Incluido en: Edicion:

El cuerpo y la voz

Buenos Aires

Por
El cuerpo y la voz | Letra Urbana

La voz un rasgo singular de cada persona y un elemento transformador.

Foto Untitled, Lilia SmithFoto: Untitled, Lilia Smith

La voz es una cualidad particular de cada persona.
Desde que nacemos, asimilamos y adaptamos la voz hablada imitando lo que escuchamos. Cuando el ser humano comienza a hablar, lo hace desde la experiencia de las voces familiares y ésta comunicación tiene gran contenido afectivo.

Reconocemos a la voz como expresión particular, individual y  única, como las huellas digitales. Podemos reconocer a alguien por su voz, sin necesidad de verlo.

En las clases de actividades físicas se promueve el movimiento de todo el cuerpo y no así el de las cuerdas vocales. En las terapias psicológicas convencionales se le da importancia a la palabra y  sus significados inconscientes, pero la voz  y su  sonido expresivo no son tenidos en cuenta. Recién en las últimas décadas algunas psicoterapias emplean el desbloqueo de la voz, pero utilizando más que nada  el grito como medio de catarsis y no se incluye a la voz cantada. En la cultura occidental se canta poco.

Uno de los mayores problemas es que siempre estamos muy influenciados y controlados por nuestro cerebro. Nuestro intelecto siempre quiere entender y opinar. Solo se atreven los que saben. Por eso es importante la ejercitación del carácter expresivo de la voz. ¿Por qué?

Cuando el ser humano comienza a hablar, lo hace desde la experiencia de las voces familiares y ésta comunicación tiene gran contenido afectivo.

Una de las respuestas sobre el aspecto curativo del sonido, nos lo da la Física y tiene que ver con el fenómeno de la vibración y sus efectos en la materia.

Si las vibraciones pueden producir cambios en la estructura molecular, el canto y la vibración del sonido, pueden generar cambios en nuestro cuerpo.

Si conseguimos relajarnos y liberar nuestra voz, estaremos más perceptivos para poder  percibir esa sensación de la cabeza a los pies, convirtiéndose en algo placentero, transformador y positivo.

Cuando realmente nos entregamos a la música, ese control desaparece. Cuando cantamos se produce una vibración que prolonga su estadía en el cuerpo, aún después de haber emitido el sonido. De alguna manera permanece en el cuerpo y nos modifica.

Se ha escrito mucho sobre cantar y siendo la voz algo tan propio, la transforma en algo muy sensible.

La entonación puede ser una herramienta de gran alivio para el dolor, ya que el sonido nos ayuda a calmar el dolor físico, e incluye el dolor emocional, dado que esa vibración genera un aumento del flujo respiratorio, equilibra la energía, libera la emoción, unifica y armoniza el  cuerpo y la mente.
Explorar sonidos en grupo, implica escuchar y aprender otras posibilidades de entonación y de interacción.

Una de las respuestas sobre el aspecto curativo del sonido, nos lo da la Física y tiene que ver con el fenómeno de la vibración y sus efectos en la materia.

Todos tenemos la posibilidad de permitirnos probar, vivenciar y disfrutar  del potencial que posee nuestra voz, cuando la habilitamos, le damos permiso, la soltamos, la liberamos.
Si se unen el sonido y el cuerpo, todo puede suceder.

Cuando se habla, se arriesga, se expone y la presencia del otro puede ocasionar conflictos.
En cuanto al componente psicológico, cada persona tiene una zona a través de la cual somatiza sus conflictos, curiosamente muchos de éstos se manifiestan en la voz.

En esos casos la expresión de la misma está sobrevalorada y se suma a la propia autoexigencia.
La libertad de emitir sonidos está directamente relacionada con la libertad de expresión en otras áreas  de la vida.

El bloqueo de cualquier sentimiento afecta la voz y su expresión.
Quien habla con monotonía tiene una expresividad muy limitada y es que el cuerpo contiene y guarda emociones con las que no deseamos tomar contacto.

La voz también puede ser: opaca, sin timbre, sin resonancia, sin energía y sin cuerpo. La propuesta es llegar a utilizar la voz con todos sus matices emocionales, así el cuerpo y la voz estarán menos rígidos y más flexibles.

Cuando realmente nos entregamos a la música, ese control desaparece. Cuando cantamos se produce una vibración que prolonga su estadía en el cuerpo, aún después de haber emitido el sonido

Solo un mínimo de personas corresponde a desafinados naturales irreversibles. En la mayoría de los casos las causas son históricas y están muy vinculadas con lo emocional. No se dan el tiempo necesario para escuchar y reproducir, “No voy a poder, o  me callan”.

“El placer es la clave de la autoexpresión.” Expresarse constituye un placer de por sí y es independiente de las reacciones de los demás.
En un principio es conveniente que uno se apoye más en  todo el trayecto, que en estar pendiente del resultado final, ya que la prioridad es “explorar y  sentir”.

Artículo por:

Lic. Ana María Sarán

Músicoterapeuta. Directora del Curso de Posgrado: “Abordaje terapéutico a través del cuerpo y la voz”, Facultad de Medicina de la Universidad del Salvador.Buenos Aires, Argentina 

1 comentario

  • Graciela says:

    Las personas nos pasamos buscando soluciones en el afuera e ignoramos las que traemos puestas, como la voz, una herramienta tan a mano y a la vez tan poco explorada, desconocida.
    Gracias Ana María por acercarnos a este recurso en el posgrado!

Tus comentarios nos ayudan a crecer. Gracias!