Incluido en: Edicion:

Entrevista con Esmeralda Santiago

Westchester County, New York

Por Gisela Savdie
Entrevista con Esmeralda Santiago | Letra Urbana

Conversamos con la escritora Esmeralda Santiago sobre Conquistadora, su nuevo libro.

Durante su paso por Miami, con motivo de la Feria Internacional del Libro de Miami donde presentó su nuevo libro Conquistadora, conversamos con la escritora puertorriqueña Esmeralda Santiago.

La naturalidad de Esmeralda para comunicar aspectos de su vida personal es un don que explica el éxito alcanzado por sus obras. De ahí que sus memorias resulten las más atractivas para el público. Incluyen: Cuando era Puertorriqueña (1994), Casi una Mujer (1999), El Sueño de América (1997), Mi Amante Turco (2004).

Con este nuevo libro, Esmeralda Santiago decide tomar un rumbo diferente, no solo se encamina hacia el género de ficción sino que se adentra en el aspecto histórico de su tierra natal, Puerto Rico. Conquistadora es una historia que transcurre en el siglo XIX, en los años 1850, época de la epidemia de cólera  y de las luchas contra la esclavitud, por lo que hace referencia a los grupos abolicionistas.

…en el Caribe, después de tres generaciones, nadie sabe nada sobre su pasado familiar…

Ana Cubillas, la protagonista, es una mujer fuera de lo común, con ideas muy avanzadas para su época; que decide explorar nuevos horizontes y emigra de España, su tierra natal, a Puerto Rico. Una vez allí queda viuda y dueña de una plantación de azúcar donde se hace amante de un capataz. A su alrededor se tejen toda clase de mitos e historias que se recrean en la novela.

En cuanto a cómo se originó esta historia, Esmeralda confiesa que nunca supo quiénes eran sus ascendientes, “en el Caribe, después de tres generaciones, nadie sabe nada sobre su pasado familiar porque la gente humilde no sabía escribir, lo que se sabía de historia era a partir de recuerdos relatados por los abuelos”.

La idea de Conquistadora surgió un día en que ayudó a una amiga a mudarse de casa y se dio cuenta que ésta portaba un candelabro antiguo que por tradición familiar pasaba de un primogénito a otro. Esmeralda empieza a pensar que en su entorno no había este tipo de tradiciones, que no se conservaban reliquias, y que su pasado familiar le era totalmente ajeno. Es así como se introduce en este viaje investigativo, no solo sobre su pasado familiar sino sobre la historia de su propio pueblo.

…se introduce en este viaje investigativo, no solo sobre su pasado familiar sino sobre la historia de su propio pueblo.

Esmeralda Santiago habla de su origen campesino. A los 13 años su madre decide inmigrar a Estados Unidos cargando con 11 hijos de los cuales ella era la mayor. Con mucho esfuerzo termina bachillerato en New York. Años más tarde cuando vuelve a Puerto Rico, se encuentra con los problemas de discriminación. Los suyos ya no la ven como parte de ellos, y en suelo americano se siente extranjera; su piel era oscura y al hablar tenía acento. Estas memorias dieron origen a Cuando era Puertorriqueña.

Casi una mujer trata igualmente los conflictos de una mujer de alma latina confrontada a una sociedad americana de la cual no se siente parte. El Amante Turco cubre su escabrosa relación con el cineasta Ulvi Dogan, libro con el cual llega a muchas mujeres que al igual que ella han sido y son todavía sometidas a relaciones abusivas.

Con respecto al tema del abuso de la mujer, Esmeralda nos cuenta como durante su estadía en Boston se dedica a trabajar fervientemente por la comunidad latina, en una organización llamada Alianza Hispana, concentrándose especialmente en casos de mujeres abusadas. Logra crear un albergue que todavía se encuentra funcionando y que ha proliferado hacia una institución con trabajadores asalariados. “Me di cuenta que el abuso doméstico estaba en todas partes, no solo en la comunidad latina”. Cuenta como ella era la encargada de escribir y redactar todas las propuestas de la comunidad, lo cual le sirvió enormemente en su carrera de escritora más adelante. También “me sirvió para saber cómo hacer un presupuesto”.

Esmeralda insiste mucho en que los artistas no son educados en el aspecto económico de su carrera. “Muchos artistas no le ponen atención al negocio del arte. Durante los años que estudié para ser artista nunca tuve una clase que nos hablara del tema. Yo tengo dos hijos que son músicos y les hablo permanentemente de esto. Y yo misma me obligo a hacerlo”.

Conquistadora es para Esmeralda Santiago un libro de la madurez. “Cuando era más joven no hubiera podido escribir un libro así”. Considera que fue un reto que ella misma se puso, encontrar sus antepasados, lo cual le tomó muchos años y muchos viajes recopilando información pues empezó antes de la época del Internet. Cuando se da cuenta que no los puede encontrar decide inventarlos y por eso recurre a la ficción histórica. Siente que con esto ha reivindicado no solo su pasado sino el de su pueblo, el de los campesinos, el de la gente común, sin recursos, los que nadie menciona.

Algunas de sus novelas han sido llevadas al cine. Casi una mujer  fue filmada en Hollywood y hace parte del Masterpiece Theater, American Collection. En el año 2011 salió America, producida por Eduard James Olmos, cuya esposa de origen puertorriqueño asume el papel principal. Fue filmada en la isla y tiene solo artistas locales.

Está casada con Frank Cantor con quien inicialmente había creado una compañía de cine. “Él era camarógrafo y yo acababa de estudiar filmmaking.  Pero yo estaba segura que no quería dirigir sino escribir guiones. Me gustaba estar behind  the scenes”. Hoy en día él se dedica a hacer documentales de arte para museos y para artistas de renombre. Uno de estos documentales es precisamente sobre ella, y se llama “Writing a life” pero no ha salido públicamente y para tener acceso a el, “¡hay que hablar con Frank!”

…estos personajes que encontró durante el proceso investigativo de repente le empezaron a hablar…

Aunque Conquistadora no es memoria como sus libros anteriores, Esmeralda Santiago siente que estos personajes que encontró durante el proceso investigativo de repente le empezaron a hablar, y fue así como se fueron desarrollando y tomando forma.

Por último, aunque no es parte de sus memorias, Esmeralda se siente identificada con el personaje central de Conquistadora. Al igual que Ana, ella deja su país de origen en busca de nuevos horizontes, al igual que Ana, es liberal, es ambiciosa y sobre todo, es poco convencional.