Incluido en: Edicion:

Bambustop

Mobiliario Eco Urbano
Buenos Aires

Por Estefanía Pilatti
Bambustop | Letra Urbana

Diseño urbano e innovación con las cañas de bambú.
Agustín Albaracín, Fabián Spadone Buenos Aires

Bambustop es un  proyecto que surge de la búsqueda de materiales alternativos que no dañen el medio ambiente. Los responsables son Fabián Spadone (41) y Agustín Albarracín (36),  adminstrador de empresas y docente de artes plásticas, respectivamente.

…comenzó recogiendo descartes de la calle y realizando muebles con eso…

Agustín comenzó recogiendo descartes de la calle y realizando muebles con eso, hasta que se dio cuenta que siempre dependería de una industria que genere desechos. Entonces buscando materiales alternativos llega al bambú y se dedica a estudiar y profundizar en el tema.

Fabián es empresario de logística, pero en un viaje a China su curiosidad innata lo llevó a descubrir el bambú y todas las cosas que allí se hacen con este material. A su vuelta a Argentina se propuso que en algún momento intentaría algo con respecto al tema.

El destino quiso que, por una persona en común, se conocieran con Agustín. Allá por el 2012 sonaba impensado lo que están logrando ahora.

“Sabíamos que había que hacer algo que impacte, ya que el bambú en este país esta desvalorizado socialmente. Así surgió la idea de algo urbano, y que mejor que garitas de buses, eso fue el principio de todo.”

Golpearon muchas puertas hasta que, a mediados de 2013, en la Municipalidad de la ciudad de Tigre los  escucharon y les permitieron colocar las garitas que ahora ya están funcionando.  Antes, en diciembre del 2012, a modo de prueba habían colocado la primera  para ver la reacción del público en general, la cual fue muy positiva.

Sabíamos que había que hacer algo que impacte, ya que el bambú en este país esta desvalorizado socialmente.

En muchos países trabajan el bambú. El más avanzado es Colombia, donde hay estructuras muy importantes. “En ningún lado del mundo se hicieron instalaciones urbanas en serie para que las usen las personas en la calle, con todo lo que eso implica, por lo menos de que nosotros tengamos noticias”, dicen los emprendedores de Bambustop.

Para pensar en aplicar esta técnica en cualquier país siempre conviene hacer un estudio del clima. En el mundo hay 1200 especies de bambúes, y por lo tanto cada una tiene características particulares. Hay bambúes que crecen en climas muy fríos, como la caña Colihue y especies de climas muy cálidos, como la Guadua Chacoensis.

Lo que  aseguran Fabían y Agustín es que la caña de bambú es un material orgánico como la madera y por lo tanto ,bien tratada, es posible que su duración, a la intemperie, pueda llegar a pasar la década inclusive.

Hay construcciones centenarias en Perú, por ejemplo, donde la caña es la estructura de los edificios, que inclusive después del gran terremoto que hubo en el siglo pasado, fueron de las pocas construcciones que quedaron en pie.

Pablo Spadone - Agustin Albarracin

Pablo Spadone – Agustin Albarracin

Los beneficios que tiene la caña de bambú hacia el medioambiente son muchísimos, cuando es planta, por ejemplo:

-Un bambuzal (bosque de bambú) absorbe 30% más dióxido de carbono que un bosque de árboles y devuelve a la atmosfera un 30% más de oxígeno, en la misma comparación.

-Abona el terreno donde se encuentra, con su colchón de hojas.

-Es retardante del fuego, porque contiene mucho sílice. No se incendia, ni se carboniza.

-Absorbe el agua en épocas de lluvias y la devuelve al terreno en sequía.

-Con sus raíces solidifica el terreno, y por lo tanto impide erosión.

-Cada planta de bambú es un ecosistema, por si sola.

-Hay especies que son más resistentes que el acero (tracción) y el hormigón(compresión),según estudios de universidades.

-La más importante es que en 5 años ya se encuentra lista para cosechar, es cuando llega a su madurez físico-mecánica, en contraposición de un árbol, que necesita entre 50 y 200 años, según la especie.

A la vez y en contrapunto, si la planta de bambú no es tratada como se debe su vida útil no es mucha. Otra desventaja, que no es de la planta en si sino es social, las personas ven al bambú como una alternativa de la gente humilde y eso le quita valor en el mercado.

…ya han pedido colocar 100 unidades en todo el distrito de Tigre.

Con respecto a esto último el emprendimiento de Agustín y Fabían está  tratando de demostrar que no es así, que el bambú es una planta versátil, que puede tener diferentes usos, incluso comer sus brotes. “En China se hacen desde pisos de parquet, pasando por medicinas, y hasta cerveza de bambú”, dice Agustín.

Trabajar con esta planta en Argentina, fue algo que al principio levantó muchas dudas. “Cuando colocamos la primera parada de bus, las personas se paraban a preguntarnos que estábamos haciendo, no entendían. Después con el tiempo los vecinos le tomaron cariño y ahora inclusive la cuidan. Por los comentarios que recibo cuando visito los lugares nos dicen que es una muy buena iniciativa, nos felicitan, sin conocernos, me refiero a los transeúntes”, comenta Agustín.

La reacción del usuario común que camina por las calles es más que positiva, en estos días y desde hace ya más de un año.

A las autoridades gubernamentales, que al principio sufrieron la misma desconfianza que el resto, ahora están entusiasmadas y ya han pedido colocar 100 unidades en todo el distrito de Tigre.

 

Bambustop está convocando ya la atención de los medios y tomará participación en ferias y exposiciones, como CasaFOA y PuroDiseño.

 

Artículo por:

Estefanía Pilatti

Estefanía Pilatti
Arquitecta, diseñadora.Editora de la sección Espacios Urbanos. Estudió arquitectura en Florida International University y obtuvo su Masters of Architecture en Columbia University. Colaboró en la organizacion del concurso de arquitectura acerca de la manifestacion de ideas de la recuperacion financiera en el 2008 “Imagining Recovery” y participó en la concepción y ejecución de varias exhibiciones de arte y arquitectura en Columbia University y MOMA PS1. Actualmente ejerce como arquitecta en la supervisión de obra del complejo de Hudson Yards en Manhattan y mantiene proyectos paralelos en el campo del diseño gráfico y tipografía. Vive en la ciudad de Nueva York. 

Tus comentarios nos ayudan a crecer. Gracias!