Incluido en: Edicion:

La genética no es el destino. Medicina convencional vs. Medicina funcional

Miami

Por Sandra Deris Atassi

La genética no es el destino. Medicina convencional vs. Medicina funcional | Letra Urbana

Una forma nueva de leer los síntomas y de tratar las causas de las enfermedades.

El implacable crecimiento de las enfermedades crónicas está afectando a más de 23 millones de personas, solamente en los Estados Unidos. Aunque el tema no tome aún las primeras líneas de debate, muchos investigadores están ya hablando de una epidemia de enfermedades autoinmunes.

Las nuevas tendencias señalan la importancia de mantener un buen funcionamiento del sistema inmunológico y ponen atención a los factores que lo deterioran. Prevenir el deterioro del sistema inmune resulta vital, no solo para evitar las conocidas enfermedades graves, sino también para tener para una calidad de vida que no incluya el dolor o el cansancio entre los síntomas que se padecen a diario.

La medicina funcional es una especialidad que surgió en las últimas décadas y se enfoca en detectar la causa de las enfermedades para revertirlas.

El Dr. David Blyweiss, cuenta con mucha experiencia y una amplia perspectiva sobre el tema ya que comenzó su carrera de medicina como farmacéutico clinico. Esta doble trayetoria le permitió apreciar la importancia de los tratamientos convencionales y farmacéuticos en condiciones críticas, pero también reconocer que estos enfoques no son suficientes para tratar a la mayoría de los pacientes que sufren de enfermedades crónicas degenerativas.

¿Cuál es la diferencia principal entre la medicina tradicional y la funcional?

Yo usaría la palabra convencional en vez de tradicional porque tradicional fue hace unos cien años atrás, cuando nosotros éramos súper generalistas. En esa época, íbamos al doctor y él preguntaba qué era lo que comíamos. Pero, ¿cuándo fue la última vez que el doctor le preguntó al paciente qué es lo que come? Por lo general, las personas llegan y reportan que su comida fue una tostada francesa con azúcar, un sándwich y pasta, comida con alto contenido en gluten. El paciente puede decir que no es intolerante al gluten, pero sabemos que la comida de hoy no es la misma que la de antes. Puede que el problema sea el gluten o los pesticidas con productos tóxicos que le colocan al trigo. Por lo tanto, la diferencia principal es que la medicina convencional busca un diagnóstico que tenga un código para que el seguro médico pueda pagar y, a su vez, poder suministrar una medicina que también estará cubierta por el seguro. Pero, esa medicina oculta los síntomas presentes.

Pareciera ser que todo está muy relacionado con el seguro médico…

Puede que el problema sea el gluten o los pesticidas con productos tóxicos que le colocan al trigo. Por lo tanto, la diferencia principal es que la medicina convencional busca un diagnóstico que tenga un código para que el seguro médico pueda pagar Correcto. Desde la llegada de Medicare, cuando los seguros médicos se hicieron cargo de la estructura médica corporativa, el tema principal era obtener la mayor ganancia posible viendo más pacientes. El problema es que si veo más pacientes, tengo que pasar menos tiempo con cada uno de ellos. Además de pasar horas frente a la computadora llenando cuestionarios y formularios que no tienen nada que ver con el cuidado de la salud, pero todo eso hace que el seguro pueda pagarle al doctor. Además, estamos manejando las enfermedades con el suministro de drogas. Y entonces, ahora tenemos las “grandes farmacéuticas” que comenzaron alrededor de 1875 con el uso de la aspirina. Estas encontraron que la aspirina podía bajar la fiebre y ayudar a aliviar el dolor. Tienes algo que ataca directamente al problema y oculta el síntoma. Después tuvimos otras medicinas que ayudaron con la malaria, los derivados del opio (i.e. morfina, heroína), la penicilina…Pero la pregunta es: ¿se deshicieron de la enfermedad, encontraron la causa?. Por supuesto que no, pero la medicina ayuda a ocultar el síntoma. Hace unos 150 años, muchas personas morían por infección. Luego, descubrieron que si das penicilina a las personas que tienen una infección, se mejoran. Entonces tenemos otra droga que puede deshacerse de algo. Pero estamos usando el mismo método de cuidados de urgencia para enfermedades crónicas que comenzamos a ver cada vez más desde los años 60 y 70. Pero no funciona. Una situación de emergencia es cuando tenemos un dolor en el pecho, un ataque al corazón o una fractura. Pero, las enfermedades crónicas o generales que están siendo más frecuente en los últimos años, no pueden ser tratadas como situaciones de emergencia, qué es lo que está haciendo ahora la medicina convencional. Mis pacientes que tienen un promedio de 65 años están tomando 7 u 8 drogas a la vez, y ya con la tercera droga tienes un 100 % de interacción entre ellas. Entonces, las personas se van sintiendo cada vez peor y nadie se ha tomado el tiempo de preguntar: ¿por qué tienes esa enfermedad?, ¿por qué tienes esos síntomas crónicos?

Lo que hace la medicina funcional es que ofrece un mapa diferente donde ves los síntomas. Nosotros nos preguntamos por qué el paciente tiene eso, por eso obtenemos la historia del paciente, que es tan importante. Queremos saber qué medicinas ha tomado, qué tipo de comida ingiere, etc. Tenemos niños que van a la cama a las 11 de la noche y duermen pocas horas, sin hacer ejercicio, sin salir para obtener la vitamina D y aire fresco, sin interacción con la comunidad, sin conexiones con otras personas.

¿Ud. cree que las personas tienen más inclinación a enfermarse que en el pasado?

¿se deshicieron de la enfermedad, encontraron la causa?. Por supuesto que no, pero la medicina ayuda a ocultar el síntoma. Si, pero no es solo genética. La genética no es el destino. No es solo nuestro ADN, es el ADN de otros materiales genéticos que llevamos con nosotros a diario, eso forma parte de nuestra microbiología. Hay más bacterias o material genético de nuestra microbiología en nuestro cuerpo que material genético humano, y eso asusta. Nos simbiotizamos con las bacterias en nuestro cuerpo, evolucionamos con ellas. Los intestinos y el cerebro están íntimamente conectados, se comunican a través de varias vías. Nuestra microbiología está siendo cada vez más reconocida como el elemento regulador de la acción intestinal y, por extensión, nuestra microbiología es importante para nuestra salud cerebral también. Sin bacteria en nuestro intestino, nuestro sistema inmune no funcionaría bien. Las bacterias en nuestro intestino te proporcionan energía y son críticas para el estado de animo.

Entonces, ¿Ud. está diciendo que los intestinos están directamente relacionados con el estado de ánimo?

Exacto. Y también el sistema inmune. Sabemos que hay ciertas bacterias en las comidas y esas bacterias van a metabolizar la comida para hacer algo que se llama ácido graso de cadena corta. Y estas, no solo te proporcionan el 5 o 10 % de tu nivel general de energía, sino que te ayudan a sanar el revestimiento del colon y hace que tu intestino sea más saludable. Por lo tanto, es importante comer lo que nuestro cuerpo necesita. La genética es solo el 20%. Lo otro esta relacionado con el medio ambiente y lo que éste hace contigo, sean toxinas, metales, hongos… Son estas toxinas las que ahora vemos también en las botellas de agua, como PBA, teflón, gasolina, benzina. Creo que hay 80 mil químicos nuevos que han aparecido desde que terminó la segunda Guerra Mundial a causa de las nuevas industrias que existen. Solamente 1.000 o 2.000 han sido estudiados, pero nunca los analizaron combinados. El cuerpo es una máquina magnifica que hace lo posible para desintoxicar y mantenernos en un estado de balance, pero le estamos introduciendo tantas cosas….
Nosotros tenemos un código genético y la comida que consumimos es información para nuestro código genético.

¿Cuáles son los estudios que Ud. utiliza en su consulta para examinar a un paciente? ¿Usa los análisis convencionales de laboratorio?

Es una combinación. Podemos usar un montón de estudios regulares convencionales (por ej. de sangre, resonancia magnética, tomografías computarizadas) pero solo lo usamos después de obtener una historia intensiva del paciente. Se demora aproximadamente una hora completar esa forma que tiene unas 20 páginas. Incluye información desde que naciste, cómo naciste, cómo fue el parto, si fuiste amamantado, etc. No es solo nuestro ADN, es el ADN de otros materiales genéticos que llevamos con nosotros a diario, eso forma parte de nuestra microbiología.Todo eso es importante para nosotros especialmente si tienen problemas intestinales. En los últimos 10 años, estamos viendo muchos niños y adolescentes con enfermedad de Crohn, algo que nunca habíamos visto hace 30 o 40 años al nivel de lo que estamos viendo ahora. La mayoría del sistema inmune está en los intestinos. Si naciste por cesárea o no fuiste bendecido por el primer regalo de vida que es la lecha materna, no te beneficiaste de las bacterias buenas de tu madre, que recorren los canales del seno hacia el recién nacido. El sistema inmune, el cual tiene que desarrollarse en los primeros dos años de vida, no obtiene los beneficios de la leche materna. Por lo tanto, son más propensos a enfermarse y a consumir antibióticos, que son los que arrasan también toda nuestra buena microbiología intestinal. A la vez, se suministran antibióticos sin saber si es una bacteria o virus la que está causando la enfermedad. También tenemos madres que vienen con niños diagnosticados con artritis reumatoide, por ejemplo. Y muchos vienen con una historia de cesárea, sin haber sido amamantados, y con antibióticos antes de los 3 años de edad. Entonces el niño no tuvo la oportunidad de madurar su sistema intestinal inmunológico para protegerlo y además, los están alimentando con comida que es tóxica, como el gluten -que no es el mismo trigo que consumíamos hace 50 años. Tenemos niños que comen mal: lácteos, azúcar, soja, trigo, y otras cosas malas y no comen vegetales. Por lo tanto, no obtienen esos fitonutrientes y polifenoles que son críticos para las bacterias intestinales que forman un sistema inmune saludable. Las madres se preguntan por qué mi hijo tiene un eccema a los dos años de edad, eso viene de nosotros, de los padres, del medio ambiente que es tóxico, de la comida que es tóxica o no nutritiva, de los niveles de inflamación que están ahora en los intestinos porque arrasamos con la buena microbiología.

También diría que la mayoría de las enfermedades crónicas degenerativas que vemos en la consulta están relacionadas con el stress, stress a nivel psicológico. Nos olvidamos de que los pensamientos negativos causan cambios químicos que originan respuestas biológicas que pueden llevar a enfermedades psicosomáticas. Las neuronas que se disparan juntas se conectan. Estas enfermedades psicosomáticas no son falsas, son conexión cuerpo-mente. En nuestra consulta enseñamos respiración mindful que es tan buena como la meditación. Ofrecemos información a través de sitios web o aplicaciones en los teléfonos inteligentes porque es rápido, barato, y fácil. Y después que lo hacen se sienten mejor porque disminuyó el nivel de stress. Esto es crítico y muy importante, porque cuando se está estresado disminuye alrededor de 3 milímetros la capa de mucosa protectora del intestino. Entonces esas bacterias penetran la mucosa protectora por el sistema sanguíneo y el cuerpo reacciona y las ataca. Accidentalmente también ataca a otro órganos o glándulas causando inflamación, como en el caso de la enfermedad de Hashimoto.

¿Cuáles serian algunos ejemplos de enfermedades que se están diagnosticando más frecuentemente en los últimos años?

el instrumento más poderoso es tu tenedor.The Environmental Working Group (EWG), que es una organización no gubernamental hizo un estudio en el 2009 en New York evaluando la sangre del cordón umbilical de los bebés para ver que tan bien la barrera de la placenta los protege de las toxinas del medio ambiente. Evaluaron a 267 bebés y descontinuaron el estudio después del décimo porque cada uno de ellos tenía todas las toxinas. Así es que ya no era una cuestión de estar contaminado o no, sino con qué y con cuántas toxinas estaban contaminados. Esto está directamente relacionado con el incremento del autismo de 1 en 100,000 a 1 en 48 en los últimos años. Y esto no es solamente lo que contienen las vacunas, lo cual eso ya seria otro tema extenso para profundizar. Por ejemplo, si tengo un recién nacido, ¿por qué le voy a dar 5 vacunas si ningún ser humano tiene 5 enfermedades a la misma vez? Cabe también mencionar, todas las cremas que son tóxicas para la piel. Todo lo que nos ponemos en la piel eventualmente penetra en el cuerpo. Los estudios muestran que las mujeres a diario se colocan algún producto en la piel, en la boca o en el cabello, que contiene 50 o más químicos tóxicos que van directamente a la sangre. Y si ellas no tienen los nutrientes o minerales suficientes, no duermen bien, y por lo tanto su ritmo circadiano no está fuerte para combatir esos tóxicos, estas mujeres eventualmente se enfermarán. Hace pocos años, tener cáncer de seno era algo aislado. Ahora las adolescentes comienzan a tomar píldoras para el control natal o por dolores de ovario y eso duplica el riesgo de tener cáncer de seno. Le están dando al cuerpo químicos artificiales.

Teniendo en cuenta el modelo familiar, cuando un paciente viene a su consulta buscando mejorar su estilo de vida, ¿cómo se incluye a todos los miembros de esa familia para lograr el cambio?

Los médicos convencionales tratan de deshacerse del examen clínico porque consideran que la tecnológica tomó su lugar, que si te escanean de arriba a abajo, voy a saber que pasa contigo. Y eso es un error.Es un buen punto. Por lo general, viene un miembro de la familia y se trabaja con ese paciente. Pero cuando los otros miembros notan los cambios positivos del paciente, todos se unen a la buena alimentación que es la base. No existe la comida basura. Existe la comida y existe la basura. Creo que si empezamos a educar a nuestros niños desde ellos van a entender de dónde viene la comida que consumen; y van a saber si cada vez que ponemos comida en el tenedor, estamos ayudando o no a combatir una enfermedad. Así es que el instrumento más poderoso es tu tenedor. Hipócrates, el padre de la medicina, estaba correcto cuando dijo “que tu medicina sea tu alimento, y el alimento tu medicina”. La comida es información y código para nuestros genes para que ellos puedan hacer el trabajo que tienen que hacer. Pero si estamos comiendo basura y no comida, no podemos construir una casa fuerte sobre una estructura de arena. Y eso es lo que estamos haciendo con nuestra forma de alimentación.

¿Cómo nuestra alimentación se ve afectada por el estrés?

Estamos frente a situaciones de estrés que no teníamos hace unos 100 años atrás. Nunca nos desconectamos y dormimos poco. Siempre con el teléfono hasta cuando nos vamos de vacaciones. Nos dormimos frente al televisor o la computadora. Eso afecta nuestro núcleo supraquiasmático y no se obtiene un sueño reparador. Entonces, al otro día, vas a comer 20 % o más de carbohidratos porque el ritmo circadiano está alterado.

¿Qué importancia tiene la prevención en la medicina funcional?

Muchos pacientes vienen con una forma genética de geneticgenie.org y saben cuál es su mutación. Y eso nos ayuda a conocer su genética, a prevenir enfermedades, a saber cómo sus genes están actuando. En base a eso, le damos vitaminas y una dieta especifica con el propósito de bajar el riesgo de tener alguna enfermedad. Tengo pacientes con la enfermedad de Crohn que han revertido la enfermedad.

¿Cómo es su procedimiento cuando ve a un paciente por primera vez?

Es importante saber si hubo trauma en la historia del paciente, ello afecta las glándulas adrenales. También afecta si la madre de ese paciente ha sufrido trauma. Las glándulas adrenales afectan el comportamiento. Entonces vemos niños hiperactivos y estresados como una forma de auto-protegerse porque las glándulas están funcionando demasiado. Es increíble los cambios trangeneracionales que ocurren como consecuencia del hambre y la inanición. El estrés de los hijos y nietos de los sobrevivientes del holocausto es otro ejemplo. Nosotros miramos a los estresores, toxinas, alérgenos, etc. A diario vemos a niños y adultos que se vuelven alérgicos. Como dije antes, la mayoría de nuestro sistema inmune está en nuestros intestinos. Nosotros preguntamos: ¿cuándo fue la última vez que te sentiste bien? Escuchamos situaciones que afectaron emocionalmente al paciente y que en una consulta de medicina convencional no lo reportan porque no hay tiempo, el médico no tiene tiempo. Nosotros solo vemos 5 o 6 pacientes por día. El seguro no paga por tiempo cognitivo, tiempo de escucha, solo paga por algunos estudios regulares. Pero, debo admitir que la mayoría de las veces, lo que estamos buscando, lo encontramos en la historia del paciente. Los médicos convencionales tratan de deshacerse del examen clínico porque consideran que la tecnológica tomó su lugar, que si te escanean de arriba a abajo, voy a saber que pasa contigo. Y eso es un error. Los médicos convencionales buscan cambios físicos. Voy a hacer una analogía: construyes una casa, y no te puedes mudar hasta que no te den el certificado de ocupación. El inspector viene e observa la casa, cierra la puerta, mira el techo, abre y cierra las ventanas, y la casa pasa la inspección porque se ve muy sólida. Pero cuando te mudas, te das cuenta que no hay electricidad, que la casa no tiene agua, etc. Estructuralmente todo se ve bien, pero funcionalmente no está bien. Y eso es lo que nosotros miramos, miramos el lado funcional de la medicina en problemas que son crónicos, enfermedades auto-inmune que ahora son muy comunes. Y eso se debe a cambios en el medio ambiente, alimentación, estilos de vida, y nuestros genes siguen siendo los mismos.

Artículo por:

Sandra Deris Atassi

Sandra Deris Atassi
Sandra Deris Atassi es Licenciada en Psicología y trabajó por los últimos 18 años con adultos, ninos y familias. Se graduó en la Universidad del Salvador, Buenos Aires, Argentina. Luego obtuvo su doctorado en el Miami Institute of Psychology y complete su post doctorado en el Behavioral Medicine/Neurology Department at Miami Children's Hospital. Actualmente forma parte del Staff del Miami Children’s Hospital y trabaja en su practica privada. 

1 comentario

  • Jeannette Quintero says:

    Excelente artículo con información muy detallada y de gran ayuda para hacer cambios que nos ayudarán a llevar una vida más sana.
    Felicitaciones doctora por compartir y dar a conocer esta información tan útil y detallada.

Tus comentarios nos ayudan a crecer. Gracias!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.