Incluido en: Edicion:

Embracing Modernity: Venezuelan Geometric Abstraction

Conversación con Francine Birbragher-Rozencwaig y María Carlota Pérez, curadoras.

Por
Embracing Modernity: Venezuelan Geometric Abstraction | Letra Urbana

Letra Urbana se reunió con las curadoras Francine Birbragher-Rozencwaig y María Carlota Pérez, artífices de un proyecto innovador que pretende mostrar por vez primera en Estados Unidos la importancia del movimiento de Abstracción y Geometría que se dio en Venezuela entre los años 1940 hasta los 70. La muestra se presenta en el Frost Art Museum en Miami. Incluye obras de nombres ya consagrados en el mundo del arte como Carlos Cruz-Diez, Gertrude Goldschmidt (Gego), Mateo Manaure, Alejandro Otero, Jesús Rafael Soto, y otros no tan conocidos a nivel internacional pero cuya obra resulta igualmente representativa dentro de esta corriente.

Garcia Mercer Fotografía Gary Mercer

La idea surgió a partir de una conversación informal entre Francine Birbragher, curadora de arte que trabaja actualmente con el Frost Museum y en el Museo de Arte Contemporáneo de Miami, y Carol Damian, directora del Frost y especialista en Arte Latino- americano, quienes coinciden en la importancia de desarrollar proyectos orientados al extenso público latino, particularmente el venezolano, en la ciudad de Miami. Es así como Francine decide contactar a Maria Carlota Pérez, quien maneja una colección privada venezolana y se encontraba en ese momento terminando estudios en París, con una tesis relacionada a la temática. “Hicimos muy buen team” menciona Maria Carlota, “una por la relación con el Museo y otra por los contactos con los coleccionistas”.
Las obras se encontraban principalmente en Miami y New York. “Es importante aclarar” menciona Francine, “que los coleccionistas que participaron no lo hicieron con ningún criterio comercial, sino con el fin de contribuir a un evento histórico, como consideramos que es esta muestra. Todos son personas que conviven con estas obras y muchos las bajaron de la sala de su propia casa”.

La exposición incluye 25 artistas, todos procedentes o influenciados de una u otra forma por el movimiento llamado “los disidentes” que se conformó en París entre los años 1945 y 1950. Era un movimiento que contaba con una publicación del mismo nombre y que buscó la introducción del arte abstracto. “En general los venezolanos tienen atracción por este tipo de arte, se sienten identificados y, si tienen sensibilidad, responden a la geometría”, menciona María Carlota.

Garcia Mercer Fotografía Gary Mercer

La muestra se encuentra dividida históricamente en tres etapas. La primera corresponde al período formativo de los años 50, que comprende los principios del movimiento modernista impulsado por el gobierno y los pensadores de la época, entre ellos Alfredo Boulton, fotógrafo y mecenas del arte. Se trataba de darle un nuevo comienzo a Venezuela, proyectarla hacia el futuro, y para esto se retoma la geometría que estaba en boga en Europa e influye en todas las áreas de las artes, en la arquitectura y el diseño. Fue tan fuerte el movimiento que hasta los buses de la ciudad tenían influencia geométrica en su diseño.
Muchos de estos artistas participaron en la planificación de la Universidad Central de Venezuela construida por el arquitecto Carlos Raúl Villanueva, con marcado estilo de la Bauhaus. Tanto los artistas establecidos en el ámbito internacional como Calder, Lam, Leger, como los locales, participaron con sus obras en este proyecto de la Ciudad Universitaria, hoy en día considerada patrimonio artístico.

“La razón por la cual este movimiento tuvo tanta acogida en Venezuela está relacionada con el contexto histórico del momento. En primer lugar la dictadura, que, aunque era fuerte, quería darle al país una imagen positiva internacionalmente y en segundo lugar representarse con este tipo de arte era tan neutral, que no incorporaba ningún juicio de carácter político o social”, menciona María Carlota.

Garcia Mercer Fotografía Gary Mercer

Cuenta Francine cómo muchos artistas salieron de Venezuela en esta época, la mayoría a Europa, pero también iban y venían a otros países, como México. Otero, el más importante, el maestro de maestros, fue uno de los primeros en salir, y cuando regresa en el ’49, momento en que muestra las cafeteras, crea el rompimiento total con el arte figurativo, que era el que predominaba antes.

Este rompimiento va ligado con los cambios históricos que se sucedieron en el país. Venezuela tuvo un movimiento estudiantil fuerte, que entre los años ’20 y ’40 se manifestó por la exigencia de cambios sociales. En los años ’40 entran las petroleras y con ellas mucho dinero, que se ve representado en el desarrollo estructural del país. Se construyen grandes carreteras y obras de infraestructura. Empieza la modernización como producto de un contacto más fuerte con el exterior. Se generan becas que permiten a los artistas salir a otros países y retomar las nuevas ideas de movimientos como el cubismo y es así, como se desarrolla la abstracción.

La segunda etapa de la muestra la constituyen obras de los años ’60 que representan una introducción al arte abstracto y óptico-cinético, como lo representa el famoso “Penetrable” de Soto. Este artista empieza a trabajar con elementos innovadores como los tubos plásticos y metálicos que le añaden el elemento de sonoridad a la obra. También entra en juego la participación del espectador que es uno de los planteamientos fundamentales del cinetismo, menciona Francine. En esta etapa hay muchos artistas que siguen trabajando en París, pero también hay otros que regresan a Venezuela.

La exposición evoluciona con otros artistas que se mantuvieron dentro de la geometría pero que incluyeron nuevas inquietudes. Mercedes Pardo, por ejemplo, busca la creación del espacio a través del color en la geometría. “Es importante mencionar también la influencia de la infinidad de inmigraciones que poblaron Venezuela. La cultura de este país se ve tremendamente marcada por la inmigración”, dice María Carlota. Tenemos a Leufert, Gego y Nedo, por ejemplo. Por otro lado Salazar, discípulo de Soto, desarrolla el concepto de lo lleno y lo vacío. Carreño juega con la participación del espectador y el arte como parte de la vida. También se introducen nuevos materiales que antes no eran considerados plásticos como la obra de Varela que es en metal y el plexiglás de Soto”.

“Lo que se busca con la participación de la gente es que esta se haga consciente. Esto es lo que constituye la tercera etapa de la muestra, donde escogimos”, dice Francine, “a dos artistas, para mostrar que la geometría continúa, no de una manera matemática sino a nivel mucho más conceptual, paralelo a lo que se estaba dando en Estados Unidos. Eugenio Espinosa presenta su Impenetrable que es una respuesta al Penetrable de Soto. Con este trabajo se genera un dialogo entre las dos obras que nunca habían sido expuestas juntas. Además en esta sección se exhibe a Claudio Perna que trabaja junto con Espinosa haciendo un video en un desierto, un paralelo al Land Art”.

Se maneja también en esta etapa la fotografía y video como medios artísticos. La exposición se cierra con dos obras de Alejandro Otero quien retoma elementos del cubismo y el collage, pero introduce los recortes de periódico local con noticias del momento, incitando al público a ser consciente de su propia realidad, una especie de paralelo a lo que fue el Arte Pop en Estados Unidos. Espinosa y Perna crean el proyecto que se llama La cosa, muy representativo de este criterio.

La curadoras mencionan, para finalizar, lo contradictorio que resulta para una sociedad tan poco ordenada como la venezolana, que se encuentre determinada por un arte tan estructurado y organizado como lo es la abstracción geométrica, cuya influencia se percibe hasta hoy en día en artistas más contemporáneos. Es importante recordar a la vez, que esta muestra tiene un valor histórico muy importante por ser la primera vez que se realiza una muestra de este tipo en Estados Unidos.

[1] - Frost Art Museum, Octubre 13, 2010 hasta Enero 2, 2011

Artículo por:

Gisela Savdie

Gisela Savdie
Bachelor of Fine Arts, USA. Master of Arts, USA. Escuela de Bellas Artes, Colombia.Doctor en Odontología, Colombia. Autora del libro "Neurofisiología de la Oclusión", declarado texto oficial por la OMS. Actualmente reside en Miami y se dedica a la fotografía y la escritura. Expuso su trabajo fotográfico en Colombia, Argentina, Shanghái y distintas ciudades de los Estados Unidos. Continúa participando en exhibiciones individuales y colectivas dentro del país y a nivel internacional. 

Tus comentarios nos ayudan a crecer. Gracias!