Incluido en: Edicion:

GIRLS Una nueva concepción de la sexualidad

Miami

Por Gisela Savdie
GIRLS Una nueva concepción de la sexualidad | Letra Urbana

Lena Dunham sabe cómo mostrar de una manera honesta, sin disfraces, el paso de su generación hacia la vida adulta. Subjetividad y sexualidad en la sociedad de hoy.

[youtube id=”Q_L52eExAHU” mode=”normal” align=”left” autoplay=”no”]

La innovadora serie de televisión Girls que se empezó a transmitir por HBO este año en el mes de abril y que ya culminó su primera parte, es una tragicomedia que muestra un retrato bastante fiel y honesto de la vida de un grupo de cuatro amigas alrededor de los veinte años en la ciudad de New York en la época actual. Otro calificativo que podría otorgársele es el de tener un libreto inteligente y fuera de lo común. La directora y co-escritora, Lena Dunham, ya nos había sorprendido hace unos años con Tiny Furniture, cinta que obtuvo varios galardones del cine independiente y de la cual fue también escritora, directora y actriz principal.

La serie se basa, según lo afirma Dunham, en sus propias experiencias, hecho que le da ese carácter híper-realista, que sorprende y golpea al mismo tiempo, como sucede cada vez que se nos confronta con los hechos tal como se dan en la vida cotidiana. Pero además esta realidad cobra un nuevo escenario, poco imaginable hace solo unas décadas, donde las relaciones entre los sexos estaban plagadas de toda clase de prejuicios. Parece que las luchas sociales de los años 60 finalmente toman forma y en este momento una nueva generación de mujeres obtiene acceso a una educación mas progresista y democrática, donde resulta posible superar las luchas de poder entre los sexos y se eliminan los estereotipos puritanos tan arraigados hasta hace poco.

El personaje principal, Hannah, no precisamente la protagonista rubia y delgada que predomina en las pantallas pequeñas y gigantes, lucha por convertirse en una escritora profesional. Después de dos años de graduada de universidad y vivir en New York con el sustento de sus padres, recibe en el primer episodio, una visita de éstos en la que le anuncian que es tiempo de suspender el apoyo económico. Dicho golpe demarca su entrada a la vida adulta, y sirve como precedente a tantos otros que se suceden en el campo laboral, social y erótico, donde se ve forzada a tomar decisiones, no siempre las más correctas. Comparte apartamento, en un barrio de moda en Brooklyn, con su mejor amiga y compañera de universidad Marnie, quien trabaja como asistente en una galería de arte.

Marnie por su parte, vive en un estado de duda permanente acerca de una relación que mantiene con un novio desde la época universitaria. Aunque aparentemente una pareja ideal, ha desembocado recientemente en rituales al estilo matrimonial, lo cual hace que pierda su valor y su encanto. Solo cuando se termina y Marnie ve muy pronto su ex en otras manos, parece cobrar algún sentido.
La serie se basa, según lo afirma Dunham, en sus propias experiencias, hecho que le da ese carácter híper-realista, que sorprende y golpea al mismo tiempo…

Jessa, de origen inglés, mas viajada, experimentada y un tanto bohemia, es impulsiva e impredecible en sus decisiones, hasta que éstas le demuestran un efecto real. La falsa alarma de un embarazo y la perspectiva de un posible aborto parecen confrontarla a hechos más complejos que los vividos hasta el momento. Como contraste a este personaje está Shoshana, su prima y estudiante de NYU, cuyo mayor problema es permanecer virgen “todavía”, cuando todas a su alrededor comparten experiencias. Pero las experiencias que vive su generación pueden resultan tan traumáticas como su abominada virginidad.

El primer encuentro sexual de Hannah con Adam, representado explícitamente en el segundo episodio de la serie, es tal vez el que mas ha dado que hablar. Aunque un tanto grotesco e histriónico, resulta definitivo no solo en el desarrollo de los personajes sino en la descripción del medio en que se desenvuelven, muy distante de las relaciones idílicas de Hollywood de las que cualquier adolescente suele salir frustrado.

A pesar de la indignación que pueda producir la insensibilidad de Adam, quien en pleno acto sexual expresa sus fantasías personales y obtiene placer por sí mismo, Hannah no parece afectarse. A pesar de que su compañero hace caso omiso de su presencia, la escena está manejada de forma tal que no inspira compasión, sino por el contrario lo maneja inteligentemente a su conveniencia, como escritora, como mujer.
La escena está manejada de forma tal que no inspira compasión, sino por el contrario lo maneja inteligentemente a su conveniencia, como escritora, como mujer.

La importancia de describir la sexualidad de esta manera poco convencional en el cine es que permite mayor identificación por parte del espectador; al fin y al cabo tanto para el hombre como para la mujer el placer no se da necesariamente con la sexualidad “reproductiva” que representa la pantalla tradicional. Las experiencias sexuales en el mundo real, en la calle y en los cuartos del mundo, tiene demasiadas variables y los parámetros de normalidad tienen mas que una curvatura en las gráficas.

Es un hecho que Adam se encuentra en libertad de tener intimidad con otras personas y Hannah parece manejarlo a su acomodo. La necesidad de satisfacción sexual no está necesariamente ligada al romanticismo y este hecho hace que las relaciones se den a un nivel de mayor igualdad. La reciprocidad hombre-mujer, mujer-hombre no está supeditada a las tradiciones moralistas que se estilaban hace una década. Al fin y al cabo la sexualidad tiene más facetas que la simple genitalidad y el concepto de libertad sexual va mucho más allá de la simple idea de relaciones múltiples que se contemplaba en algún momento.

Como menciona Lena Dunham, la serie refleja las actitudes de una generación que no es la proyectada en Sex and the City ni en Gossip Girls, con las cuales se le ha comparado. En realidad Girls describe no solo otra etapa del desarrollo de la mujer, distinto al que tratan estas dos series, sino que la representa de una manera más franca y objetiva. No hay nada que parezca inventado o que se salga de lo común. Por eso ha sido tan comentada en los medios más importantes de la prensa americana.

La generación en etapa de transición hacia la vida adulta, es una generación con grandes inseguridades y grandes indecisiones, es a la vez una generación que parece tener todas las oportunidades entre manos pero no siempre la dirección necesaria para llevarlas a cabo, una generación que lucha por definir su propia intimidad y Lena Dunham sabe cómo mostrarlo sin arandelas ni disfraces. Es así como se suceden los acontecimientos, con cuerpos tan imperfectos como sus gestos y con actos tan grotescos como los sentimientos ocultos que usualmente nadie admite pero que todos experimentamos, aun cuando sea hacia la mejor amiga.

Artículo por:

Gisela Savdie

Gisela Savdie
Bachelor of Fine Arts, USA. Master of Arts, USA. Escuela de Bellas Artes, Colombia.Doctor en Odontología, Colombia. Autora del libro "Neurofisiología de la Oclusión", declarado texto oficial por la OMS. Actualmente reside en Miami y se dedica a la fotografía y la escritura. Expuso su trabajo fotográfico en Colombia, Argentina, Shanghái y distintas ciudades de los Estados Unidos. Continúa participando en exhibiciones individuales y colectivas dentro del país y a nivel internacional. 

1 comentario

  • Arely says:

    La serie Girls y sus personajes nos ha enamorado a lo largo de las 6 temporadas, acepto que algunos días no son de mi agrado (pero bueno sus personajes son humanos y tienen altas y bajas). En un principio comparaban Girls con Sex and the City por ambas tratarse de un grupo de amigas en Nueva York y Brooklyn. Considero que la historia de Girls es mucho más mundana y divertida. Lena Dunham logró personajes interesantes y profundos, sin dejar de lado la combinación poco explorada en la tv de humor y drama ¡Ya no puedo esperar por Girls 6!

Tus comentarios nos ayudan a crecer. Gracias!