Incluido en: Edicion:

Equilibrios íntimos: los bosques y los suelos tropicales

New Haven, Connecticut

Por Moira Fradinger

Equilibrios íntimos: los bosques y los suelos tropicales | Letra Urbana
David Fifty Four – Deforestation

Florencia Montagnini, científica de la Universidad de Yale, nos explica el impacto de la deforestación, su relación con el aumento de la población mundial, con la agricultura migratoria y con el avance tecnológico.

Entrevistamos a la Dra Florencia Montagnini, investigadora científica y profesora de la Escuela Forestal y de Ciencias Ambientales de la Universidad de Yale desde 1989. Se especializa en bosques tropicales. Formada en Argentina, Venezuela y Estados Unidos en agronomía y ecología, trabaja en proyectos internacionales de deforestación y reforestación, sobre todo en América Central y América del Sur. Aquí nos cuenta porqué y como debemos preservar los bosques tropicales.

Con esta entrevista iniciamos una serie sobre “mujeres en las ciencias” para Letra Urbana.

¿Nos podrías explicar tu especialidad y contar tu trayectoria profesional?

Soy profesora e investigadora científica principal de Yale. Nací en Argentina, donde estudié agronomía en la Universidad Nacional de Rosario y al año de recibida me fui a Venezuela. En esas épocas era un país muy próspero y el nivel de educación era mucho mayor que el de nuestros países de América Latina. Fui al Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC) e hice una Maestría en Ecología y me empecé a especializar en bosques tropicales porque mi tesis fue en el bosque amazónico. Eso era en el marco de un proyecto dirigido por mi profesor consejero, Carl Jordan, quien todavía está en la Universidad de Georgia en los Estados Unidos. Había un proyecto conjunto de un grupo venezolano del IVIC y otro alemán, intentando mostrar, por primera vez en el mundo, cómo el bosque tropical es muy frágil y no se puede cortar así nomás, y reemplazarlo por agricultura. Porque el bosque tropical crece sobre suelos muy pobres, que, con los años y años de altas temperaturas y alta precipitación, van perdiendo sus nutrientes. Quedan árboles creciendo sobre tierras que dependen de su propio reciclaje de nutrientes. Eso nunca se había demostrado y fue parte de mi tesis de maestría. Yo estaba en parcelas de agricultura y entonces mostraba cómo la productividad va decayendo después de poquitos años porque la agricultura no es como el bosque, no tiene esos mecanismos de reciclaje.

Allí fue cuando me volqué más a los bosques tropicales. En la Universidad de Georgia hice un doctorado en ecología. En Carolina del Norte estudié estados sucesionales del bosque. Cuando se cortan árboles, comienza lo que se llama la sucesión, que implica la regeneración y maduración del bosque tropical. Y específicamente estudié el reciclaje de nutrientes y sobre todo el del nitrógeno que es uno de los más importantes para las plantas. Después me contrataron en Costa Rica para escribir un libro sobre Sistemas Agroforestales, sistemas en los que se practica agricultura abajo del bosque, o donde se llevan árboles a la parcela agrícola. Me he dedicado a los factores que llevan a la productividad de los sistemas agroforestales, por ejemplo la biodiversidad. el bosque tropical crece sobre suelos muy pobres, que, con los años y años de altas temperaturas y alta precipitación, van perdiendo sus nutrientes. Quedan árboles creciendo sobre tierras que dependen de su propio reciclaje de nutrientes. Eso nunca se había demostrado y fue parte de mi tesis de maestría. Una de las razones por las cuales se intercalan árboles con cultivos es para proveer más diversidad al paisaje y para restaurar, que es lo que siempre me ha interesado más. A eso es a lo que me dedico ahora en la Universidad, sistemas agroforestales y restauración de ecosistemas degradados. Tengo varios proyectos sobre suelos, en Misiones (Argentina), Colombia, Panamá, Brasil, para restauración de sitios perturbados siempre utilizando especies nativas y de utilidad. Los más fuertes son en Brasil, en el bosque Atlántico, y en Misiones con los colegas de la Facultad de Ciencias Forestales de la Universidad Nacional de Misiones. También tenemos varios trabajos en yerba mate orgánica. El año pasado publiqué un libro sobre Sistemas Agroforestales en inglés: Integrating Landscapes: Agroforestry for Biodiversity Conservation and Food Sovereignty, o sea, Integrando paisajes: sistemas agroforestales para la conservación de la biodiversidad y la soberanía alimentaria. En el 2015, publiqué otro que está en español, Sistemas agroforestales. Funciones productivas, socioeconómicas y ambientales[1].

Hay un grupo en nuestra escuela que se llama ELTI (Environmental Leadership and Training Initiative), es un programa financiado por fuentes privadas para entrenar líderes de los trópicos a nivel mundial. Trabajan en Latinoamérica, en Asia, no en África por el momento. Se trabaja mucho en Colombia, en Panamá, en Brasil.

Dices que los suelos tropicales son frágiles. ¿Es por acción del hombre o simplemente el desgaste del clima?

Es por el desgaste que sufren debido al clima, comparando un clima tropical con un clima templado. En un clima tropical como el Amazonas llueve tres mil milímetros al año, mientras que en la pampa húmeda de la Argentina llueven apenas mil mm al año. El clima tropical dura a lo largo de todo el año, en el templado hay invierno y hay otoño. En cambio, en el clima tropical la lluvia y  el calor interactúan de tal manera que en la tierra todo se va lavando.  En zonas templadas los suelos tienen arcilla, por ejemplo el Medio Oeste de los Estados Unidos, Ohio, Minnesota, o en la pampa argentina o en Uruguay. Te das cuenta que es arcilla porque la agarras con la mano y la puedes moldear. Haces un agujero en el suelo, que tenga unos veinte o treinta centímetros, y primero arriba vas a encontrar la materia orgánica toda oscura, el humus, pero si vas un poquito más abajo, vas a encontrar la arcilla. Si sacas la arcilla con la mano y la pones con agua puedes hacer alfarería. En cambio, en los suelos tropicales todo eso se lava. La zona superficial se va lavando por el agua de lluvia que se va filtrando por el suelo, por los poros. Las arcillas son composiciones químicas de minerales complejos, de silicato y aluminio, simplificando bastante, pero en las arcillas de bosques tropicales el sílice se va perdiendo poco a poco. Y así pasan miles de años. Cuando pierden el sílice lo único que les queda es el hierro y el aluminio que está contenido en esas arcillas. Entonces ya no hay una arcilla que retiene los nutrientes que necesitan las plantas. En la zona tropical la arcilla se ha descompuesto casi del todo. Cuando le agregas un fertilizante es como echarlo para nada porque al día siguiente va a llover, el suelo no tiene capacidad para retenerlo y se va a perder, va a ir al agua de drenaje. Los suelos son muy delgados, por eso son tan frágiles.

¡Me has cambiado toda mi imaginación sobre un bosque! siempre pensé que los bosques eran como se los representa en las películas y las novelas: sólidos y hace millones de años renovándose por sí solos.

De ahí que salió ese proyecto que te estaba diciendo que se llamaba proyecto Amazonas. Lo financió la UNESCO y varios capitales internacionales. Es una paradoja ver un bosque tan grande y sin embargo se corta el bosque, se eliminan las ramas, los troncos, y esas cenizas que se incorporan al suelo también, son nutrientes. Se siembra un cultivo, como frijoles, mandioca, ají, pimientos. La primera cosecha sale bien. La segunda cosecha ya da menos, la tercera cosecha, ¡ah, caramba! Entonces empiezan a invadir las malezas, vienen los insectos, y ya la persona cosecha tan poco que prefiere abandonar eso e irse a otro parche de bosque para cortarlo y empezar de nuevo. Eso se llama la agricultura itinerante o migratoria. Lo que se descubrió con ese proyecto, es que el bosque tan grande que tú ves, esos árboles inmensos, tienen raíces que no son demasiado profundas, que es lo contrario que pasa en un bosque, en zonas templadas las raíces van a mayor profundidad. En zonas tropicales las raíces son laterales, y no llegan muy profundamente, dependiendo por supuesto de la especie, y hay mucho reciclaje en la capa superficial del suelo. Se siembra un cultivo, como frijoles, mandioca, ají, pimientos. La primera cosecha sale bien. La segunda cosecha ya da menos, la tercera cosecha, ¡ah, caramba! Entonces empiezan a invadir las malezas, vienen los insectos, y ya la persona cosecha tan poco que prefiere abandonar eso e irse a otro parche de bosque para cortarlo y empezar de nuevo.Durante todo el año cae la hojarasca, se descompone muy rápidamente y en menos de seis meses la hojita que cayó va liberando los nutrientes. Es un mecanismo muy íntimo que depende de muchas simbiosis que ocurren en el suelo, y que son mediadas por microorganismos. Existen hongos que se llaman micorrizas que se asocian con las raíces de los árboles y permiten que las raíces aumenten. Las micorrizas les facilitan a los árboles absorber fósforo, absorber potasio. Después están los organismos fijadores de nitrógeno, en las raíces de algunos árboles que son leguminosos. Todo eso depende del reciclaje natural, de mecanismos naturales de conservación de nutrientes. En cuanto se cortan los árboles el sol empieza a calentar la tierra, se mueren la mayoría de los microorganismos, empieza a lavarse todo, porque también el suelo está protegido por la copa de los árboles que son como una esponja. De la lluvia que cae, no toda llega a la tierra, el árbol está protegiendo. Cuando se corta todo, el agua llega al sitio, se destruyeron ya esos mecanismos, ya no hay hojarasca porque no están los árboles.

¿Podrías hablar de qué significa la desforestación? ¿Cuáles son los impedimentos políticos y económicos para conservar el bosque? ¿Podríamos vivir sin los bosques tropicales?

La deforestación es un problema que se viene dando desde hace mucho tiempo, pero con lo que más tiene que ver es con el crecimiento de la población humana de forma desmedida. La población humana sobrepasa la capacidad de carga de esos paisajes. Una de las principales raíces de la deforestación es la agricultura itinerante o migratoria de la que te estaba hablando, cuando la gente corta otro bosque para seguir cultivando. Cuando no hay mucha población, todo eso se puede mantener en un equilibrio normal porque esa parcelita que fue abandonada se regenera sola y va a crecer otro bosque. La persona va a ir a otro lugar y ya a partir de unos diez años todo eso se regeneró y puede volver hasta al mismo lugar a cortar de nuevo. El problema principal es político: es el exceso de población humana. Porque normalmente eso no ocurriría, las poblaciones indígenas en muchos lugares, como los Mayas o gente en Indonesia por ejemplo, se mantienen en equilibrio con su bosque. Cortan bosque, cultivan bajo el mismo bosque, pero no lo destruyen. Lo de la agricultura migratoria es de hace centenares, miles de años. En el siglo XX, a mediados de los años cincuenta y sesenta se comenzó a acelerar la deforestación a nivel mundial. Subía la población mundial y había que hacer agricultura en otros terrenos para poder alimentar a la gente. Había mejor acceso a maquinarias, se construían rutas y caminos de manera más fácil porque ya había más tecnología. Entonces la deforestación a nivel mundial comenzó a aumentar, y de ahí en más, ya desde ese entonces creció el dióxido de carbono en la atmósfera; esa cantidad puede estar perfectamente en equilibrio, nosotros respiramos y emitimos dióxido de carbono. Existe una capacidad muy fuerte de las plantas a nivel mundial de absorberlo. Básicamente si tú deforestas no se está absorbiendo dióxido de carbono de la atmósfera. Existe lo que se llama efecto invernadero, cuando el dióxido de carbono no deja que los rayos solares que llegan a la tierra puedan atravesarlo.

Todo lo que mencionas tiene que ver con el cambio climático…

Esa es una de las consecuencias de la deforestación. En realidad, la deforestación no es el único contribuyente al calentamiento global. Los peores son las industrias que generan dióxido de carbono, los automóviles y otras maquinarias que generan gases de efecto invernadero. No es sólo el dióxido de carbono, es el metano, los óxidos de nitrógeno y otros más. La deforestación es responsable de aproximadamente un quince a un dieciocho por ciento de la emisión de gases de efecto invernadero. Lo otro que cambia es el patrón de lluvia. El Amazonas, por ejemplo, recibe lluvia, pero un cincuenta por ciento se recicla ahí mismo. Llega hasta el suelo, se evapora, forma nubes y vuelve a caer. Pero si tu cortas un bosque nuevo, ya esa lluvia no la tienes más. Y eso puede provocar sequías y cambios en las estaciones. El otro efecto de la deforestación, y quizás el más terrible para mí, es la pérdida de lo que hay en el bosque. En el bosque hay una cantidad de biodiversidad de la cual dependemos todos. Hay razones de todo tipo para no alterar esa diversidad. Hay razones éticas: son formas de vida que nosotros ni conocemos. Hay razones religiosas: es lo que la creación dejó ahí. Hay razones filosóficas: lo que está ahí debería mantenerse como está. Pero hay razones económicas que son las que convencen a la gente. En esa diversidad hay especies de plantas, de animales que tienen que ver con nuestra subsistencia porque hay medicinas, alimentos, comidas increíbles. Yo he estado en proyectos en África en los que la gente usa frutas de los árboles del bosque tropical que jamás en tu vida se te hubieran ocurrido usar y que tienen un alto contenido de vitaminas.  Hay plantas que tienen que ver con curar fiebres, en fin, quién sabe lo que pudiera haber ahí.  Y lo otro son lo que se llama los “servicios ambientales” que produce el bosque. Ha habido muchos trabajos científicos que miden la cantidad de servicios que produce el bosque. Está el servicio hidrológico del que hablé: conservar el agua. El servicio de atrapar el carbono, el famoso secuestro del carbono, absorción del carbono. Después está el servicio de la conservación de la biodiversidad con todos los beneficios que tienen para el ser humano. Después está el servicio estético, o sea, que es muy bonito estar en un bosque en lugar de un sitio lleno de cemento. Y además esos bosques son el asiento de culturas que nosotros ni conocemos y les estamos quitando su forma de vida. Esos son los servicios ambientales de los bosques, o servicios eco-sistémicos. La deforestación es un problema que se viene dando desde hace mucho tiempo, pero con lo que más tiene que ver es con el crecimiento de la población humana de forma desmedida. Ha habido muchas evaluaciones económicas de esos servicios y se ha llegado a la conclusión que de acuerdo al tipo de bosque los servicios ambientales pueden ser mucho mayores en dinero, estamos hablando de millones de dólares, mucho más de lo que puede dar el bosque al cortarlo y vender su madera. Y también hay una cuestión de justicia social. Cortar el bosque es uno de los motores más importantes para la minería. En Ecuador es increíble la cantidad de petróleo que hay, es un país que vende petróleo para subsistir, y la mala suerte es que está cubierto por bosque amazónico y ha habido empresas internacionales que han ido a cortar el bosque solo para sacar el petróleo. Ha sido el oro también en Costa Rica. En Brasil también oro, hierro, carbón.

O sea que hay un desequilibrio entre el cálculo económico de lo que ganan estas empresas y lo que ganaríamos como humanidad si conserváramos el bosque en vez de sacar el petróleo.

Siempre hay que hacer lo que se llama el costo de oportunidad. Yo creo que en el caso de la minería lo que se obtiene es mayor de lo que te puede dar el bosque en lo que es agua, biodiversidad y demás. En otros casos es distinto. Por ejemplo, el caso de Panamá, donde el agua es muy importante porque ellos viven del Canal de Panamá principalmente y tienen que darle agua a ese canal durante todo el año. La Autoridad del Canal del Panamá, que es parte del gobierno de Panamá, ha negociado con los agricultores que tienen bosques cercanos a la cuenca del canal para que conserven los bosques a cambio de un pago. El agricultor está recibiendo suficiente dinero como para no cortar el bosque. El valor del agua que calculó el gobierno para mantener el agua del canal, era mucho mayor que lo que iban a obtener los agricultores cortando el bosque y sembrando cultivos. Entonces se trata de valorizar los servicios ambientales y monetizarlos.

En el caso de la minería, es una cuestión de injusticia social porque son concesiones que hace el gobierno a las compañías privadas para que exploten y que supuestamente ese dinero lo dediquen a lo programas para proteger a los indígenas, etc. Pero como sabes eso no ocurre en muchos de los casos. Y lo otro que es un factor principal son las grandes plantaciones, que también son grandes multinacionales, desde los años mil ochocientos en que se comenzó a cultivar el banano en Centroamérica. En Centroamérica la United Fruit Company y todas esas compañías cortaban el bosque para sembrar bananas para traerlas a EE.UU. y llevarlas a Europa. Y ¿qué obtiene la persona con eso? Los que se enriquecen son los de las multinacionales. Y ahora no es tanto la banana, es la papaya y el ananás, la piña y lo peor, la palma africana en Indonesia, y también en toda América del Sur, en Colombia, en Ecuador. Es increíble cómo se corta bosque por palma africana para sacar un aceite que tiene propiedades para la industria cosmética, y algunos otros usos, como el culinario y el de la energía del aceite de palma. la deforestación no es el único contribuyente al calentamiento global. Los peores son las industrias que generan dióxido de carbono, los automóviles y otras maquinarias que generan gases de efecto invernadero.El avance de las multinacionales para hacer grandes plantaciones de palma africana, de bananas, de caucho, y otros tipos de plantaciones como el arroz, es una de las causas principales de la deforestación, junto con la minería y a la agricultura migratoria. Todo esto tiene su origen en el crecimiento de la población humana y el modelo económico global, que es siempre de “crecimiento” económico,  y entonces siempre tienes que cortar más bosques para conseguir plantar más y más, etc.

¿Y sucedería entonces que las comunidades indígenas no tienen este modelo de crecimiento económico? Al principio de lo que me contabas, entendí que uno de los mayores factores ha sido el crecimiento de la población. ¿Las poblaciones indígenas tienen algún mecanismo interno de control de la población? ¿O es que han crecido poblacionalmente pero decrecido al mismo tiempo? O tal vez se trata de que tienen una economía de subsistencia, uno podría decir, en vez de una economía de acumulación del capital.

Es así. Tienen otro tipo de filosofía de subsistencia, no tanto de expandir. Han controlado sus poblaciones no porque lo quieran sino porque tienen altas tasas de mortalidad, se mueren mucho más jóvenes. Ahora, que si prefieren o no estar donde están, es otro asunto. Ellos ahora tienen acceso a todo lo que nosotros tenemos también, la respuesta no es tan simple. Habría que ver comunidad por comunidad. En la Amazonía ecuatoriana hay gente que cuando está haciendo sus parcelas está hablando de GPS y usan la tecnología de la misma manera en que la usamos nosotros.

Se habla mucho de diversidad, en todo sentido. ¿Nos puedes explicar las ganancias de preservar la diversidad? ¿cuándo surge el concepto de “los servicios del bosque”, o podríamos decir los “servicios de la diversidad”?

Esto comenzó en los años noventa, cuando se empezó a hablar de los servicios ambientales a las personas que podían protegerlos, o sea a las personas que son dueños de un bosque. Por ejemplo, gente acá en los Estados Unidos que, en lugar de cortarlo, pueden proteger al bosque. Se hicieron estimaciones de que cuánto podía ser el costo por hectárea, eso es algo que yo he trabajado bastante. Costa Rica fue uno de los países pioneros en compensar por servicios ambientales a la gente. Existe un programa por parte del gobierno que compensa dando una cantidad de dólares por hectárea, para reforestar, otra para proteger bosque, otra equis cantidad si son sistemas agroforestales, o sea tienen diferentes categorías de lo que uno puede hacer, y recompensan con diferentes sumas según el costo que vaya a dar. Todo está financiado por medio de un impuesto a la gasolina, o sea, cuando uno llena su tanque de gasolina está pagando un porcentaje que va a ser distribuido entre esa gente. Yo escribí un informe sobre esto que pidió el gobierno de Argentina para instalar un sistema similar.  Muchos países tienen sistemas de pagos por servicios ambientales que son del gobierno y también hay formas privadas que pagan por servicios ambientales, y entidades internacionales como el Banco Mundial, entre otras, y los diferentes gobiernos de países europeos, que quieren compensar por la explotación que ellos realizan, compensando a los agricultores.

¿Qué quiere decir exactamente diversidad ecológica?

Diversidad es la suma o la cantidad de diferentes especies o genes, o sea hay diferentes formas de ver la biodiversidad. Puede hablar uno de número de especies animales, especies vegetales, dentro de una familia de especies vegetales. A eso se refiere la biodiversidad, diversidad biológica significa número de diferentes especies. Pero hay gente que habla de diversidad genética. No es lo mismo tener especies, también quieres diversidad genética dentro de cada especie. Eso es porque hay muchas especies que uno quiere plantar, por ejemplo, naranjas, pero necesitas diversidad genética porque quieres que haya naranjas adaptadas a diferentes climas, no se sabe si va a haber una plaga que va a afectar a los naranjales, entonces es bueno tener una especie resistente. Es importante tener diversidad genética, donde pueda haber diferentes características que no conoces todavía.

Pero esa diversidad genética no es la modificada…

No, no. Es la diversidad natural. En muchos países para los cultivos más importantes hay lo que llaman bancos de germoplasma. Por ejemplo, hay bancos de germoplasma de cacao, de café, de maíz, de trigo, de papa. En Perú hay bancos de germoplasma de papas. Hay más cantidades de papas diferentes de lo que te podrías imaginar. Pero eso es excelente, porque una papa es comestible ahora pero luego va a ser afectada por una plaga, entonces va a haber otra papa que va a ser adaptada a esas condiciones. El otro efecto de la deforestación, y quizás el más terrible para mí, es la pérdida de lo que hay en el bosque. En el bosque hay una cantidad de biodiversidad de la cual dependemos todos.El banco es un depósito, generalmente en propiedad de una institución de investigación, por ejemplo, el Ministerio de Agricultura, a donde los investigadores de las universidades van a examinar qué genes van a querer utilizar. En los animales se da la diversidad genética también. Hay especies de mariposas, de insectos que ni siquiera conocemos que existen. En el bosque hay una cantidad de especies de árboles, de plantas que no son árboles, de arbustos, de hierbas, hay diversidad de especies de pájaros, de ardillas, de murciélagos, y todos ellos están cumpliendo una función, en ese reciclaje del que estamos hablando. Hay especies que son polinizadoras, y si no tienes los polinizadores no hay frutos, y ya hoy día existen lugares donde no hay polinizadores, entonces no se producen frutos. Dentro del bosque ocurre lo mismo, hay dispersores, las especies necesitan dispersar semillas para que éstas se regeneren, esa es la diversidad que tienes que cuidar. Hay especies que se comen a las otras, todo eso es parte de un equilibrio biológico. Si no existieran esos depredadores, las poblaciones de herbívoros demasiado altas se comerían todo.

Pero es de suponer que si hay un desequilibrio biológico o ecológico, como tú dices, esto puede haber pasado hace millones de años también sin intervención de ninguna desforestación.

Sí, pero el efecto humano es mucho más drástico y más grande en escala. Siempre hay todo tipo de perturbaciones, hay terremotos, derrumbamientos, deslizamientos de terrenos, hundimientos, huracanes. Todo eso siempre existió. Pero son fuentes de disturbios localizadas y también hay formas naturales que se van adaptando. La isla de Puerto Rico solía siempre tener huracanes. Pero con el cambio climático los huracanes son más frecuentes. El ser humano produce los disturbios más drásticos y más grandes en escala y más constantes, o más frecuentes, y a la naturaleza no le da el tiempo, o la oportunidad de restituirse. Todos estos procesos tardan. Una semilla tiene que germinar, la plantita tiene que estar ahí, le tiene que dar el sol, tienen que estar los polinizadores.

¿Esta intervención humana que es cada vez más drástica, empezaría en algún momento del siglo XX, con la Revolución Industrial en el siglo XIX, con el advenimiento de la agricultura hace diez mil años?

Yo diría que pensemos en lo que nos está afectando ahora, no volvamos atrás diez mil años, volvamos atrás nada más que al siglo XX, treinta años. Porque estamos hablando del presente. Todo esto que te estoy diciendo comenzó, como te decía, con la Revolución Industrial del siglo XIX. En los años cuarenta, cincuenta, sesenta, fue la famosa Revolución Verde en la que surgieron un montón de agroquímicos. Luego todo eso falló porque se estaban degradando los sistemas. Los avances tecnológicos del siglo XX aceleraron todo mucho más.

 Ya no tenemos tiempo para más preguntas, y quizás sea apropiado preguntarte sobre el tiempo: ¿Estamos a tiempo de revertir el cambio climático?

En pocas palabras, habría que detener el exceso del consumo y el exceso de emisiones, va por ahí. Muchas de las cosas que pasaron son irreversibles, pero lo que sí se puede hacer es tratar de que sean menos horribles de lo que ya son.

Muchísimas gracias, Florencia, por tu tiempo y por compartir con Letra Urbana todos tus conocimientos. Ha sido un gusto hablar contigo.

 

 

[1] Este libro se puede bajar gratis: www.cipav.org.co

Artículo por:

Moira Fradinger

Moira Fradinger
Profesora asociada de literaturas comparadas en la universidad de Yale, New Haven, Connecticut. Enseña literatura, cine, e historia intelectual de Europa y America Latina, y es una Public Voices fellow with The OpEd Project. Tiene un doctorado en literaturas comparadas por la universidad de Yale, una maestria en estudios de genero por el Institute for Social Studies de La Haya y una Licenciatura en Psicologia por la Universidad de Buenos Aires. 

Tus comentarios nos ayudan a crecer. Gracias!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.