani quien representara a México en la Bienal de Venecia en el 2015, y la galería Mor-Charpentier (Paris-Bogota) con una exposición sobre el tema utopia y distopia con obras del colombiano Oscar Muñoz, la mexicana Teresa Margolles y la chilena Voluspa Jarpa.

La presencia latinoamericana también se destacó en las ferias realizadas paralelamente, especialmente en Art Miami y Context. Es importante mencionar la realización de la primera edición de la feria Pinta en Miami, dedicada exclusivamente a los artistas provenientes de America Latina. Finalmente vale la pena destacar la inauguración del nuevo Institute of Contemporary Art en el Design District con el performance de Pedro Reyes y la presentación de las instalaciones de Gonzalo Fuenmayor y Manuel Amiztoy comisionadas por FAENA Miami Beach.

Artículo por:

Francine Birbragher-Rozencwaig

Francine Birbragher-Rozencwaig
Historiadora del arte, escritora y curadora independiente. Lic. en Comunicación Social, Pontificia Universidad Javeriana, Bogotá, Colombia; M.A. en Historia del Arte y Ph.D. en Historia Latinoamericana, Universidad de Miami, Coral Gables, Florida. Colaboradora de Letra Urbana y de la revista Arteria. Presidente de ArtNexus Foundation y miembro de la junta asesora de Friends of the Uffizzi, Florencia, Italia. 

Tus comentarios nos ayudan a crecer. Gracias!