Incluido en: Edicion:

Elogio del ocio. A propósito de Bertrand Russell

Tucumán

Por
Elogio del ocio. A propósito de Bertrand Russell | Letra Urbana

Lo que queda del ocio del siglo XX en los días del siglo XXI

Crítico, burlesco, escéptico, B. Russell encara el Elogio de la ociosidad con su mirada filosófica habitual. Se trata de un ensayo de 1932, cuya brevedad me hace sugerir al lector que recurra a él directamente.
Me limitaré por eso a resaltar algunas de sus ideas salientes. Emplearé para ello citas del texto de Russell.

La descalificación del exceso de trabajo y de una de sus consecuencias, el ahorro:

Una de las cosas que con más frecuencia se hacen con los ahorros es prestarlos a algún gobierno. En vista del hecho de que el grueso del gasto público de la mayor parte de los gobiernos civilizados consiste en el pago de deudas de guerras pasadas o en la preparación de guerras futuras, el hombre que presta su dinero a un gobierno se halla en la misma situación que el malvado de Shakespeare que alquila asesinos. El resultado estricto de los hábitos de ahorro del hombre es el incremento de las fuerzas armadas del estado al que presta sus economías. Resulta evidente que sería mejor que gastara el dinero, aun cuando lo gastara en bebida o en juego.

“La moral del trabajo es la moral de los ‘esclavos’, y el mundo moderno no tiene necesidad de esclavitud”:

Desde el comienzo de la civilización hasta la revolución industrial, un hombre podía, por lo general, producir, trabajando duramente, poco más de lo imprescindible para su propia subsistencia y la de su familia, aun cuando su mujer trabajara al menos tan duramente como él, y sus hijos agregaran su trabajo tan pronto como tenían la edad necesaria para ello. El
pequeño excedente sobre lo estrictamente necesario no se dejaba en manos de los que lo producían, sino que se lo apropiaban los guerreros y los sacerdotes. En tiempos de hambruna no había excedente; los guerreros y los sacerdotes, sin embargo, seguían reservándose tanto como en otros tiempos, con el resultado de que muchos de los trabajadores morían de hambre.
Este sistema perduró en Rusia hasta 1917. Desde entonces, los miembros del partido comunista han heredado este privilegio de los guerreros y sacerdotes.

La defensa del ocio como el origen de lo que conocemos como cultura:

En el pasado, había una reducida clase ociosa y una más numerosa clase trabajadora. La clase ociosa disfrutaba de ventajas que no se fundaban en la justicia social; esto la hacía necesariamente opresiva, limitaba sus simpatías y la obligaba a inventar teorías que justificasen sus privilegios. Estos hechos disminuían grandemente su mérito, pero, a pesar de estos inconvenientes, contribuyó a casi todo lo que llamamos civilización. Cultivó las artes, descubrió las ciencias, escribió los libros, inventó las máquinas y refinó las relaciones sociales.
Aun la liberación de los oprimidos ha sido, generalmente, iniciada desde arriba. Sin la clase ociosa, la humanidad nunca hubiese salido de la barbarie.
…Actualmente, se supone que las universidades proporcionan, de un modo más sistemático, lo que la clase ociosa proporcionaba accidentalmente y como un subproducto.
Esto representa un gran adelanto, pero tiene ciertos inconvenientes. La vida de universidad es, en definitiva, tan diferente de la vida en el mundo, que las personas que viven en un ambiente académico tienden a desconocer las preocupaciones y los problemas de los hombres y las mujeres corrientes; por añadidura, sus medios de expresión suelen ser tales, que privan a sus opiniones de la influencia que debieran tener sobre el público en general. Otra desventaja es que en las universidades los estudios están organizados, y es probable que el hombre que se le ocurre alguna línea de investigación original se sienta desanimado. Las instituciones académicas, por tanto, si bien son útiles, no son guardianes adecuados de los intereses de la civilización en un mundo donde todos los que quedan fuera de sus muros están demasiado ocupados para atender a propósitos no utilitarios.

Cuatro horas de trabajo por día permitirían gozar del ocio necesario:

En un mundo donde nadie sea obligado a trabajar más de cuatro horas al día, toda persona con curiosidad científica podrá satisfacerla, y todo pintor podrá pintar sin morirse de hambre, no importa lo maravillosos que puedan ser sus cuadros. Los escritores jóvenes no se verán forzados a llamar la atención por medio de sensacionales chapucerías, hechas con miras a obtener la independencia económica que se necesita para las obras monumentales, y para las cuales, cuando por fin llega la oportunidad, habrán perdido el gusto y la capacidad. Los hombres que en su trabajo profesional se interesen por algún aspecto de la economía o de la administración, será capaz de desarrollar sus ideas sin el distanciamiento académico, que suele hacer aparecer carentes de realismo las obras de los economistas universitarios. Los médicos tendrán tiempo de aprender acerca de los progresos de la medicina; los maestros no lucharán desesperadamente para enseñar por métodos rutinarios cosas que aprendieron en su juventud, y cuya falsedad puede haber sido demostrada en el intervalo.
Sobre todo, habrá felicidad y alegría de vivir, en lugar de nervios gastados, cansancio y dispepsia. El trabajo exigido bastará para hacer del ocio algo delicioso, pero no para producir agotamiento. Puesto que los hombres no estarán cansados en su tiempo libre, no querrán solamente distracciones pasivas e insípidas. Es probable que al menos un uno por ciento dedique el tiempo que no le consuma su trabajo profesional a tareas de algún interés público, y, puesto que no dependerá de tales tareas para ganarse la vida, su originalidad no se verá estorbada y no habrá necesidad de conformarse a las normas establecidas por los viejos eruditos. Pero no solamente en estos casos excepcionales se manifestarán las ventajas del ocio. Los hombres y las mujeres corrientes, al tener la oportunidad de una vida feliz, llegarán a ser más bondadosos y menos inoportunos, y menos inclinados a mirar a los demás con suspicacia. La afición a la guerra desaparecerá, en parte por la razón que antecede y en parte porque supone un largo y duro trabajo para todos. El buen carácter es, de todas las cualidades morales, la que más necesita el mundo, y el buen carácter es la consecuencia de la tranquilidad y la seguridad, no de una vida de ardua lucha.

¿Es realista hoy la propuesta de la reducción de horas de trabajo propuesta por Russell?

En su favor merece recordarse que en sólo el último medio siglo se triplicó la masa humana del planeta. Y que la edad promedio de vida se duplicó en el siglo pasado. Ello jamás había ocurrido en nuestra historia y ha sido resultado de los enormes avances científico-tecnológicos. Es decir, del ocio creativo que ha ido delegando en la técnica el trabajo humano y dejando cada vez mayores espacios de ocio.
No es menos cierta la amenaza del desempleo. Siguiendo la propuesta de Russell podría desaparecer si aceptáramos reducir esas cuatro horas diarias y pasárselas a los desocupados. Pero es notorio que las expectativas de un elevado estándar de vida conspirarían con semejante proyecto: porque sería preciso reducir nuestros consumos a niveles intolerables para la mentalidad estándar de los países desarrollados.
La humanidad se encamina, sin embargo, en plazos cada vez más breves, a enfrentar el dilema moral propuesto por Russell: o “una vida de ardua lucha” como la que trajo el progreso, o la pacífica creatividad de un “buen carácter” nacida desde un ocio mayor.

Artículo por:

Jorge Estrella

Jorge Estrella
Filósofo y literato. Ha ejercido la docencia en la Universidad de Chile y en universidades argentinas. Su especialidad es la Filosofía de las Ciencias. De sus treinta libros publicados veintidós se ocupan de esa especialidad. Los restantes son escritos literarios. Es autor de más de quinientos ensayos aparecidos en revistas especializadas de Chile y del extranjero. Tres razones para la libertad ha merecido el Primer premio ensayo José Martí para autores iberoamericanos, de la Asociación de Críticos y Comentaristas de Arte, Miami, USA. La misma institución ha galardonado El tren con el premio Alfonso Hernández Catá. Su libro de relatos Cuartelario recibió el primer premio Pablo Rojas Paz para escritores del noroeste argentino por el Consejo de Difusión Cultural de la Provincia de Tucumán. Cuatro antologías de escritores argentinos incluyen su nombre. Ha dirigido la Revista de Filosofía, de la Universidad de Chile. 

Tus comentarios nos ayudan a crecer. Gracias!