Incluido en: Edicion:

Erotismo y Fotografía

Miami

Por
Erotismo y Fotografía | Letra Urbana

Un recorrido por la obra de destacados artistas que han sabido localizar la dimensión erótica en el cuerpo y más allá de él.

Fotografia Erotismosin título. Gisela Savdie

Cuando se habla de erotismo en cualquiera de las disciplinas del arte, hay una tendencia inicial a pensar en el aspecto corporal o en el placer físico, y hasta hace muy poco tiempo, se asociaba con el desnudo, más específicamente el femenino. Sin embargo el concepto va mucho más allá de lo sexual y lo corpóreo. El erotismo tiene que ver con la sensibilidad, con la espiritualidad y con todo aquello de artístico que circunscribe a cada ser humano. El arte, bajo este criterio, es siempre erótico y el grado de erotismo estará representado tanto en la expresión del artista como en la reacción del espectador. Mientras para algunos una obra puede resultar muy erótica, otros la estimarán pornográfica y tal vez para algunos no tenga significado alguno.

La visión personal estará influenciada también por el estilo y filosofía de vida, el entorno socio cultural y las fantasías y mitos que cada cual va desarrollando voluntaria o involuntariamente. En días recientes en un grupo de cine se mostraba una película de Eliseo Subiela, Mira para abajo, donde se presenta a una pareja haciendo el amor por más de una hora y la relación se ve dominada principalmente por la mujer, quien le enseña técnicas especiales al hombre para prolongar el momento de la eyaculación. Uno de los asistentes comentó que a pesar de estar viendo una pareja hacer el amor por más de una hora, no sintió la más mínima muestra de erotismo. Resultó algo tan mecánico que su sensibilidad artística se vio atacada.

El concepto va mucho más allá de lo sexual y lo corpóreo. El erotismo tiene que ver con la sensibilidad, con la espiritualidad y con todo aquello de artístico que circunscribe a cada ser humano.

Hablar de erotismo resulta bastante complicado, “es el problema por antonomasia – dice Georges Bataille (2006)- no puede ser estudiado por la psicología ni tratado por la filosofía y al mismo tiempo si no se analiza psicológica y filosóficamente, ¿desde qué punto de vista se analiza?” El erotismo, así como el pensamiento, diferencia al ser humano del animal, pero el erotismo tampoco puede enmarcarse dentro de un contexto puramente racional. ¿Cuál es entonces el contexto en el cual se puede analizar el erotismo? Parece ser que no existen elementos de análisis lo suficientemente sofisticados para entrar a describir lo erótico, tal vez no hay suficientes vocablos que lo definan ni disciplinas que lo abracen. Quizás porque toca la fibra más sensible, porque atenta contra la esencia misma de lo que somos, porque nos confronta con la sensibilidad del otro o tal vez porque en ultimas no existe, como concluyen tantos poetas y su búsqueda resulta un sofisma, de lo cual se deriva su asociación con la muerte. Desde las manifestaciones mas tempranas del arte como aquellas que se pueden encontrar en los relieves de ruinas antiguas, se puede deducir que los humanos “no se diferenciaban únicamente de los animales a causa del deseo, que de esta manera estaba asociado – en principio- a la esencia de su ser. Lo que sabemos de ellos nos permite afirmar que sabían cosas que los animales ignoraban- que morirían” (Bataille).

El erotismo cobra lugar especial en el campo de la fotografía debido a que es considerado un arte que resulta mas fiel a la realidad.

De los ejemplos que resaltan es precisamente Las Intermitencias de la Muerte de José Saramago, donde la muerte, personificada en una hermosa mujer viene a tocar la puerta de sus escogidos. La descripción que hace el autor es tan nítida y tan perceptible que constituye una de las mejores fotografías eróticas aunque inexistente físicamente. La obra cinematográfica de Almodóvar con toda su imaginería esta plagada de ejemplos que manejan dicha conexión. El controvertido fotógrafo japonés Nobuyoshi Asaki retrata directamente el cadáver de su mujer con un realismo extremo, produciendo un choque gutural en el espectador. Como esta mujer fue en vida su modelo por muchos años, después de esta experiencia tan intensa afirma que no registra sino imágenes de la vida. “A veces un amor imposible devora el alma… ¿Por qué existe el amor por un muerto cuando no se puede considerar la hipótesis de un deseo por un cuerpo que no existe?” Pascal Quignard.

fotografiaerotismo2A pesar de todo. Gisela Savdie

Joel Peter-Wilkins es tal vez el exponente extremo en esta concatenación. Sus fotografías, donde utiliza cadáveres mutilados y personajes vivos con alguna imperfección, reflejan imágenes que son una mezcla de terror y erotismo. Su obra ha sido muy controvertida y lo fascinante es que a la vez que provoca gran rechazo, posee elementos altamente seductores que terminan atrapando y transportando al espectador. Tiene la capacidad de convertir los cuerpos cadavéricos y seres deformes en obras de arte porque como el mismo afirma, “la vida misma es una fotografía”.

A diferencia de otros medios artísticos, el erotismo cobra lugar especial en el campo de la fotografía debido a que es considerado un arte que resulta mas fiel a la realidad, aunque hoy en día, después de la introducción de las técnicas digitalizadas, esto podría ser cuestionable. Susan Sontag en su polémico libro “Sobre la fotografía” afirma “una fotografía se supone que está hecha para mostrar, no para evocar. Por eso cuenta como evidencia”. Sin embargo, esto se podría aplicar a la fotografía purista si así se le pudiera llamar. No a la fotografía montada, posada, como han resultado ser muchos de los registros periodísticos, supuestamente espontáneos, que algún día se consideraron clásicos. La fotografía tradicional que registra el testimonio de un instante podría tal vez regirse por este patrón, pero no es el caso de la fotografía artística, que precisamente lo que persigue es producir un estimulo en el espectador, evocar algún tipo de respuesta y transportar la imaginación hacia territorios mucho más allá de lo expuesto.

La espalda de Eros. Gisela Savdie La espalda de Eros. Gisela Savdie

La publicidad, que utiliza principalmente la fotografía como medio, con el vuelco que ha tenido a partir del siglo pasado, se ha encargado de divulgar la imagen del erotismo a niveles nunca imaginados; se han eliminado muchos tabús y se le ha aceptado como parte de la cotidianeidad. Asaki, el que mejor habla de la vida a través de la fotografía, menciona la importancia del instante en que registra una imagen. “El momento en que se toma una fotografía es como un acto sexual, la emoción del momento es muy importante. La mayoría de las imágenes que se registran podría decirse que son el preámbulo de la relación. Las escogidas son los orgasmos”. Uno de los nombres a considerar, teniendo en cuenta el aspecto histórico y social, es el de Helmut Newton quien cumpliendo con los patrones de la época y, por su formación como fotógrafo de modas, se dedica principalmente al tema del desnudo femenino. A pesar de que para muchos su obra pueda resultar muy erótica, si se examina detenidamente, se contempla una cierta rigidez que, como él mismo afirma, tiene que ver con sus años de formación y las duras experiencias vividas durante la segunda guerra mundial. Newton fue aprendiz en el estudio fotográfico Yva con una fotógrafa judía Else Simon quien fue ejecutada en el campo de concentración de Auschwitz y las disputas entre nazis y comunistas que observó desde su balcón lo dejaron marcado para siempre. Sus imágenes no son precisamente cómodas. Hay en ellas belleza pero a la vez muestran un desafío. Sin embargo Newton se considera un fotógrafo de lo erótico, de lo sensual, de lo sexual. Cuando se le pidió en una ocasión tomar fotografías de escenas violentas para la película Los Ojos de Laura Mars, las fotos iniciales le fueron rechazadas porque se consideraron eróticas y no violentas. Tal vez quedó tan marcado por la violencia, que su propio sistema no la acepta. De hecho menciona como muchas veces se tiene que salir de las salas de cine cuando las películas presentan escenas demasiado realistas. Newton trata prácticamente todas las facetas del erotismo y la sexualidad en su fotografía, y sea que trate la sensualidad, el homosexualismo, el sadomasoquismo, lo estilizado o lo grotesco, siempre transmite por detrás el lado oscuro. No admite la presencia del humor en el erotismo, son dos elementos que no compaginan para él, al contrario de lo que se ve en muchos artistas americanos.

Helmut Newton…A pesar de que para muchos su obra pueda resultar muy erótica, si se examina detenidamente, se contempla una cierta rigidez

Bajo circunstancias similares, la obra de Jan Saudek deja entrever en sus imágenes un pasado tocado por el sufrimiento. Habiendo pasado por las garras del holocausto donde vio varios de los miembros de su familia perecer, vivió después en un sótano durante el régimen comunista de Checoslovaquia, donde las maltratadas paredes que lo resguardaban sirvieron de fondo a imágenes que muestran la añoranza y el sueño de la libertad. Sus fotografías no registran un momento; son montajes que recrean aquello que su mente imagina. Técnicamente maneja la interacción entre lo bello y lo severo utilizando un colorido sutil sobre la imagen. Maneja temáticas muy fuertes que tienen que ver con el juego de poder entre los sexos, el dominio y la sumisión, y a la vez que perturban, resultan muy atractivas y sensuales.

Por otra parte si se examina la obra de Imogen Cunningham (1883-1976), fotógrafa americana considerada también una de las grandes del siglo pasado y responsable de elevar la fotografía al campo de las artes visuales, se observan imágenes en blanco y negro donde una cama sin tender, una simple flor que se abre provocativamente o, una voluminosa fruta se convierten en elementos capaces de evocar sentimientos de gran pasión y erotismo. Consideraba que el placer estético consistía en encontrar la belleza en las cosas más comunes. Sus retratos también contemplan el cuerpo femenino, pero creó gran controversia cuando, desafiando el puritanismo de la época fotografió desnudos de su marido, negativos que terminaron guardados por mas de 50 años, hasta el final de sus días. Su objetivo se concentró en encontrar la belleza en algo que fuera mas allá de lo que la imagen externa era capaz de ofrecer y trataba de penetrar el carácter, el intelecto y el espíritu de quienes para ella posaron.

David Lachapelle,.. se caracteriza por el uso de todo tipo de elementos como frutas, casas de muñecas, recortes de revistas, espejos y animales de felpa para evocar escenas eróticas que resultan un tanto sorpresivas, transgresoras, atrevidas y muy provocadoras.

En un contexto mas contemporáneo, la obra de David Lachapelle, uno de los fotógrafos mas reconocidos por sus imágenes fantasiosas, llenas de colorido y movimiento, de tono un tanto surrealista, se caracteriza por el uso de todo tipo de elementos como frutas, casas de muñecas, recortes de revistas, espejos y animales de felpa para evocar escenas eróticas que resultan un tanto sorpresivas, transgresoras, atrevidas y muy provocadoras. Algunos encuentran en ellas cierto grado de sadomasoquismo, que, otra vez, de acuerdo a los ojos del espectador, bien podrían ser sensuales para algunos como vulgares o decadentes para otros. Lo que si no se puede negar es la calidad de sus imágenes, la riqueza de los entornos que recrea y la fluidez de la escena a pesar de la complejidad de elementos presentes. Podría parecer una puesta en escena para una película, podría decirse es el que mejor representa los sueños a través de la fotografía. Su obra mezcla el erotismo con la fantasía, la sátira, el humor y el desafío.

No se puede dejar de mencionar en el campo del erotismo la obra de Robert Mapplethorpe cargada de todo tipo de sensualismo tanto en sus desnudos, que muestran cuerpos esculturales, como en las flores, altamente seductoras. A veces la sexualidad de su naturaleza muerta resulta más sugestiva que los desnudos mismos, los tallos se entrecruzan como las piernas de los amantes y las curvaturas recuerdan el movimiento del cuerpo femenino que juega con elementos fálicos representados en los estambres y capullos. La controversia alrededor de su obra toca los limites entre lo obsceno y lo erótico, lo pornográfico y lo sexual y una de sus exposiciones en Cincinatti, en los años 90, creó una batalla que cambió muchos conceptos en el mundo del arte, redefiniendo qué tipo de artistas podrían ser subvencionados por fondos públicos. Sus torsos masculinos resultan tan estilizados como los dioses griegos pero lo que ha traído más atención a su obra son las series donde se muestra de manera explicita el sadomasoquismo y la homosexualidad y, si bien esta controversia sobre el contenido le ha representado fama, esto no desmerece el hecho de que su fotografía tiene una alta calidad, no solo estética sino técnica, que lo ha colocado hoy en día entre los grandes en el mundo del arte.

El tema del erotismo en las artes y en la fotografía en particular resulta tan extenso, que se quedan muchos nombres sin mencionar, pero podría decirse que es en este campo donde la evolución de la fotografía ha podido lograr su expresión máxima, donde la evidencia de una realidad puede evocar imágenes y sensaciones que van mucho mas allá de la figura técnicamente impresa, donde ya no se trata de recrear una historia sino de producir una experiencia estética, donde los recursos son tan amplios que requieren mucho más que las pupilas para apreciarlos.

Referencias:
Georges Bataille, El Erotismo, Tusquets, 2009
Richard Lorenz, Imogen Cunningham: Ideas without End A Life and Photographs, Chronicle Books, 1993
David Lachapelle, Hotel Lachapelle, Bulfinch, 1999
Robert Mapplethorpe, The Complete Flowers, tesNues; Mul edition, 2006
Helmut Newton, Us and Them, Scalo Publishers, 1999
Pascal Quignard, Vida Secreta, Espasa Calpe, SA, 2004
Jan Saudek, Taschen, 1998
Susan Sontag, On Photography, Picador, 2001

Artículo por:

Gisela Savdie

Gisela Savdie
Bachelor of Fine Arts, USA. Master of Arts, USA. Escuela de Bellas Artes, Colombia.Doctor en Odontología, Colombia. Autora del libro "Neurofisiología de la Oclusión", declarado texto oficial por la OMS. Actualmente reside en Miami y se dedica a la fotografía y la escritura. Expuso su trabajo fotográfico en Colombia, Argentina, Shanghái y distintas ciudades de los Estados Unidos. Continúa participando en exhibiciones individuales y colectivas dentro del país y a nivel internacional. 

Tus comentarios nos ayudan a crecer. Gracias!