Incluido en: Edicion:

¿Hacia dónde se orienta la psiquiatría?

Miami

Por
¿Hacia dónde se orienta la psiquiatría? | Letra Urbana

Los avances científicos alcanzados en la última mitad de siglo pasado, potenciados con las variables económicas, determinaron un enfoque muy reducido de lo que es la enfermedad mental. La formación que reciben los médicos psiquiatras en algunas universidades es casi estrictamente biológica y en consecuencia el padecimiento humano queda explicado y atendido tan solo por la causa neurológica que se le atribuye. Una reseña de lo que acaba de acontecer en la Conferencia Anual de la Asociación Americana de Psiquiatría, llevada a cabo recientemente en San Francisco, nos deja saber hacia dónde se orienta hoy esta profesión.

En los últimos años la psiquiatría ha tenido una orientación más biológica. Esto se ha dado por el avance en los descubrimientos sobre el funcionamiento de las áreas del cerebro que regulan las emociones y los estados de ánimo, por el descubrimiento de cómo los medicamentos influyen sobre estas áreas balanceando los neurotransmisores.

Cada año, los psiquiatras de todo el mundo se congregan en la conferencia anual que organiza la Asociación Americana de Psiquiatría. En el pasado mes de mayo nos reunimos en San Francisco. Siempre vuelvo llena de excitación al aprender los resultados de las últimas investigaciones en el área de la Salud Mental. También vengo enriquecida al intercambiar ideas sobre la práctica de la psiquiatría en otros lados del mundo y adquirir nuevas perspectivas.

Las conferencias no solo tienen una organización remarcable sino que son de la más alta calidad, ya que los mismos autores de cada investigación transmiten los aspectos científicos y para tratar otros, se invitan a hablar a destacados miembros del gobierno y de la comunidad, escritores y otras personas que se destacaron en su actividad y que de alguna manera hayan tenido un contacto con el tratamiento directo o indirecto de la salud mental por ejemplo. Este año se presentaron: Abraham Verghese, M.D., Gary Sachs, M. D., Paul Applebaum, M.D. Glen O. Gabbard, M.D., Stuart Yudofsky, M.D. Judith Beck, M.D., Nitin gupta, M.D., entre muchos otros cuya lista seria muy larga de nombrar.

Los tópicos desplegados variaron desde las investigaciones en neurociencias, hasta el diseño del cuidado de la salud mental en USA, pasando por aspectos médico-legales de la psiquiatría y del uso de la nueva tecnología, especialmente la tele psiquiatría, el entrenamiento en distintas psicoterapias y los aspectos administrativos -económicos de la profesión. Algunos de los títulos de las diferentes sesiones fueron : Psicoterapia Psicodinámica Práctica, Terapia Cognitiva para los trastornos de la personalidad, Tratando La Personalidad Bordeline con el Modelo S.T.E.P.P.S., Medicina psicosomática, Psicoterapia dinámica limitada en el tiempo, Depresión Ansiosa : diagnóstico y tratamiento, Aplicación de las variables culturales en la práctica efectiva de la psicoterapia, Tópicos psiquiátricos relacionados al embarazo y el amamantamiento, Explorando el suicidio, Debatiendo la relación entre la psiquiatría y la industria farmacéutica, La aplicación de la medición de los resultados en un tratamiento, El impacto de la meditación como una intervención no farmacológica para los veteranos con trastornos de salud mental, Envejeciendo con éxito, es esto real?, Avances en neuropsiquiatría y las ciencias clínicas, Tratamiento paliativo y tópicos psiquiátricos al final de la vida, La pato fisiología de los trastornos de la atención, Desastres Internacionales: desafíos y oportunidades, el Incesto: una perspectiva cultural, Manejos del riesgo legal, Desafiaos éticos, clínicos y legales creados por la tecnología de la información, etc, etc,.,

…por último por un factor económico ya que las compañías de seguro tratan de usar a los psiquiatras lo menos posible para disminuir los costos. Esto ha impactado hasta en la forma de entrenamiento de los médicos psiquiatras, ya que algunos programas en algunas universidades son casi estrictamente biológicos.

Lo más difícil de resolver en este encuentro anual es qué hacer ya que muchos de los eventos ocurren al mismo tiempo y tenemos que elegir. Gracias a la tecnología ahora podemos tener la mayoría de los conferencias en un DVD, lo que aumenta la posibilidad de aprender y hacer un uso más efectivo del evento para los que asisten y otros interesados que son profesionales de la salud mental, miembros o no de la asociación.

En el aspecto científico las conferencias se focalizan en el uso de nuevos medicamentos, nuevas aplicaciones de los medicamentos ya existentes, nuevas formas de hacer psicoterapia, distintas modos de aplicar las psicoterapias para los diferentes diagnósticos y que terapias son más efectivas para cada trastorno. Ya desde hace unos años el principio de “Evidence based treatment” es el que nos guía. Ya sea con medicamentos o con psicoterapia se busca demostrar científicamente que es lo más efectivo para ayudar al paciente que sufre de trastornos de salud mental. Las investigaciones en general incluyen la comparación de un tratamiento con un placebo o con otro procedimiento. Se hacen pruebas a doble ciego, o sea que nadie sabe a qué se debe la mejoría de un paciente hasta que en el último paso de la investigación se averigua que es lo que se le dio. Se miden los resultados y se busca obtener una diferencia estadísticamente significativa., que solo lo es cuando los resultados indican que esa diferencia no se puede lograr por las chances. También en los estudios sobre psicoterapia se buscan medir resultados y obtener la diferencia estadísticamente significativa.

En algunas conferencias se trataron otros aspectos de la psiquiatría desde la relación con otras especialidades, con el gobierno, con la industria farmacéutica, con la comunidad profesional y no profesional hasta, los aspectos éticos y legales de la profesión. Los distintos comités discuten nuevas reglas parar el ejercicio de la especialidad.

Lo más positivo que extraje es la inclinación a que el psiquiatra sea entrenado también en psicoterapia.

En los últimos años la psiquiatría ha tenido una orientación más biológica. Esto se ha dado por el avance en los descubrimientos sobre el funcionamiento de las áreas del cerebro que regulan las emociones y los estados de ánimo, por el descubrimiento de cómo los medicamentos influyen sobre estas áreas balanceando los neurotransmisores ( las proteínas encargadas de la comunicación entre las neuronas), que se han desbalanceado y así controlando los síntomas de las distintas enfermedades ,y por ultimo por un factor económico ya que las compañías de seguro tratan de usar a los psiquiatras lo menos posible para disminuir los costos. Esto ha impactado hasta en la forma de entrenamiento de los médicos psiquiatras, ya que algunos programas en algunas universidades son casi estrictamente biológicos.

Ultimadamente se han mencionado conflictos de intereses entre la profesión y la industria farmacéutica, generando un gran debate. Como consecuencia de dicho debate, noté con alegría que las charlas y conferencias de este encuentro anual, tuvieron una orientación mucho más clínica. En esta ocasión se enfatizó más el tratamiento del paciente que el de la enfermedad. Lo más positivo que extraje es la inclinación a que el psiquiatra sea entrenado también en psicoterapia. Aquí habría que recurrir a cada ponencia, pero esto se transmitió tanto en las conferencias que aludían a las actividades de la profesión en sí como en las que mostraban los efectos de las distintas psicoterapias investigadas en las diversas patologías.

Como en toda situación concerniente a los seres humanos existe una gama de intensidad y frecuencia de aparición de los síntomas psiquiátricos y de limitaciones que los mismos producen. Estos síntomas a veces causan pérdida o disminución en la habilidad para funcionar como miembro productivo de la sociedad. En lo referente al campo de la psiquiatría, esto se podrá manifestar en el área de las relaciones interpersonales, en la capacidad para manejar las propias emociones, en la posibilidad de reconocer y maniobrar con los distintos síntomas, lidiar con la frustración e integrar aspectos negativos de cualquier experiencia para ser feliz y producir en el trabajo.

En mi opinión, el tratamiento de un paciente en cualquier especialidad y esencialmente en la psiquiatría, incluye el escuchar y ayudar a aceptar una enfermedad, una condición, una situación, etc., para que después evalúe las opciones y tome una decisión acerca del curso a seguir.

Recordando ese dicho que dice que toda crisis es una oportunidad, el hablar del conflicto de intereses entre la profesión y la industria farmacéutica, creo que es una oportunidad para que los profesionales sean entrenados en todos los aspectos de un tratamiento y que no estén encasillados en el aspecto biológico únicamente.

Hay pacientes cuyos síntomas son poco frecuentes o poco intensos .En estos casos, las personas tienen tiempo para entender lo que les pasa y desafiarse a adquirir una perspectiva que les abra nuevas oportunidades. Pero, también hay otro tipo de casos donde los síntomas son muy frecuentes o muy intensos y la persona no atina a ser introspectiva ni manejar los pensamientos o la conducta. Es en esas situaciones donde las medicinas ayudan a modular y balancear los neurotransmisores que intervienen en la comunicación neuronal, dándole tiempo al paciente para que reflexione sobre el síntoma y lo pueda manejar.

El cerebro como cualquier órgano del cuerpo puede tener defectos de funcionamiento. Estas fallas pueden tener un origen biológico o ser el resultado de una lesión causada por una experiencia traumática aguda o a lo largo del tiempo. Esos son los cuadros clínicos que tratan las medicinas. En la terapia el paciente aprende a convivir con lo que no se puede transformar (la enfermedad, la situación, etc.), y a incluirlo en el diario vivir para seguir adelante. Cuando las medicinas logran estabilizar los neurotransmisores a niveles normales, entonces la persona puede reflexionar acerca de cómo quiere enfrentar su vida, que decisiones tendrá que hacer para ser feliz y cómo manejar los obstáculos conscientes e inconscientes que se le presentaran en el camino hacia sus logros.

Recordando ese dicho que dice que toda crisis es una oportunidad, el hablar del conflicto de intereses entre la profesión y la industria farmacéutica, creo que es una oportunidad para que los profesionales sean entrenados en todos los aspectos de un tratamiento y que no estén encasillados en el aspecto biológico únicamente. El paciente es una persona que se presenta con una enfermedad, no es solo la enfermedad o el síntoma. Llega al consultorio con un cúmulo de creencias sobre sí mismo adquiridas a lo largo del tiempo, trae sus costumbres y experiencias culturales, sus capacidades, sus limitaciones, sus ideas acerca del mantenimiento de la saludad, la religión, la política, etc.

En mi opinión, el psiquiatra, que solo mira el síntoma tiene una visión muy limitada del paciente. La psicoterapia, con o sin medicación, permite entender todos los aspectos de la persona, no solo el biológico, tiene la posibilidad de mirar al síntoma o a la enfermedad desde la perspectiva del paciente para después desafiarla y enseñarle a desafiarse a sí mismo. Esto conduciría a una visión más integral y ayuda a adquirir todos los elementos que sean necesarios para la mejoría.

Depende de nosotros, de cada psiquiatra en particular y de la asociación que nos representa, hacer uso de esta oportunidad o dejarla pasar.

Artículo por:

Dr. Virginia Buki

MD, Psychiatry, Miami. 

Tus comentarios nos ayudan a crecer. Gracias!